El impacto del virus en el fútbol sudamericano

En Sudamérica el coronavirus golpeó a todos los clubes de fútbol, entre sus victimas aparecen jugadores infectados y dirigentes que perdieron la vida.

Mario Fernández
Lima. - 5 enero 2021

Si bien lo dijo Jorge Luis Borges, “el fútbol es popular porque la estupidez es popular”, al cerrarse este año y considerando que nuestro país sigue primero con la más alta tasa de muertos a nivel mundial por el coronavirus, cabría preguntarnos ¿en cuánto afectó a la ‘estupidez’ —en la frase de Borges— el primer campeonato peruano en sus 20 equipos de la Liga 1 y 10 en la Liga 2?  Si miramos las noticias que nos llegaron del exterior sólo de este lado sudamericano, aunque parezca increíble por la enorme cantidad de infectados por el virus, nuestro ‘fulbo’ salió bien librado. Y las cifras no engañan. Veámoslo en orden alfabético: 

Argentina tuvo una serie de contagios en sus futbolistas. Y en qué clubes. En Boca Juniors, por ejemplo, llegaron a alcanzar un total de 26 integrantes entre los cuales 18 eran jugadores y el resto del comando técnico, utilero y hasta un médico. Menos mal que nuestro compatriota Carlos Zambrano y su entrenador Miguel A. Russo que viene de superar un cáncer a la próstata el 2017 no se contagiaron pero sí Esteban Andrada, Javier García, Manuel Roffo, Licha López, Eduardo Salvio, Franco Soldano, Wanchope Ábila, Carlos Izquierdoz, Pol Fernández, Leonardo Jara, Gastón Ávila, Mateo Rétegui, Mauro Zárate y Sebastián Pérez. 

En River este mes se encendieron las alarmas si bien desde que comenzó el período pandémico se tomaron todas las precauciones habida y por haber. En ese tiempo solo tres jugadores lograron contagiarse con el coronavirus. Fueron Ezequiel Centurión, Enzo Pérez y Milton Casaco. Hubo un cuarto, el central colombiano Thomas Gutiérrez de la reserva. Después en clubes como Independiente (Fabricio Bustos); Racing (Lucas Núñez e Iván Pillud resultaron asintomático y guardan descanso en sus domicilios); Argentinos Juniors (Fabriel Florentín fue el primer caso de positivo en el fútbol rioplatense y luego se sumaron cinco más cuyos nombres no se revelaron); Tigres (el portero suplente Felipe Zenobio y el preparador físico Sebastián Somoza); San Lorenzo (su entrenador Mariano Soso); Huracán (Esteban Rolón y Franco Cristaldo) arrojaron positivo. 

Jugadores de River se miden la temperatura antes de entrenar.

Fue en Brasil donde Corinthians y Palmeiras anunciaron que de 39 casos posteados dieron positivo.  Del equipo ‘Timao’ hubo 21 jugadores arrojaron positivo y 13 miembros del comando técnico igual. En Palmeiras fueron cuatro jugadores contagiados y un miembro del cuerpo técnico. El equipo Ceará, de Primera División, para no quedarse atrás en contagios, reportó 17 casos positivos de los cuales nueve eran futbolistas. Flamengo que conquistó el actual título en la Copa Libertadores sobre River Plate en el Monumental de la ‘U’ dio a conocer 38 casos positivos el mes pasado, aunque la mayoría se trataba de auxiliares del cuerpo técnico y empleados del club, no de futbolistas. Vasco da Gama vio contagiados a 19 jugadores y Cruzeiro que acaba de descender a Segunda presentó a su defensor Leao como el único contagio. 

Flamengo también fue victima de los contagios de Covid.

En Bolivia, por ejemplo, el contagio y la muerte comenzó por la cabeza que rige el balompié del Altiplano. El presidente de la Federación de Fútbol, César Salinas Sinka (58) contrajo al mal y se murió en julio pasado cuando el campeonato se hallaba paralizado y que recién el mes pasado se reanudó. Lo reemplazó Fernando Costa, quién a su vez había ocupado ese sillón porque su antecesor Marco Rodríguez fue apresado por corrupción mientras veía el partido entre Bolivia-Argentina (1-2) y se lo llevaron esposado.  Y la cosa no quedó allí porque el ex presidente del Universitario de Trinidad, Belizario también falleció de coronavirus y también su hijo del mismo equipo, Deibert Román Guzmán y hasta el entrenador y tío de Deibert, Luis Carmelo Román. Después se conocieron casos de evidentes contagios de numerosos futbolistas como Carlos Lampe y los ex mundialistas William Ramallo y Julio C. Baldivieso. Ante todo esto, los dirigentes bolivianos decidieron que no hubiera descenso a la Segunda División y se permitieran el ascenso de dos pasando para sumar un total de 16 en la máxima categorí 

En Chile solo el primer equipo de Unión La Calera dio a conocer que 13 jugadores de su primer plantel tenían coronavirus. Y fue la propia ministra de Salud, la que dio a conocer con visible enojo “que varios clubes tratándose de dar de vivos” habían suplantado los nombres de los controles de los protocolos fijados. Entre ellos La Calera, Colo Colo, Concepción. Terminado el año 2020 hay nada menos que 13 partidos del campeonato que no se han jugado por el coronavirus. 

También en el fútbol colombiano el presidente de su federación, Ramón Jesurun, se contagió y está internado. Ello ha impedido que formalice el contrato de Reinaldo Rueda como nuevo entrenador del seleccionado norteño. Pero del coronavirus solo en julio pasado se reportaron 76 casos de positivo y el Atlético Junior de Barranquilla anunció la segunda semana de diciembre otros 10 entre sus jugadores y cuerpo técnico aunque sin mencionar ningún nombre. En el Millonarios de Bogotá casi a fines de noviembre cuando saltaron 13 casos de los cuales siete correspondían a sus jugadores y otros siete a su cuerpo logístico. En América de Cali y Nacional de Medellín sin problemas de positivos se siguen todas las medidas de seguridad. Y fue el entrenador del Deportivo Cali, el uruguayo Alfredo Arias el que acaba de dar positivo junto con dos jugadores y un asistente de campo. 

Alfredo Arias infecto de Covid.

Ecuador, de tan gratísima campaña en las actuales Eliminatorias Qatar 2022, en su selección se vio sacudida con tres casos de coronavirus en sus jugadores Enner Valencia, Alan Franco y Diego Palacios y ni aun así se dio el lujo de hacerle seis goles a Colombia. A todo ello, Liga de Quito tras realizar 54 pruebas halló ocho con positivo entre dos jugadores, dos del equipo médico, uno del cuerpo técnico y tres colaboradores. Tampoco se olvida el caso de tres destacados dirigentes que fallecieron por el coronavirus. Ellos fueron Omar Quintana (Emelec), Silvio Devoto y Franklin Mazón (Barcelona). Todos de la Federación Ecuatoriana de Fútbol y el Comité Olímpico Ecuatoriano. 

El fútbol guaraní tampoco quedó al margen de este contagio. La selección dirigida por Eduardo Berizzo se quedó sin Santiago Arzamendi (Cerro Porteño) y Jorge Morel (Guaraní) antes del partido con Perú por las Eliminatorias (1-1). Ahora en noviembre último uno de los gemelos, Óscar Romero (San Lorenzo de Almagro) dio positivo y su hermano Ángel que también juega en el equipo santo tuvo que ser aislado. Cerro Porteño tuvo tres al comienzo (un jugador y dos dirigentes) con positivo. El club 12 de Octubre fue el principal foco de contagios: 35 positivos seguido de San Lorenzo (4) y Guaraní (13). En el cuerpo arbitral hubo tres casos. 

En Uruguay fue Liverpool el que anunció el positivo de su jugador Gonzalo Pérez y de inmediato cerró un protocolo de seguridad sanitaria que impidió contagios posteriores pero no así en el club Danubio y la selección de Óscar W. Tabarez que con el positivo de Diego Godín en noviembre último subió a ¡17! el número de seleccionados contagiados. Sus nombres: Luis Suárez, Lucas Torreira, Darwin Núñez, Diego Rossi, Brian Rodríguez, Rodrigo Muñoz, Alexis Rolin, Gabriel Neves y Matías Viña. Asimismo hay seis integrantes de la delegación infectados, entre los que se cuentan el médico Alberto Pan y el jefe de prensa Matías Faral. Nadie se escapó. Tabarez sí. 

Seleccionados de Uruguay se infectaron de Covid luego de compartir una parrilla.

En el fútbol del joropo la pandemia no dejó de danzar ni contagiar.  Solo en noviembre un total de 76 jugadores se infectaron. Casi todos se hallaban en Barinas, elegida como una de las sedes para la temporada final del año. Un total de 52 casos positivos eran de futbolistas de equipos participantes del Torneo de Regularización de la Liga venezolana.  

¿Y entre nosotros cómo fue la jarana? Según el doctor Jorge Alva Flores, presidente de la Comisión Médica de la Federación Peruana de Fútbol, gracias a la unión de un grupo de médicos y epidemiólogos peruanos se elaboró un protocolo sanitario donde nada se dejó al azar. Estuvieron los doctores Julio Segura, Raúl Huamán, Eduardo  Gotuzzo y Eduardo Chirinos unidos con la área de Ciencias Aplicadas al Deporte con Néstor Bonillo y Adrián Vacarino del comando técnico de Ricardo Gareca más el apoyo logístico. 

“Fue un protocolo aprobado por el Minsa y el Instituto Peruano del Deporte y que se alcanzó a todos los médicos de los clubes de la Liga 1 y 2. Mediante una labor educativa cumpliendo con medidas de bio protección se logró minimizar y/o evitar los contagios que fueron asilados y bien controlados” sostuvo Alva Flores, quién enfatizó que los campeonatos de la Liga 1 y 2 nunca se paralizaron porque en los clubes no ocurrió la dimensión de contagiados que sí lo hubo en los otros países sudamericanos, cuyos torneos se suspendieron. 

Pruebas Covid en la Liga 1.

Le pregunto por curiosidad del contagio que hubo entre tres jugadores del Binacional y su respuesta no se dejó esperar: ”Este caso fue en parte por la indisciplina de estos futbolistas y la mala organización del viaje de Juliaca a Lima” ¿Jugadores contagiados en nuestro fútbol? En la selección solo dos: Álex Valera y Raúl Ruidíaz; Luis Urrubi en la ‘U’ que lo confirmó en julio pasado, el entrenador Gerardo Ameli en la final del campeonato y por eso no dirigió a su equipo Ayacucho contra Cristal la disputa del título ¿Nada más? Todos fueron trascendidos porque parece que los mismos clubes se pusieron de acuerdo para no hacer más dramática la situación. Terminamos así este imborrable 2020 sin goles en contra de esa redondez con extensiones encima de su núcleo que la asemejan a la corona solar y que tantas muertes viene causando. 

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Mosengo-Omba, el funcionario FIFA que aprobó la permanencia de Lozano

Ver nota completa

Santiváñez, el árbitro que sabe de matemáticas