El polémico VAR al descubierto

Antonio Ibáñez se llama el inventor del VAR y revela que el VAR FIFA es una copia incompleta basada solo en las imágenes que son manipulables. Aquí un sorprendente informe.

Daniel Yaipén
Lima. - 18 octubre 2020

La tecnología Video Assistant Referee (VAR) se estrenó oficialmente en el Mundial de Rusia 2018 con la idea de minimizar errores y ofrecer justicia al deporte rey. En apenas dos años de vigencia, su aplicación ha desatado polémicas en lugar de fallos justos y la tecnología está siendo manipulada con fines totalmente ajenos a la justicia. Si antes era un árbitro el que se equivocaba ahora existen vatios con el amparo de la tecnología para imponer fallos equivocados. Mientras los que dictaminen no sean máquinas totalmente imparciales como en el caso del tenis (ojo de halcón) o el chip en los balones para ver si toda su circunferencia traspasó la raya de gol, esta herramienta estará expuesta a ratificar errores groseros en lugar de corregirlos o a complicidades entre el árbitro en cancha y los árbitros en la sala de imágenes.

El VAR es un invento del ingeniero español Antonio Ibáñez de Alba y la patente pertenece al controvertido banquero español Mario Conde, que terminó preso por la estafa del banco Banesto. Pero la ciencia es lo que cuenta y al ingeniero Ibáñez se le ocurrió la idea tras asistir al España versus Italia en el Mundial Estados Unidos 94, encuentro en el cual el delantero español Luis Enrique recibió un salvaje codazo del defensa Tassotti que el árbitro no llegó a ver y la agresión quedó impune. La imagen del español sangrando dio la vuelta al mundo y el espectador Ibáñez salió del estadio pensando en que algo se tenía que hacer. “Yo, que nunca he sido muy futbolero, sentí una tristeza inmensa. En el transcurso de unos meses, encontré el antídoto contra las polémicas arbitrales”, contó al diario El Mundo.

Antonio Ibáñez.

El ingeniero Ibáñez había trabajado para la NASA hasta 1994. Un año después, fue contratado para ocupar un puesto en el departamento de Investigación y Desarrollo de una de las empresas de Mario Conde. “Me dieron plena libertad para investigar sobre lo que yo considerara oportuno —cuenta Ibáñez—. No tenía un horario fijo ni tampoco unos objetivos concretos que cumplir. Mi labor consistía en adelantarme 10 o 15 años a las necesidades de la gente y en plasmar todas mis predicciones en papel oficial”. En pocas palabras, iba testeando ideas novedosas de cualquier índole para “mejorar la vida humana”.

El 1º de septiembre de 1995, el ingeniero presentó la solicitud de patente de un sistema inteligente para la asistencia en decisiones arbitrales. Era el VAR. “Apliqué algunos de los avances científicos que había ido perfeccionado en Estados Unidos para realizar un control electrónico del perímetro del campo y de las coordenadas instantáneas del balón por medio de un sistema de gonios y sensores de corte conectados a varios chips”.

El VAR desató la polémica del Perú vs. Brasil.

Ibáñez también recuerda su relación con el empresario que le dio el encargo: “Me citaba en su casa de la calle Triana o quedábamos en el Ritz para que le pusiera al corriente de los avances de mis investigaciones. Cuando le hablé del sistema de asistencia arbitral, me contestó de inmediato: Antonio, patente. Era su forma de decir que la idea merecía la pena. Un minuto le bastaba para saber si un proyecto tenía o no futuro. Y rara vez se equivocaba“.

Ante los bochornosos hechos ocurridos el pasado 13 de octubre en el gramado del Nacional de Lima, el destacado periodista peruano Luis Enrique Negrini conversó en exclusiva con Antonio Ibáñez para conocer su opinión sobre cómo se viene implementando su creación. La conversación dejó más de una sorpresa.

Ibáñez reveló que el actual VAR es una aplicación defectuosa e incompleta de la versión real y por tanto carece de eficacia. “La primera patente que se creó del VAR fue mía, hace más de 20 años. Siempre he dicho que las copias que se han hecho de esta patente han sido malas copias. Las jugadas que se revisan usando solamente imágenes dan indicios de error en un 100%. No son fiables. Las imágenes son manipulables y no se rigen a la realidad” Para Ibáñez la validez del VAR no se limita únicamente al uso de imágenes sino a recursos tecnológicos de mayor precisión entre ellos la necesidad de que “El perímetro del campo debe tener bandas electromagnéticas al igual que los zapatos de futbol de los jugadores y el balón mismo para poder minimizar el error y aplicar una verdadera justicia”.


Antonio Ibáñez muestra cómo actúa su invento ante el efecto del sol y la lluvia.

 En el programa “Negrini lo sabe” el autor del VAR manifestó algo muy importante que hace presumir intereses detrás de quienes han dispuesto la aplicación del sistema de asistencia a los árbitros: “¿Por qué no hacen estas implementaciones que son muy económicas y sencillas de hacer? Si ya copiaron lo primero que terminen de copiarlo entero, que lo terminen de plagiar. Si quieren yo los autorizo a que me plagien, con tal que le den al futbol esa verdad para la que fue creado el VAR. Ahora lo que hay es mucha confusión y desprestigio hacia el VAR por esa mala copia que han hecho, no entiendo por qué no se hace si es rápido. Con la tecnología de hoy es muy sencillo. Yo me comprometería en hacerlo en un mes, quedaría instalado con una funcionalidad perfecta, yo suplico desde aquí que se haga para que se hable bien del VAR y mi invento cumpla la función para el que fue creado. Actualmente no se merece que se hable bien del VAR porque le faltan elementos imprescindibles para tener un buen funcionamiento. Yo tengo todos los estudios y se los puedo brindar, porque yo imaginaba estos problemas con este tipo de jugadas hace 20 años. Las imágenes únicamente no son suficientes para imponer justicia”.

Ante la consulta de Negrini sobre si tuvo la oportunidad de ver las imágenes del Perú vs Brasil?, el inventor del VAR respondió: “Te puedo decir una (segundo penal a favor de Brasil) donde con las dos cámaras que se ven es imposible saber qué jugador toca el balón o no, donde tienen los pies. ¿Dónde estaban las imágenes de las demás cámaras que estaban grabando en esos momentos con distintos ángulos? Con las imágenes que consultaron no se puede ver la verdad de lo que pasó realmente”. Sobre el Perú-Brasil, Ibáñez añadió: “Yo he visto las imágenes porque me gusta ver cómo trabajan, y en ese partido hubo un mal uso del VAR. Si hay intereses grandes en juego podemos pensar que hubo malicia en el manejo para que gane un equipo. A mí siempre me ha gustado decir la verdad y pudo haber una manipulación”.

Estas apreciaciones del científico español conducen a un escenario que aún no se plantea. ¿Y si la FIFA dispuso este VAR incompleto para manipular en lugar de impartir justicia? Se debe tener en cuenta que el máximo ente del fútbol mundial no es, precisamente, una entidad aplicada a la ética sino más bien es administradora de enormes intereses económicos. Tener un VAR realmente científico no le sería muy útil en función de los poderosos intereses en juego; en cambio un VAR basado solamente en imágenes y sujeto a la manipulación de los operadores que no siempre quieren revisar todas las imágenes, es mucho más funcional para una FIFA que se viste en apariencia de justiciera pero dispone una herramienta que se está viendo es polémica por el mal uso que se le da y que está trastocando al fútbol a tal punto que el momento máximo de la celebración de un gol tiene la duda de ¿qué dirá el VAR? y una alegría sujeta a suspenso es simplemente un disparate.   

Los árbitros tienen que lidiar entre la pasión y la tecnología.

Por eso es importante esta precisión del ingeniero Ibáñez: “Yo siempre me he quejado de que solo con las cámaras no es posible tener una fiabilidad completa. En función de los grados en que se tomó la imagen de esa determinada cámara, yo puedo coger la cámara 6 y no la 5 y eso me va a dar una semi-verdad porque puedo tener un interés particular. Las cámaras son totalmente manipulables por los árbitros que estén a cargo, por eso es tan importante que estén todos los elementos completos y no solo las cámaras para dictaminar. En el VAR se deberían ver imágenes que te muestren los 360 grados de la jugada y solo muestran las 4 o 5 cámaras que están captando una imagen lateral donde no se puede apreciar nada. Por favor que apliquen los chips en los zapatos de futbol, que apliquen la tecnología en las bandas pintadas de blanco y en todo el perímetro del campo como fue la patente original. Solo ahí tendremos un fútbol claro, sincero y verdadero porque se podrá comprobar todo. El árbitro no podrá decir no veo esto o aquello, porque tendrá los datos técnicos de cómo, dónde y en qué posición estaba el jugador. No una imagen manipulable, sino una distancia en orden de milímetros. De ese modo, no tendremos ese grave problema de manipulaciones cuando hay tanto en juego”.

Otra de las voces autorizadas que también se pronunció fue Javier Quintana, ex secretario de la FPF y un hombre con amplia experiencia en el futbol. En una publicación del diario El Comercio se refirió a las acciones que deben tomar los dirigentes para evitar problemas en el resto de las Eliminatorias Qatar 2022. En tal sentido señaló que “El arbitraje de Bascuñán debe ser una señal de alerta para la FPF. Se debe buscar unión con otros países para protestar. Se debió reaccionar antes pero manejaron todo en privado”.

Interrogado sobre la posibilidad de que se objete el uso del VAR en Sudamérica, Quintana  manifestó que “Por supuesto, cuando estuve en la Comisión Legal de la FIFA discrepé del VAR, siento que distorsiona el futbol. Mira en lo que se ha convertido todo, Se demoran más de cinco minutos en resolver las cosas, es inaudito. Hay alargues de ocho o nueve minutos, es momento de que Perú cuestione todo esto. Toca hacerse sentir”.

El VAR no revisó la previa mano de Neymar.

El VAR no utilizó todas las imágenes para determinar si hubo o no penal.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Mi primer mundial

Ver nota completa

Árbitros vs. hinchas: el lado oscuro del corazón