/

El soborno a un árbitro y el rol de un hombre de Lozano

Un celular incautado en la detención a un empresario chiclayano, reveló audios y mensajes vía whatsapp que destaparon otro caso de corrupción. Esta vez el soborno a un árbitro.

Umberto Jara
- 10 enero 2021

En las últimas horas, la Comisión Nacional de Árbitros (CONAR) recibió una denuncia del club Sport Chavelines señalando que el el árbitro Miguel Santiváñez de la Cruz fue sobornado para favorecer al club Alianza Atlético Sullana en el partido jugado, el 23 de diciembre pasado, contra Sport Chavelines y en el cual se definió el pase a la final de la Liga 2. Sobre el tema Juan Sulca, que se desempeñaba como presidente de la CONAR cuando ocurrió el hecho, señaló que “Tras recibir la denuncia procedimos a enviar la información a las autoridades de la FPF y ponerles en conocimiento. También procedimos a la suspensión de actividades de Miguel Santiváñez y se lo comunicamos a Conmebol”.

Los hechos que demuestran la existencia del soborno han sido investigados por ONCE y esta es la historia en detalle.

El día 6 de enero de 2021, en la ciudad de Chiclayo fue detenido Juan Edmundo Merino Aurich, controvertido ex presidente del club Juan Aurich. Ese día Merino fue protagonista de un episodio delictivo: secuestró a una persona para obligarla a que le transfiera un vehículo Mercedes-Benz en pago de una supuesta deuda. La intervención de la Subunidad de Acciones Tácticas (SUAT), miembros de la Comisaría de La Victoria y Radio Patrulla de Chiclayo permitió la liberación del ciudadano Víctor Andrés Rubio. El empresario Juan Merino Aurich —miembro del entorno del presidente de la FPF, Agustín Lozano Saavedra— quedó detenido en la División de Investigación Criminal (Divincri) bajo los cargos de Secuestro y Extorsión.

Juan Merino Aurich detenido por la PNP.

Nada hacía suponer que la detención del empresario Merino terminaría teniendo conexión con los partidos que definieron el ascenso de la Liga 2 a la Liga 1. Es necesario detenerse un momento para dar un contexto que permita entender mejor esta historia. Los dos equipos clasificados para jugar la final de la Liga 2 en diciembre pasado, fueron Alianza Atlético de Sullana y Juan Aurich de Chiclayo. Ambos elencos lograron superar las semifinales derrotando a Sport Chavelines y a Unión Huaral. Aquellos dos encuentros terminaron con reclamos por gruesos y sospechosos errores arbitrales.

Hasta aquí parecía haberse consumado un capítulo más de los extensos capítulos que, desde hace años, vinculan a Agustín Lozano y miembros de su entorno en oscuros episodios de arreglos arbitrales en los torneos de ascenso y en la Copa Perú. Precisamente, esta semana apareció implicado en un caso de soborno a un árbitro, un personaje que tiene una directa relación con el presidente de la FPF.

Agustín Lozano y Juan Merino Aurich, amigos de copas deportivas y otras.

Cómo aparecieron las pruebas

Cuando los miembros de la policía en Chiclayo, detuvieron al empresario Juan Merino Aurich le incautaron, como es de ley, su teléfono celular. La sorpresa asomó al revisar el contenido, pues, encontraron reveladores audios y mensajes de WhatsApp en los cuales se hacía referencia a un soborno que implicaba al árbitro que tuvo a su cargo el partido Alianza Atlético de Sullana versus Sport Chavelines.

En efecto, estos clubes disputaron, el 23 de diciembre de 2020, la semifinal de la Liga 2 y Alianza Atlético logró el pase a la final gracias a un cuestionado arbitraje que perjudicó a su rival Sport Chavelines. Al revisar los archivos se pueden constatar las críticas por un penal mal cobrado y se puede identificar al referí: Miguel Santiváñez De la Cruz, un personaje cargado de antecedentes por arbitrajes sospechosos.

Árbitro Miguel Santiváñez de la Cruz.

Dos días después de la detención de Juan Merino Aurich, el presidente del club Coopsol, Freddy Ames, difundió un tuit con este mensaje: “Tenemos en nuestro poder audios y videos que hoy son públicos y que comprometen a un árbitro de fútbol en amaño de partidos para favorecer a un club y a la cadena de apuestas, exigimos una profunda investigación a FPF no podemos permitir que el dinero tuerza un resultado”.

En los días siguientes en las redes sociales empezaron a circular audios y capturas de pantalla de mensajes vía WhatsApp que, efectivamente, se referían a un soborno. ONCE ha realizado una minuciosa indagación sobre el material mencionado, ha cruzado fuentes y corroborado versiones y lo que existe son evidencias incontestables de un soborno que permitió al club Alianza Atlético de Sullana acceder a la final de la Liga 2 y lograr el ascenso a la división profesional tras vencer al Juan Aurich de Chiclayo. Se añade que uno de los directamente involucrados en el soborno que favoreció a los sullanenses es, curiosamente, el ex presidente del Juan Aurich, Juan Merino Aurich un empresario que parece preferir las ganancias antes que los colores de un club que lleva el apellido de su familia.

El árbitro sobornado

Miguel Santiváñez arbitra profesionalmente desde 2008 y su trayectoria lo muestra con un nivel de regular para abajo. A nivel internacional no existe, pues, apenas dirigió dos partidos en la Copa Sudamericana (uno en 2014 y otro en 2015).

A lo largo de su carrera ha protagonizado arbitrajes polémicos envueltos en la sospecha. El 2020, Santiváñez fue elegido desde La Videna para arbitrar también en la Liga 2. Lo curioso es que solamente había dirigido un encuentro (Comerciantes Unidos 2 Unión Huaral 3) antes que le encargaran directamente una de las semifinales: el cruce entre Alianza Atlético de Lander Aleman contra Sport Chavelines. El partido se jugó el 23 de diciembre en el Estadio San Marcos en visperas de Navidad. Sullana ganó 4-2 y los comentaristas coincidieron en afirmar que el de negro influyó directamente en el resultado.

Sport Chavelines ganaba 1-0 con gol de penal de Carlos Orejuela y aguantaba bien los embates del rival. A los 50 minutos los sullanenses lucían nerviosos viendo cómo se alejaba el pase a disputar la final. Entonces, Carlos Correa de Alianza Atlético fingió una caída en el área y el árbitro Santiváñez cobró penal a pesar de que no había existido una falta.

Video que muestra el escandaloso cobro de un penal que no fue.

Con esa pena máxima Sullana empató y luego dio vuelta al encuentro para meterse a la final que luego ganaría. Hubo otro detalle: el juez cobró un tiro de esquina que no fue y que permitió a otro gol sullanense. De paso sacó cinco tarjetas amarillas a los jugadores de Chavelines y a los ‘churres’ les aplicó dos, digamos, para decorar.

Las evidencias del soborno

Lo antes relatado podría tomarse como un partido en que el árbitro estuvo desacertado sino fuera por los audios y las conversaciones vía WhatsApp que la policía detectó en el teléfono móvil del empresario Juan Merino Aurich.

Los mensajes corresponden a comunicaciones en las cuales el árbitro Santiváñez conversa sobre sus decisiones en ese partido. A continuación la transcripción de las conversaciones entre el árbitro sobornado y el intermediario de Alianza Atlético de Sullana, Juan Merino, encargado de acordar el pacto ilícito.

22 de diciembre un día antes del partido Alianza Atlético vs. Chavelines

Santiváñez: Que no sea gil tu amigo, menos que se vaya de boca con el coach.

Merino: Ok

Santiváñez: Ahí sí sueno, por mi pata. Y mando al carajo todo.

Merino: Ya hermano tranquilo, mañana te llamo pero todo ok positivo.

23 de diciembre el día del partido Alianza Atlético vs. Chavelines

Merino: Hermano qué fue

Santiváñez: Ya estoy en el estadio. Pero así lo que quedamos ayer. Hablamos mas tarde.

Merino: Llámame urgente. Un minuto. Una consulta personal. Lo otro ya está cerrado. No quedemos mal. Es algo mío. Viejo a los 90 minutos va? Aparte le meteré unos riquísimos yo de 4 lucas que tengo a ese tiempo, no me falles hermano.

(Dato importante: Merino menciona apostará al ganador del partido y a la opción de que el encuentro concluya en los 90 minutos sin ir a suplementario. Más adelante veremos que esto se confirma).

Merino: Yo garantizo con mi nombre. A las 6 me llamas a donde irá mi chofer. Un abrazo. Borra todo. Solo confirma.

 Santiváñez: Afirma.

Merino: Si va a los 50 pero a los 99 minutos. No quieren sufrir.

Santiváñez: 90 tenemos que matar todo.

Merino: Ok. Hermano.

Santiváñez: Me voy.

Merino: Te agradezco con este favor, voy a estar en deuda contigo. Borra todo.

Santiváñez: Dale chino. Abrazo. Y a cruzar los dedos.

Merino: No, tú eres mi pata y me juego todo.

Santiváñez: Que no se agüeven. Tal cual. Borrando todo.

Merino: Ok.

Comunicación después del partido ganado por Alianza Atlético Sullana conforme a lo pactado.

Merino: Hermano. Esta apagado.

Santiváñez: Jaja. Seguro que sufriste. Av. Circunvalación 2585. Todo + 1 penal.

Merino: jajajaja

Santiváñez: No te olvides

Merino: Muy diplomático. No te preocupes.

 Santiváñez: La edad pues amigo.

Merino: jajajajajajaja

Santiváñez: Al final todo Chave (Chavelines) me hizo reclamar el primer penal. Que nunca existió.

Merino: jajajajajaja

Santiváñez: La pelota está en tu cancha.

Merino: (Pone como respuesta la foto de los tickets de apuesta)

Santiváñez: A la mierda. Provecho. Borra toda la conversación.

Merino: (Pone una fotografía contando el dinero ganado en la apuesta) Le metí a gana gol púa cobrando hermano. Jajajajaja

Santiváñez: Felicidades.

Merino: Sufrí pero gané algo, de aquí te llamo en unas horas.

Santiváñez: Ok.

Esta conversación concluye a las 17:58 horas y se reanuda a las 20:12 el mismo día 23 de diciembre de 2020 después de que terminó el partido objeto del soborno.

Merino: Qué fue?

Santiváñez: Cuando se sufre se goza más.

Merino: Puedes hablar?

Santiváñez: Estoy en reunión zoom. Dame unos minutos y te llamo.

Merino: Avísame para llamarte video llamada. Todo ok.

Santiváñez: Ok. Juan mañana mejor. De repente la cago hoy. Mañana a las 10. Así estamos tranquilos los 2.

Merino: (Responde con un audio) Viejo de mí nunca desconfíes pero yo creo que es lo mejor hermano. Con más tranquilidad mañana en la mañana. No te preocupes. Mañana en la mañana va a ir el pata.

Santiváñez: Hoy quiero celebrar y tranquilo.

Merino: (Responde con un audio) Ya mi hermano. Mañana temprano entonces. 10 en punto en tu casa. Ya tengo la dirección.

Santiváñez: Dale.

Comunicación jueves 24 de diciembre 2020

Santiváñez: Hola Juan. Qué fue?

Merino: (Responde con un audio) Hermano ya ahorita mando. Estaba esperando tu llamada, más o menos a las 10 pero me acabo de levantar también. Lo voy a llamar al pata para que vea a verte a tu casa ahí en la dirección que me mandaste verdad.

Santiváñez: Dale me avisas. 2585 Circunvalación. Cuando esté afuera me avisas.

Merino: Ok.

Existen otros diez audios de Juan Merino Aurich que están relacionados con el directivo responsable de haber pagado el soborno y con la persona que se encargó de entregar el dinero al árbitro Miguel Santiváñez en la dirección que éste señaló. Presentamos tres de esos audios que claramente prueban que existió el soborno para favorecer al club Alianza Atlético Sullana que preside Lander Aleman.

Audio 1: La situación, mi hermano, es que se cumplió el objetivo de un partido que estaba atrás. Es muy diferente si él no cobra ese penal que no fue, el otro equipo podía meter un segundo gol y se acababa el partido para Sullana. El empate temprano cambia el juego porque el equipo agarra confianza. Lo importante es que se cumplió. Ahora sí dile a Sergio que me llame para ver cómo hacemos y para ver dónde lo mando al chofer.

Audio 2: Y el córner que no fue, pues. No fue córner ese que saca el arquero y vino el segundo gol. Él me dijo yo hago partidos inteligentes, ustedes tranquilos, yo les entrego su partido ganado. Y hace partidos inteligentes, sabe en qué momento. Nadie va a discutir su arbitraje ¿O me equivoco?

Audio 3: Mira Júntate con Sergio de una vez para que me llames y me digas cómo es también la parte de nosotros, de las otras 20 lucas que hay. Hue.. ha sido un partido clave, si no cobraba ese penal ese partido se venía abajo. Rápido nomás tuve que cobrarlo me dijo.

Lo expuesto a lo largo de este informe lleva a las siguientes conclusiones:

1.- Existió el soborno al árbitro Miguel Santiváñez.

2.- El intermediario entre el árbitro y el club Alianza Atlético Sullana fue Juan Merino Aurich, el empresario detenido hace una semana acusado de secuestro y extorsión.

3.- Juan Merino, el encargado de contactar con el árbitro y pactar el soborno, es un hombre directamente vinculado al presidente de la FPF.

4.- Alianza Atlético de Sullana pasó a la final de la Liga 2 con un partido amañado y luego logró el ascenso a la Liga 1.

Surgen también las siguientes preguntas:

1.- ¿Es cierta la versión de que el dinero para el soborno provino del presidente de Alianza Atlético de Sullana, Lander Alemán?

2.- ¿Es cierta la versión de que Agustín Lozano conoció este hecho pero guardó silencio y lo sigue guardando?

3.- Conocidas estas evidencias ¿se pronunciará el presidente de la FPF y procederá a tomar acciones descalificando el ascenso de Alianza Atlético de Sullana?

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

¿Quién es Juan Merino Aurich?

Ver nota completa

Historias de técnicos