/

El congresista Burga, Lozano, el Fondo y un almuerzo para salvar a Alianza Lima

El fútbol peruano está pasando de la informalidad a la barbarie y ocurren historias como esta que congrega a cuestionables personajes desesperados por evitar el descenso de Alianza Lima.

Congresista Ricardo Burga, Diego Gonzales Posada, Agustín Lozano y Oscar Chiri.
Umberto Jara
Lima - 18 diciembre 2020

Todo se inició con un proyecto de ley redactado por el congresista de Acción Popular, Ricardo Burga. Un personaje que ganó fama no por sus cualidades como parlamentario sino por el artero y cuestionable golpe de puño que recibió del airado manifestante Carlos Ezeta.

Este proyecto de ley quedará entre los textos más absurdos en materia legislativa que se hayan pretendido poner en discusión. Decimos pretendido porque suponemos que a su autor le habrán de advertir del disparate que está cometiendo porque la FIFA, guste o no, desafilia al país cuyos políticos se entrometen en el fútbol. Entonces, es un proyecto que carece de validez, aparte de que infringe normas constitucionales.

No vamos a aburrir al lector con un análisis detallado pero sí anotar los desaciertos más gruesos. Lo que se pretende es “Declarar en emergencia la actividad deportiva de los clubes de fútbol profesional” y para ello se deben “suspender provisionalmente los procedimientos concursales de los clubes de fútbol profesional” más una idea alucinante: encargar a la SUNAT el manejo del fútbol profesional peruano. Dicen que la ignorancia es atrevida y el congresista Burga, alentado por los comensales de un almuerzo que líneas después mencionamos, pretende crear dos comisiones investigadoras en el Congreso: una para “investigar presuntas irregularidades en los procedimientos concursales” y otra para elaborar una nueva ley del deporte.

Presidente de la FPF Agustín Lozano y congresista Ricardo Burga.

En resumen, con el proyecto Burga, el Congreso pasaría a tener el cuasi manejo del fútbol peruano por encima de todos los clubes en conjunto. Ponemos aquí el texto integro para quien tenga curiosidad en revisar lo que se pretende perpetrar. Vale la pena leer la exposición de motivos que contiene una colección de auténticos disparates.

Proyecto-Burga

(Poniendo el cursor sobre esta imagen se pueden leer las seis páginas).

El almuerzo pro “evitemos la baja de Alianza”

Detrás de este proyecto, hay un almuerzo de tono conspiratorio ocurrido este miércoles 16. Se sentaron en una misma mesa el congresista Ricardo Burga, el presidente de la FPF, Agustín Lozano, el secretario de la FPF, Oscar Chiri, y dos conspicuos miembros del descendido Fondo Blanquiazul: Diego Gonzales Posada y Salomón Lerner Ghitis. Curiosa composición de patriotas sentados allí con el pretexto de “salvar al fútbol peruano”.

Diego Gonzales Posada y Salomón Lerner Ghitis.

Lo primero que surge es la llamativa presencia de Gonzales Posada y Lozano en la misma mesa por lo siguiente. Durante todo el año el novato dirigente aliancista, en lugar de encaminarse junto al grupo de quienes trabajan con honestidad, eligió respaldar a Agustín Lozano, incluso, exigiendo al interior de Alianza mantener una relación cercana con la corrupta dirigencia de la FPF. Sin embargo, cuando Lozano, fiel a su estilo ajeno a lealtades, no le dio al Fondo Blanquiazul la ayuda que esperaban para evitar el descenso, la posición de la dirigencia aliancista varió y decidieron tener una posición crítica contra Agustín Lozano.

Sin embargo, ya se sabe que cuando los valores no están presentes, lo principal son los intereses. Entonces, cuando Gonzales Posada se percató de que el millonario aporte que puso para encabezar al Fondo Blanquiazul —se estima en tres millones de dólares— se empezaba a esfumar a consecuencia del desplome de Alianza Lima a segunda división volvió a reanudar diálogo con su “amigo” Agustín Lozano para tratar de salvar el dinero porque jugar en segunda significa cero ingresos por torneos internacionales y mínimo ingreso por derechos de televisión.

A sabiendas de que el diálogo con personajes corruptos suele ser incierto, asomó la brillante idea de llevar el tema del fútbol al terreno del Congreso que hoy es capaz de atreverse a cualquier desatino. En suma, Gonzales Posada, un advenedizo en el fútbol, viene demostrando su falta de respeto a la institucionalidad del fútbol en la misma medida en que no le interesó gestionar correctamente a Alianza Lima y terminó generando su descenso.

La cita del miércoles pasado le dejó una tarea al congresista Burga: salir en público y difundir su proyecto para “salvar al fútbol”. El problema es que Burga no sabe nada del tema y en aquel almuerzo ninguno de los asistentes tenía la capacidad de ilustrarlo. Entonces, Burga se tropezó con un periodista muy bien informado como Luis Enrique Negrini y en la entrevista realizada en radio Ovación en el programa Negrini lo sabe, el congresista quedó en un off side total.

Con el pretexto de que su interés es “Básicamente declarar en estado de emergencia el fútbol peruano por la aguda crisis en que está” puso al descubierto los dos temas que, en realidad, le interesan y que son ajenos a la salud del fútbol. Primero, se refirió a “revisar todos los actos concursales que se dan a la fecha” porque “Hoy día los clubes que tenían una deuda se ha triplicado, cuadruplicado, en vez de ayudar han perjudicado a los clubes”. Y luego se refirió a que se debía “analizar el tema de la baja de Alianza” inaugurando un curioso concepto por el cual un club taquillero no debe nunca descender.

En efecto, Burga le dijo al periodista Negrini que si Alianza va a segunda “va a perjudicar al resto de equipos porque las taquillas van a ser muy reducidas”. Y añadió “Eso va a perjudicar a Alianza estando en segunda porque Alianza es un equipo que más taquilla ha tenido el año pasado, casi 12 millones y si no hubiera habido pandemia, hubiera tenido una taquilla de 18 y hubiera ayudado a los demás equipos a tener un mejor ingreso, no solo en taquilla, si no en sponsors, sino en señales de TV etc“. Se trata de un argumento risible porque Burga no entiende que, precisamente, en eso consiste el descenso: en el castigo deportivo y económico a un club que no hace las cosas bien. Con este disparatado argumento los campeonatos tendrían que jugarse bajo la premisa de que solo deben descender los equipos con peores ingresos en taquilla. Entonces, en vez de goles habría que contar el número de espectadores.

En la misma entrevista Ricardo Burga llegó a decir algo insólito: “Es importante saber que existe la posibilidad de que Universitario de Deportes sea declarado en quiebra, más un Alianza Lima en segunda, el fútbol peruano realmente podría colapsar”. Por lo tanto, la conclusión del salvador Burga es la siguiente: si se anula el descenso de Alianza se evitará el colapso del fútbol peruano. Dicho de otro modo, el fútbol peruano, para el citado congresista, depende de que Alianza juegue en primera; si se va a segunda división o Liga 2 como la llaman ahora, se hunde también todo el fútbol peruano. Por lo tanto, habría que crear la regla de que los torneos se deben jugar bajo esta premisa: “Puede bajar cualquiera, menos Alianza Lima para evitar el colapso del fútbol”.

Lo evidente es que después de la reunión entre los dos dirigentes del Fondo Blanquiazul, Gonzales Posada y Lerner Ghitis , y los dos de la FPF, Lozano y Chiri, al día siguiente el congresista Burga salió a los medios a implorar por Alianza Lima. Después de la entrevista en Negrini lo sabe estuvo en Radio Programas del Perú y allí dijo que “invocaba a la FPF para que elimine el descenso del torneo peruano a fin de evitar que Alianza Lima juegue en la Liga2”.

Congresista Burga buscando el ilegal milagro para Alianza Lima.

Y convertido en un emisario del Fondo Blanquiazul describió el drama del club de La Victoria manifestando que al haberse dado un torneo en pandemia se ha originado que “uno de los clubes más grandes vaya a Segunda, con lo cual podría perjudicar a los demás clubes. ¿Cómo se va a poder financiar el tema de los partidos el próximo año?”.

Es evidente que Burga no se ha percatado que la pandemia no es la causante del descenso de Alianza Lima sino la pésima gestión de su compañero de almuerzo, Diego Gonzales Posada. Si fuese por la pandemia todos los clubes tendrían que haber descendido porque a todos los afectó.

Un proyecto ilegal

En realidad, Burga no está actuando por un legítimo proyecto de ley sino por encargo de quienes de manera desesperada quieren evitar el descenso de Alianza Lima. Eso fluye de su actitud evasiva cuando se le hizo esta pregunta ¿Con quienes se reunió en ese almuerzo? Respondió de manera genérica: “Dos representantes de Alianza y dos de la federación”. Ante la pregunta ¿Con quienes específicamente? Dio la respuesta usual de los conspiradores en la sombra: “Prefiero mantenerme en reserva. No sé quien propició la reunión, simplemente recibí la invitación de un amigo y fui”. ¿Quién es el amigo? ¿Diego Gonzales Posada? ¿Alguno de los otros asistentes? Quien no tiene nada que ocultar responde sin evasivas.

Lo concreto es que ese proyecto de ley nació muerto a causa de su ilegalidad. El Congreso no puede inmiscuirse en los procesos concursales que son asuntos económicos con sus propias normas; el Congreso no puede encargar a la SUNAT administrar el fútbol nacional; y el Congreso no puede pedir que Alianza Lima se salve de la baja. La ley y la FIFA no lo permiten.

En realidad, Gonzales Posada debería darle al congresista Ricardo Burga una camiseta firmada por todos los jugadores (que se fueron al descenso) porque no se puede negar que ha sido un tenaz emisario que llegó a decir esta frase cuasi filosófica “Pensemos no en el árbol si no en el bosque, pensemos en el fútbol peruano y en la selección, con esto vamos perjudicar grandemente a la selección”. Se ve que de fútbol no sabe nada porque Alianza Lima no aportó ningún jugador a la selección peruana que fue al Mundial de Rusia 2018 y en los que van de las eliminatorias a Qatar 2022 tampoco ha aportado ni un solo futbolista. De modo que la selección puede seguir jugando sin problemas. Y la dirigencia de Alianza Lima debe entender que la mejor contribución al fútbol es cumplir las reglas.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Jesús Alzamora: “Con el Comando Sur presente, no nos íbamos al descenso”

Ver nota completa

FPF, Lozano y secuaces en oscuros acuerdos para ayudar a Alianza