Hablan las imágenes

En el fútbol las fotografías retratan los mejores momentos de lo que ocurre en la cancha, sin embargo, la gestión de Edwin Oviedo en la FPF dio lugar a que ciertos personajes ajenos a los estadios se conviertan en protagonistas de partidos que solo podían generar resultados en contra. Dos fotografías resultaron testimonios no de […]

En el fútbol las fotografías retratan los mejores momentos de lo que ocurre en la cancha, sin embargo, la gestión de Edwin Oviedo en la FPF dio lugar a que ciertos personajes ajenos a los estadios se conviertan en protagonistas de partidos que solo podían generar resultados en contra.

Dos fotografías resultaron testimonios no de situación futbolísticas sino de episodios vinculados al Código Penal bajo la figura del tráfico de Influencias. Una de ellas muestra al empresario Antonio Camayo en el segundo piso del hotel Intercontinental de Buenos Aires, en la noche del 5 de octubre 2017, luego del empate que Perú logró en la Bombonera de Boca Juniors ante el seleccionado argentino. Lo singular de esa fotografía es que Camayo está en una zona reservada a los integrantes del elenco peruano y tiene colgada en el pecho una credencial que lo habilitaba a ingresar al vestuario y a todas las instalaciones como si fuera un dirigente, en realidad era un operador de la organización Los Cuellos Blancos del Puerto.

La segunda fotografía es producto del azar. De refilón casi saliendo de cuadro asoma Duberlí Rodríguez con camiseta peruana y en ese tiempo Presidente del Poder Judicial, bien instalado en zona vip del Estadio Nacional con un boleto que no consiguió en boletería sino de las manos de un hermanito llamado Edwin Oviedo, a quien el magistrado había obsequiado su firma en una sentencia favorable en noviembre del 2016.

Estas imágenes, sin duda saldrán del escenario deportivo para ingresar al escenario que le corresponde: los tribunales de justicia. (Umberto Jara)

Related Post

top