Cuando el Boca vs River se jugó en Brasil

Hace ocho años el superclásico argentino se jugó en un pequeño estadio brasileño y, a diferencia de lo que suele ocurrir en Buenos Aires, como no hubo estrellas en la cancha el partido no fue transmitido por televisión.

Manuel Manrique
Brasil. - 27 junio 2021

La versión brasileña del superclásico argentino se jugó en el interior del estado de Sergipe, el menor de Brasil, ubicado en el Nordeste del país. La pequeña Cristinápolis es la casa de la Sociedade Boca Junior Futebol Clube (sin “s”), quinto lugar en el torneo local 2021, pero que no jugará partidos oficiales este año porque no clasificó para disputar la serie D del campeonato brasileño ni la Copa do Brasil. Para la Sociedade Esportiva River Plate, institución cincuentenaria de la diminuta Carmópolis, la realidad no es diferente. Ambos clubes son de Sergipe.        

Fundado en agosto de 1967, River Plate nació Sociedade Esportiva São Cristovão, pero cambió de nombre cuando el músico y compositor Beto Cajú compró el club en 2007 y aceptó la sugerencia de su amigo Gilson dos Santos, presidente del Boca, que le propuso rebautizar el club con el nombre del rival argentino.

Así lo hizo y entre sus primeras acciones, el presidente Beto contactó a la dirección del equipo de Núñez para informar sobre el homenaje del “León de Sergipe” al club de Buenos Aires. El presidente creía que el agasajo podría generar ayuda, intercambio de jugadores, apoyo financiero o donación de material deportivo. La respuesta del homónimo argentino nunca llegó y lo único que consiguieron fue difusión esporádica en medios argentinos intermediada por una emisora de radio del estado de Goiás.

Presidentes de River y de Boca de Brasil.

El caso de Boca fue diferente. El fanatismo por el fútbol argentino llevó al paulista Gilson dos Santos a fundar la entidad el día de navidad de 1993. Los primeros diez años, Boca participó en ligas amateurs pero los resultados positivos lo llevaron a disputar la segunda división del campeonato local. “Cuando fuimos a inscribir el club en la Federación de Sergipe prohibieron el nombre. El caso fue parar en la CBF y la FIFA y por eso decidimos quitarle la “s” a la palabra Juniors y usar otro escudo”, relata Gilson.

En 2005, el modesto Boca Junior brasileño subió a primera y desde entonces alterna descensos y ascensos en el campeonato sergipano. La pasión por el club xeneise es tanta que el fundador bautizó a su hijo con el nombre Riquelme da Silva Santos, hoy con 17 años. “Lo bauticé con ese nombre porque a pesar de amar el fútbol brasileño, me gusta el de Argentina por la garra y la entrega, muy parecido a la historia de mi vida”, justifica.

Boca Junior de Brasil.

El clásico

Cuando se divulgó el fixture del campeonato sergipano de 2013, las hinchadas celebraron la realización del “clásico argentino” en tierras brasileñas. El partido, valido por la quinta fecha del campeonato local, se jugó en el modesto estadio Gobernador Augusto Franco, el Francão, que recibió 149 hinchas, testigos de un encuentro tenso, de bajo nivel técnico y con pocas posibilidades de gol. Resultado final: 0 a 0.

“Nunca vi un clásico Boca x River por la televisión. Estar en el estadio y ver jugar a mi hijo fue una alegría doble. Es maravilloso que ese clásico se juegue aquí a pesar de poco público, pero hoy me sentí como si estuviese en Argentina”, contó el campesino José Gordinho, hincha xeneise y padre de Junior Cruz, defensa del Boca Junior.

Los hinchas del River Plate brasileño.

“Entramos como si el partido fuese una final de Libertadores. Jugamos con garra argentina porque sabíamos que sería un encuentro difícil y creo que por eso no conseguimos ganar, pero el resultado no es negativo porque fuimos visitantes”, declaró el delantero “Millonario” Leandro Kivel, que desperdició varias oportunidades de gol.

Himno del club River Plate de Brasil.

El segundo encuentro generó mucha expectativa en ambas ciudades. Un publicista local invitó a un equipo de comunicación de Argentina para que filme el encuentro y los momentos previos a la contienda. Los argentinos aceptaron y meses después se lanzó “El Otro Superclásico”, un documental sobre el partido de vuelta, en la ciudad de Carmópolis.

El “Monumental” Fernando França, más conocido como “Franção”, fue escenario del segundo partido, que comenzó tenso y con mucha polémica. Boca abrió el marcador de penal, pero en el segundo tiempo River empató y volteó. Los xeneises reclamaron sin éxito. El equipo Millonario, que había sido bicampeón de Sergipe tres años antes, terminaría el campeonato 2013 en segundo lugar, garantizando un cupo para la Copa do Brasil del año siguiente.

Lamentablemente, hubo poco tiempo para saborear la conquista porque River Plate encerró sus actividades ese mismo año debido a la falta de recursos. La municipalidad de la ciudad dejó de apoyar financieramente al club e impidió que el equipo continúe compitiendo en el fútbol profesional. Boca Junior continúa vivo, pero siente falta de su principal rival.

Aquí el documental “El otro superclásico”.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Las 100 preguntas a Fernando Signorini, el 'Ciego' que vio de cerca al Maradona que pocos conocieron

Ver nota completa

Perú 1 – Venezuela 0: Las fotos del vestuario luego del triunfo – Galería