/

Farfán: el ‘10’ en un dilema físico

ONCE pudo conocer el resultado de la resonancia magnética a Jefferson Farfán. La 'Foquita' viene siendo evaluado cada mañana por el cuerpo técnico de la selección peruana. Su titularidad ante Paraguay está en duda.

Aníbal Ingunza
Lima - 5 octubre 2020

El guion de la película sobre la vida de Jefferson Farfán está sobre la mesa. El guionista trae una hoja más y la adjunta. Hay un capítulo extra, escenas post-créditos o como quieran llamarlo. El delantero de la selección peruana vive un momento más que trascendental en su carrera. Entrena en La Videna con la selección peruana con miras a los partidos ante Paraguay el 8 de octubre y frente a Brasil el 13. Farfán va por otra eliminatoria, pero el camino esta vez será más duro. 

Sería la quinta eliminatoria que dispute el atacante de 35 años —el 26 de octubre cumplirá 36— y es todo un récord para su reconocida trayectoria. Con solo 19 años jugó su primera carrera hacia un Mundial, en aquel momento el de Alemania 2006. Curiosamente esa primera eliminatoria fue la más fructífera en goles (siete). Rumbo a Sudáfrica 2010 no anotó ninguno, mientras que hizo cinco tantos en las eliminatorias a Brasil 2014 y cuatro en el sendero que nos llevó a Rusia 2018, cortando la mala racha que se arrastró por 36 años.

Sin embargo, en la actualidad hay más de un problema.  Jefferson Farfán llega sin ritmo de competencia ya que solo disputó 75 minutos en todo este año 2020. Lo hizo tras regresar a jugar con Lokomotiv de Moscú, club que decidió no renovarle el contrato debido a su edad y por un tema médico. Pero si ya ese percance era una traba para los planes de Ricardo Gareca, el segundo es aún más delicado y se trata de una lesión en una de sus rodillas que amenazaría su continuidad no solo en las eliminatorias, también en su carrera futbolística. Pero ¿cuál es la gravedad de Farfán? ONCE te cuenta los detalles.

Farfán y Ricardo Gareca.

El 22 de junio del 2019, en el estadio Arena Corinthians, Jefferson Farfán, sin saberlo iba a jugar su último partido en mucho tiempo. Por la tercera fecha de la fase de grupos, Perú cayó goleado 5-0 ante Brasil en la Copa América que la ‘canarinha’ organizó. La ‘Foquita’ jugó en el centro, de ‘10’, por detrás del único delantero, Paolo Guerrero. Su desempeño su negativo igual que todo el equipo. Pero el jugador completó sin problema los 90 minutos. En ese momento, nadie anticipó lo que estaba por suceder.  

Al día siguiente, el domingo 23 de junio, cuando el brillo del sol se asomaba al mediodía, Farfán abandonó la concentración de Perú, en un hotel en Sao Paulo. El hecho fue una verdadera sorpresa. La selección se encargó de anunciar su salida y el diagnóstico nos dolió a todos: el jugador sufrió un desprendimiento del cartílago de la rodilla izquierda y su recuperación iba a demorar cinco largos meses. Aquel domingo, Farfán había amanecido con una fuerte inflamación en la rodilla y debieron retirarle líquido. Esa misma mañana se le liberó para que realice el tratamiento.  

Luego de una delicada operación en una clínica de Barcelona. Un agradecido Jefferson Farfán posteaba un mensaje en su cuenta de Instagram adjuntando una foto de su pierna totalmente vendada. “La mejor cura para recuperarte de una lesión, eres tú mismo. Gracias a todos por los mensajes de cariño, se los agradezco de corazón. El ‘10 de la calle’ anda herido, pero no muerto”, publicó. Era el momento entonces de tomar un descanso por parte de la ‘foquita’ que vio por televisión los 8 partidos que jugó Perú cerrando aquel 2019 y  los 27 que disputó su equipo, el Lokomotiv de Moscú.  

El mensaje de Farfán tras su operación.

El 2020 golpeó a Farfán. El delantero recibió el alta médica para aumentar las cargas de trabajo en el mes de enero y el 16 de marzo regresó a las prácticas con el plantel dirigido por Gareca. Fue el mes donde la pandemia comenzó a arrebatarle la vida a miles de peruanos. Farfán también se sumó a las estadísticas de lo contagiados en mayo. Su aislamiento terminó en junio, pero volvió a resentirse de temas musculares y recién el 12 de julio la ‘Foquita’ volvió a jugar. Ingresó al minuto 81 del partido contra UFA y más allá de anotar el empate, jugó solo 15 minutos. 

Luego volvió a saltar al campo contra el CSKA (25 minutos) y ante Ural (35 minutos) y allí terminó su aventura con Lokomotiv. El 5 de agosto el club anunció la no renovación de contrato del peruano.  Una despedida en el estadio y los abrazos respectivos bajaron el telón a su paso por Rusia. El jugador hizo entonces las maletas y el 16 de agosto pisó suelo peruano ingresando al país vía Tumbes. Dos días después, y previo despistaje de Covid-19, Farfán empezó a trabajar en la Videna bajo las órdenes del preparador físico Adrián Vaccarini y la supervisión de Néstor Bonillo.   

El entrenamiento de Farfán incluye una minuciosa terapia.

Desde ese día, la ‘Foquita’ trabajó de lunes a sábado con la mira puesta en mejorar su estado físico y fortalecer su rodilla izquierda. Todo el cuerpo técnico y médico de la ‘bicolor’, así como el propio terapista personal del jugador, Mauricio Alzate, siguieron atentos cada movimiento. No se le exigió más de lo recomendado. La semana del 31 de agosto, Ricardo Gareca había planeado un entrenamiento, pero Farfán no trabajó con el grupo. Es más, el viernes 4 de setiembre hubo fútbol, un partido de práctica, y él no participó. La preocupación comenzó a ser mayor. 

Ya solo quedaba ver qué podía pasar con el jugador cuando arrancaran los entrenamientos con el grupo de convocados el lunes 28 de setiembre. Lo que sucedió fue como una ‘montaña rusa’. El primer día, Farfán no trabajó en campo con el resto de los convocados y se dedicó a realizar ejercicios en el gimnasio y terapia. El martes 29 entrenó con el grupo en la cancha principal, pero el miércoles 30 no lo hizo. El jueves 1 de octubre se lo volvió a ver en el campo con el resto de sus compañeros. Estos ‘idas y vueltas’ eran porque al futbolista se le volvió a inflamar la zona operada.  

Una lesión pasada podría impedir la titularidad de Farfán contra Paraguay.

ONCE pudo conocer que el resultado de la resonancia magnética a Jefferson Farfán arrojó que el jugador no está en condiciones para un partido de alta competencia. Si lo hace, corre el riesgo de dañarse aún más la zona del cartílago y, con ello, poner el riesgo su salud y cualquier deseo de mantenerse en actividad. La recomendación del cuerpo médico sería que no participe de los duelos eliminatorios. Es entonces, cuando el futbolista tomó la palabra y manifestó que puede poner el 101 por ciento para estar en esos partidos. Sea como titular o como pieza de recambio. 

Tras esa junta, Farfán participó de gran parte del entrenamiento este viernes 2 de octubre. Lo hizo como enganche y dejando en claro que sería Raúl Ruidíaz quien reemplace a Paolo Guerrero. La ‘Foquita’ no mostró molestias, pero cada mañana será evaluado. La decisión, por ahora, pasa por el deseo del jugador que incluso, sería el capitán del equipo ante la ausencia del ‘depredador’. Además, Farfán sabe que ya les marcó a los paraguayos en dos eliminatorias (2006 y 2018) y puede ir por más en Asunción.  Allí donde la escena post-créditos de su película espera ser filmada.  

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Las dos caras de Ruidíaz

Ver nota completa

Se acabó el mate de coca de Paolo Guerrero