/

El impacto económico de la salida de Messi

Los 990 millones que ingresó el Barza en 2019 dependen, en gran parte, de la comercialización de la imagen de sus estrellas y podrían tambalearse si se consuma la marcha del astro argentino.

Lionel Messi abandona el hotel de Lisboa después de la debacle ante el Bayern / AFP
Redacción ONCE
Lima - 30 agosto 2020

Hecatombe. Cuando Totti jugó su último partido con la Roma el 27 de abril de 2017 tras 25 temporadas en la Serie A, la afición ‘giallarossa’, el propio club y la ciudad al completo le rindieron homenaje. De consumarse las intenciones de Lionel Messi, el rosarino abandonará el Fútbol Club Barcelona por medio de un burofax, tras una derrota 8-2 en Champions, con mala relación con la directiva y en el peor año de los últimos 15 en el Barça. Mucho se habla del impacto futbolístico que conlleva la posible salida de Messi, pero la cuestión tiene incidencia también en la parte económica. Según la Memoria anual del curso 2018/2019, el Barça ingresó 990 millones de euros durante el último ejercicio empresarial. De todos ellos, más de 255 millones corresponden a las ganancias por comercialización y publicidad de los jugadores del primer equipo, con Leo Messi como principal estandarte. De confirmarse el adiós del jugador, la cifra podría tambalearse.

El Barça fue la envidia de media Europa y la admiración de la otra media. No parecía posible un final tan abrupto para su estandarte. Sin embargo, el peor presagio parece cerca de cumplirse. En lo económico, Leo Messi firmó en su último contrato un sueldo de algo más 100 millones de euros brutos anuales (unos 50 netos) según la revista especializada ‘L’Equipe’. Así las cosas, el astro argentino se lleva gran parte del pastel de la partida que el club destina al pago de su personal.

El Barça invierte 532,428 millones en pagar a todos sus deportistas y trabajadores. De esos más de 532 millones, hasta el 72,4% (394,709) va destinado únicamente a los jugadores del primer equipo y alrededor de una cuarta parte se invierte solo en Messi. Se trata de un sueldo muy por encima de los tres siguientes mejor pagados de la plantilla, que no son otros que Griezmann, Luis Suárez y Coutinho.

Sin embargo, el gran gasto que la entidad realiza para mantener el equipo y, en especial, a su estrella tiene un por qué. Es un dato que también se puede consultar en la Memoria del Ejercicio 2018/2019: de los 990 millones de euros que ganó el Barça durante el año, 668,332 emanan de forma directa de los jugadores del primer equipo de fútbol; una cifra a años luz, por ejemplo, de los beneficios que aportan los jugadores del primer equipo de la sección de baloncesto, cifrados en 9,177. Este alud de números evidencia el por qué del gran sueldo del futbolista argentino, el más alto del mundo.

Messi es el activo más valorado de la plantilla y el que más inversores atrae. No solo eso, si se desgranan algo más los beneficios del Barça en el ejercicio pasado, se observa que 255,350 millones (38% del total que genera la plantilla) provienen directamente de la “comercialización y publicidad” del primer equipo y sus jugadores. Parece lógico, en este caso, inferir que la marcha del principal activo del equipo puede trastocar gravemente dichos ingresos.

Tomado de www.lainformación.com

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Lozano: un maestro de la simulación

Ver nota completa

¿Colecta por lo sano?