“El Mono” Burgos, debuta como DT

Después de nueve años como asistente de Diego Pablo Simeone, el que fuera un notable arquero, Germán Burgos, arranca su carrera como DT en Argentina.

Matías Palacios
Argentina. - 21 marzo 2021

Germán Adrián Ramón Burgos, a sus casi 52 años, es el tipo querible de siempre. El mismo que llegó a Buenos Aires desde Mar del Plata allá por mediados de los 80. El mismo que aprovechó todas las enseñanzas que le dio Carlos Timoteo Griguol en aquel Ferro que todavía mantenía su esencia en Primera División. El mismo que fue a River, el club del corazón, a ser campeón y lo logró. El que cada vez que defendió el arco de la Selección lo hizo con su estilo irrepetible. Y el que desde que pisó suelo español no pasó inadvertido y se transformó en una gloria del Atlético de Madrid.

Es cierto que últimamente dejó en el camino algunos kilos, pero nunca la alegría y la pasión. Es cierto también que, luchador, como siempre lo fue, persigue un sueño, una ilusión: ser entrenador principal de un equipo. Y aquí está como flamante DT de Newells Old Boys.

Cuando hace un año decidió que se iba a separar del cuerpo técnico que comanda Diego Simeone, sabía que se embarcaba en una aventura más peligrosa pero a la vez vibrante. Burgos, entonces, dice que tiene todo armado para arrancar una nueva etapa en una vida que registra que atajó en el fútbol español cinco temporadas repartidas entre el Mallorca y el Atlético de Madrid y nueve años como segundo entrenador colchonero al lado del Cholo Simeone.

Burgos y Simeone en el Atlético de Madrid.

¿Cómo llevás estos meses sin estar en un campo? ¿Y sin ir al estadio?

La estoy llevando bien porque con mi cuerpo técnico estamos ocupados, trabajando. Soy de 24 horas. Así que es una paciencia activa (risas). Yo soy un apasionado de esto. El jugador de fútbol es de 2 horas, pero nosotros somos de 24 horas. A los míos los enloquezco, no podemos apagar el teléfono. Tengo los ojos hinchados de ver partidos. No paro, siempre nos estamos reuniendo. Trabajamos con varios sistemas, 4-4-2, 4-3-3 y 3-5-2 o 5-3-2, que son los sistemas nobles con los que se juega en gran parte del mundo.

¿Es verdad que, aún sin tener trabajo en un club, ibas a realizar ejercicios tácticos en el campo?

Sí. Además de lo que te contaba de los tres sistemas, hemos buscado la manera de que los jugadores corran dentro de esos sistemas, no correr en redondo, no correr sobre líneas. Es algo interesante que ideamos con el profe para que el jugador mecánicamente sepa cuándo bascular, cómo presionar, cómo replegar cuando te enfrentás a un equipo mejor, cómo, cuándo, dónde, de qué manera corro. Nosotros les llamamos mediciones y las hacemos en el campo, sí.

¿Cómo es tu planificación?

Nosotros pensamos en períodos de tres semanas, con pautas de descanso, con todo. Hasta para informar al jardinero cuando tiene que cortar el césped, al peluquero cuando tiene que venir, a los doctores, a los fisioterapeutas, a los utileros, todo. Si vos tenés que intervenir en un club y te llaman de urgencia, tenés que conocer a los jugadores, qué hay en las divisiones menores, cuando terminan los contratos, la información es vital. Yo no puedo ir a hablar con los directivos y no saber qué hay abajo en las inferiores. Porque esa gente que ya está en el club es la que te va a ayudar. Con este plan, le ponemos cinco velocidades a la institución.

Burgos en la conferencia de prensa de su presentación como DT de Newll’s.

¿Cómo es el Burgos entrenador? ¿A quién de todos los que tuvo se parece?

Yo tengo cuatro paladines en los que resumo lo mejor que he captado de ellos. Los cuatro son Marcelo Bielsa, Luis Aragonés, Carlos Griguol y Américo Gallego. Ellos hacen lo máximo de un entrenador. Pero después lo que sos es a través de los jugadores, porque vos podés tener muchas ideas, muchas cosas, pero después para llevarlas a cabo tenés que adaptarte a lo que es el club, a lo que quiere el club. El entrenador además no se puede aferrar a un sistema, vos te tenés que ampliar, no te podés cerrar.

¿Quiénes te acompañan en tu cuerpo técnico?

Armando de la Morena es el segundo mío. Él estuvo 17 años en el Atlético de Madrid. Y el profe es Ángel Puebla, quien ya estuvo con Héctor Cúper y Rafa Benítez, con una larga trayectoria, y lo busqué porque sé que a los muchachos los tiene que hacer correr él (risas). Tiene que tener el peso en la espalda para hacerlos mover.

Mono, ¿no hay más arqueros como vos?

Yo creo que es al revés. Te explico: las reglas transformaron el puesto, pero nosotros ya éramos así sin esas reglas. El arquero tiene que saber cómo jugar. Ahora tenés que salir jugando dentro del área. Eso lo hacíamos libre, no se practicaba. Salvo con Griguol, que a mí me hacía jugar en el medio cuando tenía 16 años. Un día entonces le pregunté “Carlos, ¿por qué me pone por acá?”. “Para que veas qué pasa cuando se pierde la pelota”, me dijo (risas). Siempre estuve jugando de jugador y de arquero a la vez, yo antes de Ferro ya jugaba al medio. Entonces no tuve problemas a la hora de los cambios. Pero nosotros ya lo hacíamos, por Amadeo Carrizo, por Hugo Gatti, por verlos a ellos. Ahora todo eso se practica y son mucho mejores. Le pegan con las dos piernas, sacan más fuertes. Ahora son jugadores con guantes.

Pero en la manera de achicar, ¿ves a alguno como vos?

La verdad que en cuanto al estilo, no. Aunque en el uno contra uno, el agacharse lo veo, eso de hacer la de Dios que empezó a usar Gatti. De Fillol también se ve el andar gateando, porque Fillol en el uno versus uno, también atajaba bien, pero Hugo soltaba más los brazos. Yo lo que hice fue modificar la de Gatti. Te cuento: yo abría el pie. Noté que a Hugo le pasaba que contra Ricardo Bochini le costaba siempre porque le metía goles a 2 o 3 metros de distancia dándole de puntín. Yo veía eso y me di cuenta de que tenía que empezar a abrir el pie. Entonces, arriba tenía las manos e inclusive la cabeza (abre los brazos y estira el cuello) y abajo tenía controlado todo con la apertura del pie izquierdo para que no me pasaran. La verdad es que no se dio cuenta nadie, lo estoy revelando ahora (risas). Si ves todas las mías, vas a notar que mi pie zurdo queda abierto. Eso el delantero no lo ve, porque eso lo hacía cuando el delantero agachaba la cabeza y ahí se encontraba con esa situación. No es fácil definir bien si te achico así.

Hace unos meses, Burgos llamó la atención con una propuesta para modificar el sistema de puntuación en el fútbol. El ex arquero pidió castigar el empate 0 a 0 y que no sume un punto. En tanto que a medida que esos empates tengan goles, se sume de a medio punto. Todo con la idea de premiar al que intenta atacar y castigar al amarrete.

Burgos dirigiendo su primera práctica en Newll’s.

¿Te llamó alguien de la FIFA o de alguna federación por tu idea cambiar los puntajes?

Lo llevé a la Real Federación Española de Fútbol para darle entidad, me atendió el presidente Luis Rubiales, con su grupo de abogados. Me acompañó mi hija, que es abogada, para hablar con ellos. Les pareció interesante la propuesta, pero no se puede hacer de un día para el otro. Esto hay que ensayarlo en las categorías menores, para que los chicos vayan viendo cómo se desarrollan los resultados, siempre pensando en darle beneficios al que hace más goles. Si se instala en los niños, se favorece el espectáculo. No sé si los puntajes que di son los acertados, pero lo importante es la idea. La base es que el 0 a 0 no puede valer lo mismo que un empate con goles. Si entendemos eso, entendemos la idea. Eso es lo que hablamos con la gente de la RFEF. Fue muy positivo que me recibieran. Lo mismo cuando pedí que instalaran el día del arquero acá en España por el día de cumpleaños de Iker Casillas (20 de mayo), que lo hice porque me acordé de que en Argentina se hizo lo mismo con Amadeo (12 de junio), entonces propuse eso y se institucionalizó esa celebración por Iker.

¿Seguís ligado a la música?

No, eso fue una parte de mi vida, pero no fue toda mi vida, que sí lo es fútbol. Esa parte igualmente, la musical, se la recomiendo a todos.

Vos conociste a Diego Maradona, ¿Qué es lo que mas recordás de él?

Lo primero que me dijo cuando nos conocimos fue “hace mucho que quería conocerte, porque siempre hablaste muy bien de mí y nunca me pediste nada”. Maradona en estado puro.

¿Te pasa de no caer en la cuenta de que ya no está?

Sí, totalmente. Pero yo lo tengo acá (se toca el pecho), uno lo lleva adentro, porque guardás mensajes y cosas que hablamos, y es como que lo volvés a escuchar. Es algo nuestro, de los argentinos, porque a nuestro país se lo conoce, en buena, parte por él. Además, lo tengo en una foto en la que estamos juntos, los dos.

Burgos y Maradona con un mensaje al 10.

¿Es cierto que él te pidió tu buzo de arquero?

Sí, en un Boca vs. River. Me hace así (como tocándose la camiseta) y yo miré para atrás porque no pensé que era para mí. Jajajaja. Pero, sí, me dijo “sos vos, quiero la tuya”. Eso fue buenísimo.

Germán, hace unos meses llamó la atención cuando dijiste que le mandaste un mensaje al Cholo Simeone y que no te contestó. Que él había cambiado su número y no lo tenías ¿Tenés su nuevo teléfono?

Ya no voy a decir más nada, solamente le deseo lo mejor.

Entonces, ¿no estás en contacto con él?

No lo sé, eso te lo dejo a tu libre albedrío.

Tomado de Infobae

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Juan Reynoso: navega el capitán

Ver nota completa

Estalló la barra brava de Boca: 50 hinchas armados y un club tomado