//

El otro archivo de Jefferson Farfán

ONCE te invita a un viaje en el tiempo donde recordaremos al otro Jefferson Farfán, el de las cosas incorrectas

Aníbal Ingunza
Lima - 2 mayo 2021

Existe un club en el fútbol donde no le pagan a los jugadores, pero sí los hacen famosos. Es un club llamado Deportivo Indisciplina y Jefferson Farfán aún viste esa camiseta y luce aquel escudo. El atacante de 36 años acaba de dar otro paso en falso en su carrera, esta vez quebrantando protocolos sanitarios en el momento más grave de la pandemia que registra 800 muertos por día. No ha sido la primera y quizá no sea la última vez que el seleccionado peruano pase por encima de las reglas, al menos si tenemos en cuenta el otro archivo de Farfán, el que tiene historias no deportivas. 

Empecemos por el presente. Pese a que la Liga1 prohibió a los jugadores acudir a restaurants o locales públicos y exigió cumplir en todo lugar las medidas de protección empezando por las mascarillas, Jefferson Farfán hizo caso omiso. Un amigo suyo, Tito Parodi posteó un video con el jugador y con dos mujeres. En las imágenes se pudo ver que no había ni distanciamiento, ni mascarillas y algunas bebidas en la mesa sugerían contenido espirituoso.  

Tito Parodi y Jefferson Farfán la noche bohemia.

La dirigencia de Alianza Lima se reunió con el futbolista, le hizo saber su molestia y, según versiones desde dentro del club, el castigo a aplicar fue el descuento del 20 por ciento de su salario. No se sabe si se hará efectiva. El mismo futbolista realizó una transmisión en Instagram donde ofreció disculpas por su comportamiento. Pero allí no terminaba la historia, faltaba el castigo de la Comisión Disciplinaria de la Federación Peruana de Fútbol. El jugador brindó sus descargos de manera virtual ante esta comisión y Alianza envió también un respaldo para su futbolista. Con ello, el club victoriano solicitó que la decisión del ente salga cuando antes para planificar los partidos que se venían con o sin el jugador. 

Sin embargo, la decisión recién se conoció el martes 28 de abril y el castigo fue de dos fechas por violar el protocolo de bioseguridad contra el covid-19 de la Liga 1 2021. Específicamente por “tener contacto social con gente fuera del entorno”. Dado que no hay una escala de sanciones, la Comisión resuelve de acuerdo al reglamento y apoyada por el informe de la Gerencia de Integridad y el departamento médico. Cabe resaltar que al jugador se le hicieron dos pruebas covid-19 y en ambas el resultado fue negativo. El castigo dejó a Jefferson Farfán fuera de los partidos contra Sporting Cristal y Binacional. El jugador sí había participado en el empate ante César Vallejo. 

Documento oficial de la FPF.

Quien dejó sentada su posición sobre el castigo a Farfán fue el seleccionador Ricardo Gareca. “Los protocolos están para ser cumplidos y ser respetados. Si un jugador lo incumple y es sancionado, está bien. El mensaje que quiero dar y, que quede claro, es que las normas se tienen que cumplir y la sanción tiene que ser para todos iguales. No creo que deba haber un privilegio para algunos jugadores”, dijo el técnico de la selección peruana en una entrevista con el diario Trome.  

Documento de Alianza Lima dirigido a la FPF.

Al margen de la apelación que el club presentó para la disminución del castigo a solo una fecha y que finalmente fue desestimada por la Comisión Disciplinaria de la FPF, fuentes dentro de Alianza Lima contaron a ONCE que el club quedó muy disgustado por la resolución de la comisión. Primero por la falta de equidad al darle dos jornadas de castigo por la única que recibió el marcador de Universitario Aldo Corzo. Para la administración aliancista, lo del lateral fue, en su opinión, más grave que lo de Farfán ya que este subió a su auto a una joven luego de dejar la concentración. Pero hay más, algunas personas en Alianza Lima creen que hay una ‘cacería de brujas’ contra el club de parte de la FPF, específicamente de su presidente Agustín Lozano. Un argumento difícil de admitir porque el acto de Farfán fue de enorme irresponsabilidad por la coyuntura que enfrenta el país y por el capitán del equipo y el jugador de más alto salario de todos los futbolistas que intervienen en el torneo. 

FPF declara improcedente la apelación de Alianza Lima.

Los otros tropiezos de Jefferson Farfán 

Vamos a retroceder hasta toparnos con el primer gran escándalo de Jefferson Farfán. Este se dio allá por 2007 cuando jugaba en PSV de Holanda. El delantero ya era figura en la selección peruana y fue convocado para un partido durísimo por eliminatorias: recibir a Brasil. El duelo se jugó el 18 de noviembre del 2007 en el estadio Monumental, Farfán fue titular y el resultado fue empate 1-1. En ese momento, la selección concentraba en el famoso hotel ‘Golf los Incas’. Días después debían ir a Quito para jugar contra Ecuador, pero varios jugadores optaron por un ‘relajo’ en la propia concentración ingresando alcohol y mujeres. En Ecuador, la selección perdió 5-1 y llegó la investigación. El 28 de marzo del 2008 la Federación Peruana de Fútbol aplicó el castigo a Farfán y al resto de los involucrados: 18 meses fuera del combinado nacional y el pago de una multa solidaria de 20 mil dólares cada uno.  

Ese año 2008, Farfán fue transferido al Schalke 04. Durante su estancia en el club alemán, el delantero peruano tuvo un desencuentro con el técnico Felix Magath  por recibir, en el año 2010, a un programa de espectáculos en su domicilio en Gelsenkirchen para mostrar los lujos que tenía en el país europeo. Esto no cayó nada bien en la directiva del Schalke, ni en el técnico de aquel momento. Peor aún, ese mismo año el delantero reincidió otorgando una entrevista por teléfono a un programa de espectáculos durante la madrugada en Alemania (noche de Perú).  

Lo hizo desde la concentración del equipo, horas antes de jugar un partido importante y aún sabiendo que eso estaba prohibido. El director deportivo del Schalke 04, Horst Heldt y el técnico Magath le hicieron saber su disgusto y le aplicaron una fuerte multa. Antes de mitad de año, Farfán volvió a ser penalizado, con alrededor de 10 mil euros, debido a que se quedó conversando tras un partido y retrasó varios minutos la partida del bus de su equipo.   

Pero lo más delicado estaba por venir en ese 2010. El delantero había sido ‘indultado’ en la selección peruana, que ya tenía como entrenador a SergioMarkarián y que afrontaría amistosos en octubre. El cuerpo técnico pidió al plantel el mayor de los cuidados con la imagen del equipo. Los jugadores, incluido Farfán, prometieron buena conducta, pero el mismo atacante rompió el acuerdo. Luego del primer amistoso, contra Costa Rica en Lima el 9 de octubre, Farfán pidió permiso para pasar la noche con su familia, el comando técnico aceptó, pero el jugador no se quedó en casa: se fue a la inauguración de la discoteca Mokana, en Miraflores. Lo hizo acompañado de la polémica vedette Shirley Arica.  

Markarián y Farfán tras el indulto.

La FPF investigó el hecho pero decidió no hacer escándalo con una sanción y Farfán integró la delegación a Panamá. El atacante jugó todo el partido (derrota 0-1) y en la madrugada salió de la concentración vistiendo el buzo de la selección y junto a John Galliquio y Reimond Manco, se cambió de ropa en el camino y se dirigió al ‘Veneto Casino’, un lugar de juegos de azar y que también funcionaba como ‘night club’. Allí, según testigos, se habrían llevado a varias mujeres a otro espacio. Una falta grave que salió a luz por los medios panameños. La sanción fue apenas una separación  momentánea. En abril del 2011, el delantero viajó a Holanda, donde Perú enfrentó a Ecuador en un cruce amistoso, charló con Sergio Markarián y logró el indulto.  

En el 2014, Farfán se lesionó una rodilla y los médicos del Schalke 04 iniciaron el tratamiento. El jugador debía asistir a los chequeos pero se fue de ‘shopping’ a Miláne incumplió con dos citas médicas. Eso hizo explotar al técnico Jens Keller y a los directivos. “El comportamiento de ‘Jeff’ es inaceptable. Él viajó de compras a Milán y eso no fue bueno para su rehabilitación”, declaró en aquel momento el director deportivo del Schalke 04, Horst Heldt. El club lo multó con 15 mil euros y tomó la decisión de venderlo. En julio del 2015 aceptaron los 7 millones de euros que el Al Jazira, de Emiratos Árabes, puso sobre la mesa.  

Jefferson Farfán en Emiratos Árabes.

Volvamos a la selección. En octubre del 2015, cuando el equipo estaba mentalizado en empezar de la mejor manera las eliminatorias al Mundial de Rusia y tenía que visitar a Colombia, Farfán, que estaba lesionado, fue captado saliendo de madrugada de una discoteca acompañado de quien ya era su pareja, Yahaira Plasencia. Justamente a ella le dedicó el gol del triunfo en la tercera fecha de las eliminatorias, contra Paraguay. Sin embargo, tras el partido contra Venezuela en marzo del 2016 por la fecha 5, Farfán dio unas declaraciones polémicas: “Yo no estaba al cien por ciento y Carlos Ascues tampoco. Se regalaron dos jugadores en ese partido. Yo prefiero pensar en mi salud antes que en lo que viene”, señaló a un portal web. 

Esas palabras de Farfán generaron una total molestia del entrenador Ricardo Gareca. Farfán no fue llamado a la Copa América Centenario de ese 2016 y recién volvió a la selección en setiembre del 2017, para la fecha doble ante Bolivia y Ecuador. Ya para ese entonces, la carrera a nivel de clubes de Jefferson Farfán pasaba por no jugar, llevarse modelos a pasear en Dubai o ser protagonista de escándalos de infidelidad donde quedó mal parado. En el Lokomotiv de Rusia se quedó hasta julio del 2020, cuando pegó la vuelta al Perú. Aquí firmó por Alianza Lima y sigue agregando páginas a su archivo fuera de las canchas. 

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Gareca, la pre-lista, las Eliminatorias y la Copa América. Perú ante dos desafíos

Ver nota completa

Paolo Guerrero se va del Inter, ¿se viene a Alianza Lima?