/

Champions: Manchester City al acecho

La fórmula de Pep Guardiola volvió a eliminar al Real Madrid.

Francisco Suárez
Lima - 10 agosto 2020

El equipo Citizen quiere por fin graduarse como uno de los grandes de Europa y Guardiola tiene la oportunidad de zanjar el debate sobre su capacidad de ganar títulos continentales lejos del Barcelona. Tras dejar en el camino al Real Madrid de Zidane, el City es candidato y no esconde sus armas.

Pep Guardiola es una de esas figuras que polarizan las discusiones futboleras. Muchos lo veneran con fervor fanático. Con la misma intensidad, sus detractores lo acusan de vender humo. Lo cierto es que el técnico catalán no deja a nadie indiferente. Y tampoco puede dejar indiferente la forma en que juegan sus equipos.

Guardiola celebra el pase a los cuartos de final.

El Manchester City quiere por fin ser uno de los grandes y sabe que para eso necesita acumular valiosas victorias. Eliminar al Real Madrid era completar una gesta que se inició hace seis meses en la capital española.

La noche del 26 de febrero se jugaba el partido de ida en el Santiago Bernabéu. El Coronavirus apenas acechaba por Europa. Esa noche el Manchester City dominó el partido casi en su totalidad con el conocido estilo de Guardiola. Presión intensa sobre la salida del contrario, control de balón y mucho desplazamiento. Sin embargo, fue el Madrid el que se adelantó al minuto 15’ del segundo tiempo por medio de Isco.

La caída del Real Madrid.

Parecía una de esas noches en las que el club merengue, sin jugar bien, se llevaría el premio basados en su conocida pegada. Parecía, pero no fue así. El delantero brasileño Gabriel Jesús se encargaba de poner el empate a los 33’ del segundo tiempo y solo cinco minutos después, sobre los 38’, el talentoso mediocampista belga, Kevin de Bruyne selló la victoria desde el punto penal.

Gabriel celebra con el teléfono. Dedicado a su ex novia que no le respondía las llamadas.

Para rematar la noche negra en el estadio madrileño, el capitán Sergio Ramos vería la tarjeta roja a cuatro minutos del final. El City tenía la eliminatoria encaminada, pero con el Real Madrid nunca se puede cantar victoria. El partido tendría suspenso y Guardiola lo sabía. Por eso, no escatimó en detalles. Muchos le reclaman que, lejos de Messi, no ha podido ganar una Champions y, con el Liverpool eliminado, el panorama parece un poco más despejado. Control y ataque. Posesión y agresividad. Es el estilo de Pep impregna a sus equipos.

Sin embargo, los hinchas siempre piden más. Y el título europeo es el máximo galardón. Pasaron nueve años desde aquella noche en Roma, cuando Guardiola celebró los goles de Pedro, Messi y Villa con euforia. A partir de ahí, con el Barcelona, el Bayern y el Manchester City, no ha podido regresar a una final. Llegar al último partido y, más aún, ganarlo, es un crisol de factores porque el fútbol es siempre así de impredecible. Para un técnico obsesivamente controlador como Guardiola, pocas cosas han de ser tan frustrantes. Desde ya, junto a su equipo, Pep estará pensando mañana, tarde y noche en su nuevo rival: el Olympique de Lyon.

 ¿Será este año su año?

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Champions: el Lyon completó la faena

Ver nota completa

Barça con puños de acero y mandíbula de cristal