El ex árbitro Edison Pérez dispara contra la corrupción en el fútbol peruano

Dedicó su vida al arbitraje con una trayectoria intachable. Ante el escándalo de soborno de Miguel Santiváñez rompe su silencio para señalar que existe una red de corrupción con tentáculos en la CONAR y la FPF.

Mario Fernández
Lima. - 17 enero 2021

Edison Pérez Núñez el 14 de abril próximo cumplirá 84 años. Dedicó 17 de ellos a ser árbitro. Dirigió cinco finales de Copa Libertadores (1974/75/78/80 y 83, récord hasta hoy), tres como juez de línea (semifinales 1971/77 y 83) y un partido del Mundial de 1974 entre Suecia-Bulgaria (0-0). Para cerrar su recorrido con el silbato impartiendo justicia entre 22 futbolistas, sumó otro récord en los estadios limeños (Nacional y Matute) al arbitrar 19 Clásicos entre aliancistas y cremas o cremas y aliancistas. Es, por lo tanto, palabra autorizada para hablar de la decadencia nacional e internacional que atraviesa la labor de los jueces dentro de la cancha y corrupción fuera de ellas. 

“Si me pides un calificativo del 1 al 10 de cómo está hoy el arbitraje profesional del fútbol peruano, más de 4 no le pongo, los números no mienten. Hoy ni siquiera nuestros árbitros FIFA son nominados para los partidos de la Copa Sudamericana que es un campeonato de segunda. En Eliminatorias, de los 20 partidos que van jugados hasta hoy, solo Diego Haro (FIFA 2013) estuvo nominado como principal para el Bolivia-Argentina (1-2) en La Paz. Así estamos de mal y hoy somos últimos en Sudamérica porque ni siquiera se fijan en nuestros árbitros FIFA a la hora de programarnos ¡Qué diferencia la de mi época! donde podías fácilmente citar tres o cuatro FIFA de prestigio”, acota Pérez.

Nombrar a Santiváñez lo lleva a decir que le resulta increíble pensar a dónde pudo llegar este personaje que con 12 años como árbitro profesional terminara siendo elegido presidente de la Asociación Profesional de Árbitros de Fútbol (APAF) cuando siempre su nombre estuvo ligado a malos arbitrajes. Y con serias denuncias como las que presentó la semana pasada Once.pe denunciando que este profesor de matemáticas de 33 años estaba involucrado en un soborno por las evidencias surgidas de un celular incautado.

Edison Pérez anota que en la Videna “existe en la Conar una cofradía y una red en la que es fácil ingresar pero difícil que salgan los elementos que le hacen daño al arbitraje por estar protegidos”. 

Trae a su mente el nombre de Ana Pérez, esposa del ex árbitro Winston Reátegui. “Aunque parezca inconcebible quién fuera jueza de línea FIFA —en la época que el máximo organismo mundial comenzó a impulsar el fútbol femenino— estuvo dos días como jefa de la Unidad Técnica de los árbitros porque luego Juan Sulca fue ratificado por Agustín Lozano. A tanto ha llegado el escándalo de los malos elementos en el arbitraje peruano que el ex FIFA Fernando Chapell, residiendo hoy en los Estados Unidos viene combatiendo toda esta podredumbre que hay en la Conar con su presidente Sulca que sigue protegido a todo nivel. No exagero, ya existe un enorme descontento entre los elementos honestos que aún pueden distinguirse y ya están pidiendo pronunciamientos claros y firmes de quién maneja hoy la FPF a través de la Conar”. 

Ana Pérez.

El mismo Chapell señala que Andrés Martínez Trinidad a quien sus propios colegas le llaman ‘Pelele’ es quién se ha quedado a cargo de la ‘presidencia’ de la APAF y que elegido a dedo por el propio Santivañez y Carrillo “cumple actualmente funciones de encubridor de la corrupción”. Martínez calificó como “supuestas acusaciones contra Santiváñez que dañan su honorabilidad“. Pide prudencia y mesura (para Santiváñez) a lo que Edison Pérez sentencia “ya es tiempo que toda esta red de corrupción que está enquistada por años en el arbitraje peruano con malos personajes se termine”. 

árbitro Miguel Santiváñez denunciado por soborno.

Le pregunto por el VAR para cambiar de tema y su respuesta fue esta: “Si se inventó para imponer justicia sobre si fue gol o no, si fue penal o no, pienso que el VAR ha terminado por extralimitar sus funciones”. Edison Pérez ante la hipótesis de qué habría hecho si el VAR le corregía un penal sancionado por él responde: “Si al segundo partido me corregían la misma falta que cobré, arrojaba el silbato al gramado y me iba a mi casa”. Su trayectoria como árbitro FIFA le da licencia para opinar igual a cuando pitaba: con energía y personalidad.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

La increíble historia de Romario, de crack a las polémicas de su indisciplina

Ver nota completa

El árbitro más corrupto de la historia