/

Así llega Chile para enfrentar a Perú

Un análisis a la selección chilena dirigida por el colombiano Reinaldo Rueda.

Francisco Suárez
Lima - 11 noviembre 2020

Perú afronta la tercera fecha de las Eliminatorias Sudamericanas empatada a 1 punto con su clásico rival. El encuentro se jugará mañana viernes a las 6 pm con el afán de sumar en un partido que a priori sería más amable que el duelo ante Argentina por la cuarta fecha.

Sin embargo, Perú no debe subestimar a ningún rival y menos a esta selección chilena con hambre de sumar. En ONCE, analizamos el juego de la selección chilena en sus dos primeros partidos. A continuación, algunas de los principales hallazgos.

Un equipo que busca el balón

A diferencia de otras selecciones chilenas, el equipo actual que dirige el colombiano Reinaldo Rueda no le corre al balón. En el partido contra Uruguay, Chile jugó un 4-4-2 con Aránguiz, Baeza, Vidal y Fuenzalida en el mediocampo. Con ese esquema y jugando de visita, Chile tuvo 48% de posesión de balón y completó más de 450 pases con un 79% de precisión.

No son datos menores. Esto indica que Chile fue a disputar el control del partido y que son seguros en el pase. Como contraste, Perú ante Paraguay y Brasil no superó el 40% de posesión de balón y fue mucho más impreciso en los pases. Es una faceta que la selección peruana necesita mejorar si quiere apaciguar el ímpetu de los chilenos.

En la segunda fecha, en la que Chile enfrentó a Colombia, Rueda dispuso de salida un 4-3-3 con Aránguiz, Baeza y Vidal. Los números en cuanto a posesión y pases fueron similares con 46% de tenencia y 79% de precisión en los pases. Chile puede circular bien el balón y tiene alternativas de ataque con Alexis Sánchez y Eduardo Vargas, quien no fue convocado para jugar ante Perú.

Reinaldo Rueda, un técnico que apuesta por el ataque.

Defensa sólida, ataque consistente

Chile ha cambiado su línea defensiva en ambos partidos. Rotaron los arqueros, pero en ambos partidos Rueda contó con Sierralta, Vegas y Paulo Díaz. Chile no tiene mucha velocidad en su línea defensiva, pero le llegan poco al arco, concediendo apenas 3 remates directos contra Uruguay y 4 frente a Colombia. En cuanto a la búsqueda del arco contrario, Chile siempre remató menos que sus rivales, pero tuvo mejor puntería.

Ante Uruguay y Colombia encontró el arco en 3 de 6 remates. Los números, a veces fríos, revelan una realidad preocupante: el ataque chileno llega poco, pero elige bien sus oportunidades y lleva peligro siempre. Si nos fijamos en el juego, Chile tiene alternativas en ataque y genera peligro siempre.

La efectividad del ataque chileno es una de sus principales armas.

Perú deberá estar atento si quiere sumar en Santiago y encontrar la manera de contener a los vecinos sureños. Chile perdió en Montevideo, pero pudo ganar. El VAR no le concedió un penal sobre el final y recibió el gol de la derrota en los tiempos de descuento.

Ante Colombia, ganaba 2-1 y le empataron sobre el final. Ese único punto es engañoso ya que pudieron ser 6. Perú no lo tendrá fácil, sin embargo, tendremos oportunidades. En un estadio sin público solo quedará enviar energías para los de Gareca. Y esperar nuestra chance.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Franco Navarro, habla el especialista en jugar contra Chile

Ver nota completa

Quién debe jugar: ¿el distraído Advíncula o el responsable Corzo?