/

Jefferson Farfán, ¿el tinte del pelo o el tinte del crack?

El crack retorna a Alianza Lima con 36 años. En su presentación lució un nuevo look. Lo que los hinchas esperan es el look del fútbol y el gol.

Mario Fernández
Lima. - 28 marzo 2021

Argentina con goles de Nicolás González y Lautaro Martínez la noche del 17 de noviembre del año pasado, derrotado 0-2 a Perú en el Estadio Nacional por la cuarta fecha de las Eliminatorias del Mundial de Qatar 2022. Una derrota con un Ricardo Gareca sentado sin cruzar palabra alguna y muy abatido no solamente por la caída sino por lo mal que se había jugado ante el equipo albiceleste, cuando de repente en el camarín nacional se dejó oír la voz firme de Juan Carlos Oblitas, director deportivo de las selecciones nacionales. Oblitas, dígase de paso, siempre ha sido un personaje frontal y cuando las cosas se tenían que decir las expresaba en directo.  

Fuentes confiables refieren que Juan Carlos les dijo a los jugadores: “En el fútbol se puede jugar bien o mal, ganar o perder, pero eso sí entregando todo, pero no como esta noche: sin ganas, sin muestras de reacción y para colmo con cabellos pintados, rulos y huevadas de por medio”. En aquél partido el arquero Pedro Gallese lució pelo enrulado amarillo, Luis Advíncula blanco plomizo, Christian Cueva blanco y en ese mismo camino de ser ‘otro con pelo distinto’ Raúl Ruidíaz.

Toda esta figura viene a cuento por la forma como Jefferson Agustín Farfán Guadalupe, la flamante contratación de Alianza Lima se presentó con su familia en pleno el pasado martes flanqueado por Miguel Pons, administrador del club y Miguel Bellina, gerente deportivo. Todos felices porque el delantero, se dice, ya ha superado el largo período que lo tuvo alejado de las canchas por lesiones especialmente en su última temporada por el Lokomotiv de Rusia. Su cabello corto y totalmente blanco era el preámbulo para las palabras que luego expresara ante los periodistas con una frase que selló su feliz incorporación al club que había dejado hace 17 años cuando se fue a jugar al PSV Eidhoven de Holanda: “Quiero retribuirle al Alianza Lima todo lo que hizo por mí”. Y claro que el Fondo Blanquiazul también le va a retribuir en grande su aporte futbolístico con una mensualidad que empezó en 50 mil dólares mensuales y parece llegar al borde de los sesenta mil con sponsors adicionales. 

Presentación oficial de Farfán en su regreso a Alianza Lima.

Lo cierto que Jefferson Farfán ya entrena con su reluciente ensortijado blanco y cabría preguntarse si algunos de sus compañeros —el ‘Zorrito’ Wilmer Aguirre en primera fila por estar tan unido a él por una antigua amistad— seguirán su ejemplo ya que este fenómeno de salir en vez en cuando con distintos tipos de tinte capilar es ya una reiterada costumbre en el deporte en todas partes. Por ejemplo, en el seleccionado mexicano Javier ‘Chicharito’ Hernández y Miguel Jayún se pintaron el pelo para hacer creer a la afición “la unión que había en el equipo nacional tricolor”Leo Messiha pasó en un momento de castaño a rubio platinado. Ese 2016 dijo: “Metí este cambio para empezar de cero; venía de mucho lío y de cosas que me habían pasado, y me dije hay que romper con todo esto” tras ser eliminado en la Copa América Centenario. A él se unieron su compatriota Sergio ‘Kun’ Agüero, el brasileño Neymar, el colombiano James Rodríguez y el francés Paul Pogba. 

Vayamos al fútbol nuestro con esta pregunta: ¿por qué algunos jugadores se pintan el pelo? Se pensaría, a simple vista, que quizá más les importa su vida social que la futbolística. Que las chicas y los fans se fijen en ellos fuera de las canchas.  

El periodista y psicólogo Ricardo Montoya Descalzi nos dice al respecto que el ‘look’ de Farfán busca seguir la moda que llega de afuera “y que muy bien puede estar reflejado en el cuento Alienación de Julio Ramón Ribeyro donde el zambo protagonista, Roberto López, siempre buscó parecerse a un rubio de Filadelfia para que así Queta, a la que todos querían como enamorada, se fijara en él”. Añade que Roberto hasta se cambió de nombre y se hacía llamar Bob y después Bobby. Farfán sigue con su nombre Jefferson, que mucho tiene de inglés. 

Añade Montoya Descalzi que Jefferson, con cabello pintado o no, “está llamado a ser líder porque hoy este equipo aliancista no tiene un verdadero líder; todo lo que haga él se va a notar en sus demás compañeros y por eso mismo está obligado, esta vez, a llevar al equipo por el camino que su numerosa hinchada y dirigentes esperan”. Le pregunto a Montoya Descalzi si otros compañeros aliancistas se teñirían el pelo como Jefferson y la respuesta es: “Si sigue siendo una moda (teñirse el pelo) a lo mejor más de uno se anima”. 

Por el lado del plantel aliancista, Wilmer Aguirre no dudó en decir que llegado un momento del campeonato, él también podría teñirse el pelo “a pesar de mi edad (37 un año más que Jefferson) aunque la verdad nunca me interesó hacerlo, pero la moda es la moda y si es para bien del equipo, en buena hora”. El ‘Zorrito’ recordó que cuando jugó por el San Luis de Potosí en el fútbol mexicano, el equipo de Chiapas salió a jugar íntegramente con el pelo pintado y melenudo por estar esa zona en la parte de la selva del país azteca. El ‘Zorrito’ se mostró feliz de volver a jugar al lado de Farfán “porque su incorporación le dará peso y categoría por las grandes condiciones que reúne sin dejar de mencionar que por ser muy bromista arma chacotas y eso siempre es bueno en todo equipo”. 

Waldir Sáenz a la par de expresar que con pelo pintado o no ya la sola presencia de Farfán le da un plus a la Liga1 del campeonato local. ¿Qué por qué se pintó el pelo? Es un asunto muy personal y acá Jefferson sabrá por qué se lo hizo así. Sólo pensemos que con él el torneo de la Liga1 tendrá realce y calidad ¿Qué si yo me hubiera pintado el cabello? No lo sé. No existía esa moda”. 

 

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

El partido que le ganó Alianza Lima a la FPF en la cancha del TAS

Ver nota completa

Las voces del periodismo: ¿Lozano y la Comisión de Licencias se tienen que ir?