//

Betsson, la casa de apuestas dueña de la Liga 1

Una casa de apuestas se convirtió en la principal auspiciadora del torneo profesional que asume el nombre de Liga1 Betsson. Otra historia irregular de Lozano y la FPF.

Francisco Suárez
Lima - 28 febrero 2021

Suman centenares las casas de apuestas que operan en el mundo y la gran mayoría de estas empresas tienen alianzas con las principales tarjetas de crédito, por lo cual, apostar en el fútbol está al alcance de un clic. En nuestro país no es la excepción. Si nos fijamos en la variada oferta de casas de apuestas nos encontramos con un abanico de marcas con portales web y locales físicos en donde los apostadores concurren ávidos a tentar su suerte.

Los escándalos sobre apuestas en el fútbol no han sido pocos. En Italia, es muy recordado el caso del Totonero. En 1980 casi un centenar de jugadores, dirigentes y técnicos fueron investigados y sancionados por una conspiración para amañar resultados y beneficiarse ilegalmente del cobro de apuestas. Las consecuencias para el poderoso club AC Milan no pudieron ser más graves: fue enviado a segunda división y algunas de sus figuras recibieron sanciones de hasta tres años.

Las rostros del marketing

Las casas de apuesta necesitan atraer a los apostadores. Para ello, el esquema publicitario se sirve de la figura de ex futbolistas, presentadores y periodistas deportivos e, incluso, los llamados influencers. El objetivo es generar visibilidad.

Es el caso de Betsson, la casa de origen sueco que opera en Perú desde 2008, utiliza a Nolberto Solano, ex futbolista y asistente técnico de Ricardo Gareca, y la presentadora de televisión, Karen Schwarz como embajadores de la marca. Ambos gozan del reconocimiento del público peruano y lo que se consigue es generar cercanía con el apostador nacional. Pero no es el único tipo de auspicio.

Nolberto Solano como imagen de Betsson.

También está la casa de apuesta Inkabet que entre los rostros que promocionan la marca en distintos canales de televisión se pueden ver a ex jugadores como Waldir Sáenz, Roberto Martínez, Sergio Ibarra, Roberto Palacios o Luis Guadalupe y actuales jugadores como Leao Butrón y Reimond Manco.

Leao Butrón y Reimond Manco.

El tipo de apuestas y combinaciones que uno puede hacer es casi infinito. Las posibilidades van desde la cantidad de tarjetas amarillas hasta, por ejemplo, cuántos tiros de esquina tendrá el visitante en el segundo tiempo. Si esto se combina con resultados exactos o cantidades de goles por partido, el apostador intuitivo no sabría por dónde empezar. Es por eso, que las casas de apuestas hacen alianzas con los expertos del deporte: los periodistas deportivos. Ellos fungen de consejeros (llamados también “tipsters”) de los hinchas y, desde sus redes sociales seguidas por miles de fanáticos, recomiendas las apuestas y combinaciones. El hincha, confiado del conocimiento de su periodista favorito, jugará su dinero desconociendo o, en el mejor de los casos, obviando con optimismo que, en los juegos de azar, la casa siempre gana.

Los periodistas Coki González, Jesús Arias, Alexandra Hörler y el recordado Daniel Peredo, entre otros, han trabajado en diversos momentos con las casas de apuestas. Su popularidad y carisma les han permitido ser, además de comunicadores, un buen vehículo para que las empresas dedicadas a las apuestas amplifiquen su llegada al público. Las casas de apuesta, a fin de cuentas empresas con fines de lucro, lo saben bien y sacan partido.

Hasta aquí todo bien. Pero vayamos al tema central que resulta preocupante.

¿Puede una federación de fútbol hacer una alianza con una casa de apuestas?

La respuesta inmediata es no. Por varias razones pero, sobre todo, por una: si ocurren amaños en los resultados y estos terminan vinculando jugadores, árbitros, apostadores y casas de apuestas, ¿Quién debe investigar e imponer sanciones? La respuesta es una sola: la FPF. Pero si la FPF dispone que el sponsor principal de la Liga1 sea una casa de apuestas y, más aún, el torneo lleve el nombre de Betsson, se están rompiendo todos los límites.

Un límite que, dicho sea de paso, ya se había transgredido, pues, la FPF contrata con la empresa Intralot, el grupo detrás de Te Apuesto, Ganagol, la Tinka, entre otros.

Agustín Lozano presenta la casa de apuestas como auspiciador de la FPF.

Intralot opera en Perú desde inicios de los años ’90. Es una empresa de origen griego que vendió el 80% de sus acciones a Nexus, del grupo Intercorp. La polémica rodea a la plataforma de Te apuesto, una firma que por acción de la dupla Lozano y Chiri se ha convertido en auspiciadora oficial nada menos que de la Selección peruana de fútbol. Goles y Timba, cuando antes se hablaba de goles y quimba.

Lo más increíble es que Agustín Lozano se siente un pequeño zar y en su delirio de grandeza considera que no tiene por qué respetar las normas internacionales de la FIFA. En efecto, el Código de Ética de la FIFA prohíbe cualquier tipo de vinculación directa o indirecta con casas de apuestas.

La norma específica es el artículo 26, numeral 2 del Código de Ética FIFA que textualmente ordena lo siguiente:

“Se prohíbe a las personas sujetas al presente código tener todo tipo de intereses, de forma directa o indirecta (a través de terceros o con la colaboración de estos), en entidades, empresas, organizaciones, etc. que promuevan, negocien, organicen o dirijan apuestas, juegos de azar, loterías o eventos o transacciones similares relacionadas con partidos o competiciones de fútbol. Se entiende por intereses toda posible ventaja que redunde en beneficio de las personas sujetas al presente código y/o sus partes vinculadas”.

Por supuesto, en la interpretación leguleya de Lozano y Chiri, sostendrán que esa norma se refiere a “intereses que redunden en beneficio de las personas” y que ellos no sacan beneficio sino el glorioso fútbol peruano conducido por ellos. No es así, si la dirigencia está prohibida, mucho más lo está la institución que debe regular y proteger los intereses del fútbol y sancionar cuando corresponda. ¿Cómo controlar a Betsson si auspicia el torneo y hasta lleva su nombre? Si mañana se descubre que Betsson llega a tener un arreglo indebido con algunos jugadores o algún club para influir en los resultados ¿Quién sanciona?

Esto muestra que la lógica de Lozano parte de una razonamiento por el cual las ilegalidades que se cometen desde la FPF no merecen sanción. En una gestión caracterizada por los escándalos, las movidas turbias y el escaso respeto por las reglas, la FPF y su presidente Agustín Lozano, encontraron una nueva forma para seguir incumpliendo con cualquier código ético que tengan en frente. El informe publicado por ONCE en setiembre del año pasado destapó el caso.

¿Cómo podemos proteger el fútbol?

Las casas de apuestas, al igual que los casinos y los juegos de azar, tienen derecho de operar y hacer negocios, aunque también hay que tener en cuenta en que no es un rubro prestigioso y, más bien, suelen ser objeto de críticas y de exigencias legales específicas así como advertencias por el riesgo de fomentar la ludopatía.

En tal sentido, el rol de las autoridades es más bien poner el acento en los elementos de auditoría. En España, sabedores del potencial problema que hay detrás de las apuestas y el amaño de resultados en todo tipo de deportes, ya se trabaja con un moderno software llamado Tyche 3.0. El programa, financiado por la propia Liga de Fútbol Profesional puede detectar en tiempo real si hay cantidades apostadas sospechosas o cuotas de apuesta altamente improbables que, de pronto, comienzan a mover grandes apuestas.

Imagen del software Tyche 3.0

En el Perú ocurre todo lo contrario. La FPF de Lozano ha decidido que el nombre del principal torneo del país lleve el nombre de la casa de apuesta Betsson y éste, a cambio, es la principal auspiciadora. Los dirigentes de los clubes miran y nadie hace nada.

No vaya a ser que, en un futuro próximo, en algún proceso de lavado de activos, cuando Agustín Lozano sea preguntado sobre el origen de un patrimonio que no pueda justificar, termine diciendo: “Ese dinero lo gané apostando”.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Las casas de apuestas y los escándalos en el fútbol

Ver nota completa

El debut de Agustín Lozano como cómico