/

El desamparo de los futbolistas de Carlos Stein y su lucha contra Agustín Lozano

Estaban en Primera. El fallo del TAS los mandó al descenso con el torneo ya iniciado. Su presidente negoció con Lozano una indemnización que no alcanza a los jugadores. El resultado: el plantel del Carlos Stein a la deriva.

Félix Flores
Lima - 4 abril 2021

Alejados de los reflectores, los futbolistas de Carlos Stein decidieron emprender su propia cruzada contra Agustín Lozano y su controvertida Federación Peruana de Fútbol. Los futbolistas quedaron en el aire luego de que el 18 de marzo el TAS fallara a favor de Alianza Lima y desde La Videna le cerraran las puertas a sus reclamos. 

Tal como informó ONCE en su artículo del 28 de marzo, titulado El descenso de Carlos Stein y la FPF: sigue el desvío de dinero, Agustín Lozano se reunió dos veces con la dirigencia del club de Lambayeque, liderada por el presidente Henry Rodríguez. En la primera junta saltaron ‘chispas’, hubo personas que levantaron la voz y el ‘humo blanco’ jamás apareció. Sin embargo, en la segunda, Lozano planteó una salida económica para contener los reclamos de Stein por haber sido enviados a segunda división. Según nuestras fuentes se habló de una cifra que llegó hasta los 4 millones de soles por ‘daños y perjuicios’ a cambio de que el equipo norteño de por terminado todo reclamo.

Agustín Lozano y su nefasta gestión como presidente de la FPF.

Esto fue aceptado pero surgió otro problema: los jugadores, protagonistas directos y afectados por esta situación, tenían otro pensamiento. Se pudo conocer que casi la totalidad del plantel desconfía de sus propios dirigentes y hay quienes piensan que el dinero de la FPF podría desviarse en el camino. Una fuente dentro del equipo contó a ONCE que los futbolistas se reunieron y el voto fue unánime: iban a pelear por sus derechos hasta las últimas consecuencias.  

Tras ello, el grupo se juntó con la Agremiación de Futbolistas Peruanos para poder encontrar una solución ante su abrupta salida de la Liga 1. Luego de meditar posibles escenarios, los jugadores decidieron enviar una carta al titular de la FPF, Agustín Lozano. En la misiva solicitaron ser indemnizados por daños y perjuicios al ser personas directamente perjudicadas por la situación. El plantel profesional está pidiendo la suma de seis meses de sueldo. Se calcula que la planilla de Stein bordea los 150 mil soles mensuales, por lo que la demanda en conjunto alcanzaría el millón de soles.

Realizado esto, los jugadores le solicitaron a su presidente que los apoye en el reclamo ante la FPF. Henry Rodríguez los escuchó pero algo no andaba bien. En la interna del plantel se dieron cuenta de una penosa realidad: entre el directivo chiclayano y Agustín Lozano existe una cercana relación gracias a los intereses que hoy tienen en común. Los jugadores empezaron a atar cabos y recordaron, por ejemplo, que su propia directiva decidió allanarse al proceso de sentencia anticipada del TAS en la demanda de Alianza Lima. Un acto que perjudicó a su propio plantel ya que de haberse negado, la decisión del TAS hubiera tomado más tiempo y habría sido inaplicable porque el campeonato ya tendría gran parte del fixture avanzado. Entonces, ¿cuál fue la motivación del presidente Rodríguez para tomar una decisión que perjudicaba a su propio club y lo mandaba al descenso? 

Directiva del Club Carlos Stein. La mascarilla oculta sus oscuras decisiones.

Si el presidente de Stein no se se hubiese allanado a la  sentencia anticipada del TAS, su club seguiría en la Liga1 y la FPF hubiese tenido que buscar otro camino de solución para Alianza Lima, un camino distinto a mandar al descenso a los de Lambayeque o, directamente, los íntimos no habrían podido retornar a la Liga1. El plantel miraba con suspicacia la excesiva confianza que tenía la directiva, motivada por Lozano y la FPF, de salir ganadores ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo.

Hace unos días, los jugadores se reunieron con sus dirigentes pero no hubo ningún acuerdo en concreto. Hay que recordar que la Liga2 tiene como arranque el mes de mayo y hasta ahora Carlos Stein navega en la penumbra. “Notros estamos dispuestos a jugar la Liga 2, pero sobre condiciones básicas como, por ejemplo, mantener y respetar los contratos que tenemos. Sumar a ello una serie de propuestas por premios y objetivos para la Liga 2. Todos estamos cansados de palabras y más palabras ante una situación tan crítica que estresa a todo el plantel”, dijo una fuente del equipo a ONCE.

Aquí es donde entramos a otro tema muy delicado, la situación laboral de los futbolistas. La FPF dejó abierto el libro de pases hasta el 26 de abril exclusivamente para que los jugadores de Stein puedan fichar por un equipo de la Liga1. Fue una decisión extraña porque abrieron el libro de pases exclusivamente para un solo equipo, el Carlos Stein. Es decir se creó un régimen especial cuando las normas deberían ser generales y aplicables a todos los equipos dentro de los plazos establecidos. La propia resolución de la FPF reconoce sin ningún reparo que se amplía “el período de registro de nacional excepcional y únicamente a los futbolistas de la Asociación de Fútbol Club Carlos Stein”. Otro acto ilegal de la FPF en la administración de la Liga1.

Al final, ese ilegal régimen de excepción solamente sirvió para que el portero Angelo Campos arregle con Alianza Lima y el zaguero John Fajardo fiche por Binacional. Fueron los propios directivos de Carlos Stein los que petardearon la resolución de la FPF. Apenas se dieron cuenta de que podrían perder buena parte del plantel, decidieron cambiar su postura de manera radical perjudicando a sus propios futbolistas, pues, decidieron que ninguno más podían irse a otro club. Así, el lateral Ahyrton Quintana que fue anunciado como nuevo refuerzo de Cienciano del Cusco se quedó sin la opción porque inmediatamente el club de Lambayeque emitió un comunicado indicando que dicho jugador aún no resuelve su situación con los carlistas y sigue perteneciendo al club. 

Angelo Campos y John Fajardo, llegaron a Alianza y Binacional.

En el colmo de la improvisación incluso dentro de la ilegalidad, la directiva de Stein luego de contradecir la resolución de la FPF que permitía la libertad de acción de los jugadores carlistas, esa misma directiva se apoyó en Agustín Lozano para lanzar esta advertencia a quienes pretendan llevarse a algún futbolista: “La FPF estipula claramente que los deportistas con contrato vigente con nuestra institución solamente pueden desvincularse mediante resolución de contrato de mutuo acuerdo o mediante resolución de la Cámara de Conciliación y Resolución de disputas”. Es decir, cuando más debían apoyar a sus jugadores para que aseguren su futuro empezaron a cerrarles las puertas sin darles una alternativa.  

Es un secreto a voces que Agustín Lozano y los hermanos Carlos y Henry Rodríguez (presidente y tesorero de Carlos Stein) siempre han caminado de la mano –incluso, hay quienes señalan que Lozano sería un dueño en la sombra de ese club–. Lo que se viene será reforzar ese pacto sin importarles los jugadores. Al respecto, otra fuente de los jugadores señaló a ONCE lo siguiente: “Según nos informó el propio Henry Rodríguez, el señor Agustín Lozano viajó a Chiclayo para reunirse con ellos. Eso nos dijo a nosotros y todos nos quedamos sorprendidos. Pero es un tema entre ellos y Lozano. Nosotros queremos soluciones a nuestra situación laboral ya que nos está generando problemas familiares”.

Por ahora, la realidad del fútbol nacional muestra otro tema lamentable: un grupo de jugadores busca hacer valer sus derechos frente a dirigentes con comportamiento de pandilla.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

El descenso de Carlos Stein y la FPF: sigue el desvío de dinero.