/

El adiós de Messi al Barça ¿fue sólo por las cifras?

Lionel Messi dejó de ser jugador del Barcelona. La explicación oficial es que los números no cerraban por el límite salarial impuesto por la Liga de España. ¿Fue así?

Sergio Levinsky
Buenos Aires - 8 agosto 2021

Tanto el comunicado del Barcelona como los comentarios de su presidente Joan Laporta parecen certeros y sin embargo, generan un gran disparador de preguntas porque apenas un día atrás del frustrado acuerdo, las dos partes parecían acordar en todo y según dijo el empresario mediático catalán Jaume Roures (uno de los que avaló al mandatario azulgrana cuando necesitó apoyo económico para asumir), estaba todo dado para que el crack rosarino fuera inscripto en la Liga. ‘Qué ocurrió entonces en las últimas veinticuatro horas?

Algunos indican que la decisión final fue consecuencias de un sector de la dirigencia azulgrana que no tenía tan claro que hubiera que desprenderse como de diez jugadores y tomar gran parte de lo que le correspondía al club por derechos televisivos para poder hacer frente al pago de Messi, con 34 años, y que pretendía un contrato por dos temporadas.

Sin embargo, el comunicado del club, en algunas partes de manera directa, y en otras, indirecta, responsabiliza a la LFP de lo ocurrido, luego matizado en la conferencia de prensa por Laporta en el sentido de que si hubo un límite de gastos por la inflexibilidad de su titular, Javier Tebas Medrano, ésta a su vez es producto de que él fue presionado por el resto de los dirigentes de los otros 19 clubes de la Primera para que no hubiera desigualdad en el trato, lo que calificó como “respetable”. El otro destinatario, más indirecto pero no por eso menos protagonista de esta historia, es Josep María Bartomeu, el anterior presidente del Barcelona y el que quedará en la historia por haber recibido en agosto de 2020 el burofax (palabra que se puso de moda en el mundo entero) por parte de Messi, que se consideraba jugador libre, harto de sus maniobras administrativas y económicas.

El adiós de Messi. Cuando la economía se impone al talento.

Si nos remitimos a un pasado reciente, es claro que Bartomeu generó las condiciones lamentables del Barcelona actual, que según el CIES (centro de investigaciones de la FIFA), es el tercer club europeo de peor balance de los últimos cinco años apenas atrás del Manchester City y el Manchester United, y el que más gastos hizo con más de mil millones de euros, en algunos casos, en operaciones inentendibles, como las contrataciones de Ousmane Dembélé y Philippe Coutinho con más dinero por los dos (270 millones de euros) de lo que el PSG había pagado por Neymar (222 millones), o la llegada de Antoine Griezmann, alguien que no era querido por el plantel, o la inentendible salida de Luis Suárez, que acabó ganando la liga con el Atlético Madrid de Diego Simeone.

Sin la pésima gestión de Bartomeu, y con el Barcelona en otro estado económico, acaso nada de esto habría pasado. Pero esto no alcanza a explicarlo todo, porque el mismo Tebas que se muestra nada dispuesto a cambiar las reglas, con el pretexto de la igualdad de condiciones para todos los equipos participantes y de seriedad ante la mirada externa, fue el mismo que durante los desaguisados del club azulgrana miró para otro lado, sin importarle ni la seriedad ni los cumplimientos.

Casualmente, a Tebas –que llegó a proponer una multa económica a los equipos que en condición de local mostraran tribunas raleadas al momento de ser tomadas por las cámaras de TV para que el mundo viera el éxito de público en la Liga- le importó la seriedad y el estricto cumplimiento de las normas de pagos salariales (que determinaron que el Barcelona no le pudiera pagar a Messi) cuando Laporta asumió.

Es que Laporta, igual que Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, son enemigos políticos de Tebas, lo que se manifestó especialmente en abril pasado cuando los dos clubes, junto a la Juventus, lideraron la salida de los más grandes de Europa (junto a los “top-six” ingleses, Atlético Madrid, Inter y Milan) hacia una nueva Superliga que se jugaría por invitación, dejando atrás la vieja Champions League, algo que fue abortado por la Unión Europea de Fútbol (UEFA) pero que sigue dando vueltas por los tribunales.

Un hecho inesperado para un adiós imprevisto.

Esa Superliga Europea iba a debilitar las ligas locales (entre ellas la española) al clasificarse los equipos grandes en forma directa al nuevo torneo europeo, por lo que ya no interesaba mucho ser campeón e incluso ocupar los primeros lugares en los torneos nacionales. Si Laporta se mantuvo un par de pasos atrás, Pérez mantuvo el pulso con Tebas en los medios con un durísimo intercambio que siguió incluso el pasado jueves, el “Día D” de la salida de Messi, cuando un comunicado suyo fue directo al mentón del titular de la LFP al decir que el acuerdo con el fondo de inversión CVC para vender los derechos de TV de la Liga por 40 años a 2700 millones de euros era muy escaso y que se había hecho a las espaldas de los clubes. Tampoco fue casualidad que el Real Madrid se pronunciara ese día, porque será adversario del Barcelona en la cancha, pero es un aliado fuera de ella. En esta clave debe entenderse la aparición de la palabra “española” en referencia a la Liga en el comunicado del Barcelona del final del ciclo de Messi, cuando pudo haber dicho “Liga Profesional”.

Al menos, Laporta dejó bien en claro que Messi nunca se quiso ir del Barcelona (algo que nadie debería poner en dudas a esta altura), al especificar que el argentino estuvo dispuesto a rebajarse la ficha al 50 por ciento primero, y luego, a aceptar pagos a cinco años aunque el contrato fuera por dos, pero más, tampoco podía hacer un jugador de su nivel y con ofertas demasiado superiores a ésta.

Por eso, llama la atención cómo, con 672 goles y toda la gloria que le dio al Barcelona, el club haya sacado todas sus imágenes del argentino de su sitio web en apenas horas, o le haya agradecido sus aportaciones en apenas dos párrafos, o que el asesor de Laporta, Enric Masip, haya retwitteado un texto en el que se afirmaba que lo que Messi consiguió había sido bien pagado ya por los socios del club. No parece lo justo para lo que el rosarino significa para la historia de la entidad, al punto que hasta una leyenda como el neerlandés Johan Cruyff , reconoció que había sido superado por él.

Habrá que ver ahora cómo sigue todo. No hay muchos destinos posibles para Messi: en Europa, sólo el PSG, retirado el Manchester City de la puja al afirmar su entrenador Josep Guardiola que ya contrataron al muy buen armador del Aston Villa Jack Grealish, al que le dieron la camiseta número diez, y fuera de toda opción cualquier club italiano (el ex presidente del Inter, Massimo Moratti, dijo en estas horas que de haber seguido en el cargo, él habría ido con todo por el pase), y si no, apurar el final de su carrera yendo ya desde ahora a la Major League Soccer para un retiro dorado en el Inter de Miami de David Bckham, o un intermedio semi-amateur en su querido Newell’s Old Boys, que se antoja muy complicado a poco más de un año del Mundial de Qatar.

¿O será que todavía hay alguna hendija por la que Laporta pueda recomponer la situación, como podría ser un ingente esfuerzo diplomático por tratar de convencer a sus pares de los otros clubes españoles contrarreloj, haciéndoles ver que sin Messi, el “producto Liga Española” pierde un alto porcentaje de atractivo y que de nada sirve presionar a la LFP con la inflexibilidad si a la larga todos pierden.

¿Cuántos turistas de todo el mundo llegan al Camp Nou tan sólo para ver a Messi?, ¿cuánto valen los derechos de TV, los aportes de los sponsors, sin el argentino? ¿Cuántos hinchas de otros equipos sacan abonos anuales sólo para ver de cerca a Messi cuando llega con el Barcelona y marcan en rojo el calendario del día que eso ocurrirá?, ¿no hay riesgo de que acaso la Liga pase a ser hasta el quinto torneo europeo detrás del inglés, el alemán, el italiano y ahora el francés, si se marchara al PSG? ¿Alguien gana con todo esto?

Habrá que ver cómo superan los hinchas “culés”, los seguidores del Barcelona,que adoran a Messi, semejante golpe cuando enciendan la TV y vean a su equipo sin el diez de siempre, cuando acudan al Camp Nou y falte la magia inigualable del argentino, cuando ya no le puedan cantar, ni venerar, ni suspirar ante su magia, y sólo porque unos irresponsables (por sus pésimos manejos, ya sea de números o de política), se lo impidieron.

Mientras otros ya se relamen a la espera del genio, Messi también parece iniciar otro camino, el que nunca hubiera querido, el que jamás hubiera pensado, pero todo indica que es lo único que queda, porque esta realidad así lo indica. Es el momento de llevarse su talento supremo a otra parte, para que lo gocen otros, y para que lo recuerden con añoranza quienes fueron sus fieles hinchas durante más de dos décadas.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

El grave error de la liga española al forzar la salida de Messi del Barcelona

Ver nota completa

El ex presidente Bartomeu dilapidó una fortuna y un Barcelona en crisis no pudo retener a Messi