Jesús Alzamora: “Con el Comando Sur presente, no nos íbamos al descenso”

Actor, mago, conductor y presentador de televisión. Ha jugado Futsal en torneos internacionales. Aquí su visión sobre el fútbol y sobre el descenso de Alianza Lima, el club del cual es fanático.

Jesús Alzamora. Foto: La República.
Daniel Yaipén
Lima. - 16 diciembre 2020

Cuando uno menciona el nombre de Jesús Alzamora sabe que está ante un personaje público con una capacidad camaleónica de adaptarse a diferentes formatos y diversas situaciones de vida con bastante éxito.

Sin embargo, no todos conocen que, desde sus veinte años, fue un destacado y talentoso volante de futsal que incluso jugó en torneos sudamericanos. En esta entrevista con ONCE, Alzamora cuenta detalles que marcaron los valores de vida con los que se maneja y que lo han llevado a tener éxito en la mayoría de actividades emprendidas. Confeso fanático blanquiazul no duda en dar su visión acerca del descenso del cuadro aliancista.

Tú eres mago y te encanta el fútbol, se dice que ambos son el arte de la ilusión y el engaño, ¿coincides con eso?

Sí, a mí me gusta mezclar las cosas que hago en una forma hasta arbitraria se podría decir. El fútbol en esencia es ilusión, finta, hasta cierto punto engaño, los cuales son puntos coincidentes con lo que se logra en un buen show de magia. Yo he usado elementos del fútbol para hacer trucos de magia y ha sido espectacular.

La magia de un hincha.

¿Cuándo nació en ti el bichito por el fútbol?

Recuerdo que tenía como tres años cuando me obligaron a ir a unas clases de Karate para aprender a defenderme y nunca le encontré el gusto a esa disciplina, sin embargo, cuando tenía seis años tuve mi primer taller de fútbol en el colegio e instintivamente supe que ese deporte iba a ser una de mis pasiones más fuertes.  Con los años descubrí en el fútbol una herramienta de vida impresionante que te puede ayudar a ser líder, a adquirir el sano gusto de siempre salir a ganar, a entender que a veces te tocará perder y toca bancártela, pararte y volver a intentarlo. Experiencias de vida que nos brinda este lindo deporte.

Se dice que como juegas en la cancha eres en la vida, ¿compartes eso?

Totalmente de acuerdo. En mi caso a mí no me gusta perder ni en la pichanga en el parque de tu casa y así soy en todos mis proyectos de vida. Considero que tengo un sano instinto de competir siempre para ganar todo lo que sea posible en buena lid. Yo tuve la oportunidad de competir a nivel internacional representando a Perú en torneos de futsal con los equipos más rankeados del continente y considero que ese nivel de competencia me ayudó mucho a formar el carácter que tengo hoy en día.

Dices que representaste a Perú a nivel internacional, ¿jugaste en la selección de futsal?

Con la selección no, pero con mi equipo “La Sonora” jugamos 3 Merconorte –una especie de Copa Libertadores en futsal– representando al Perú. Enfrenté a los campeones de Colombia, Argentina, Ecuador y Brasil en partidos de ida y vuelta. Imagínate que estuve en la misma cancha en un partido oficial contra Falcao (brasileño considerado entre los top del futsal a nivel mundial). Haber vivido dentro de la cancha esos años a mí me sirvieron de mucho en todo aspecto. Yo no soy de las personas que separan la vida del deporte ni al deportista de la persona. Para mí eres uno y lo demuestras en todos los ámbitos en los cuales te desarrollas.

Empezó jugando fulbito escolar y llegó a torneos internacionales de Futsal.

¿Qué enseñanzas de vida te dejaron esas experiencias?

Muchas como entender por qué te lesionas justo en tu pico de rendimiento y tienes que perderte de participar por lo que tanto habías luchado o tal vez que te manden a la banca sin explicación alguna y no bajar la guardia para cuando te den una nueva oportunidad. Esas dos situaciones se repiten en nuestra vida cotidiana y el deporte te da como un entrenamiento especial para saber manejarlas cuando te vuelven a pasar. Otra cosa muy relevante para mí es luchar en equipo por un objetivo en común para todos. Eso te ayuda a trabajar mejor en lo familiar, laboral o cualquier ámbito que se te ocurra en la vida.

¿Qué personaje para ti reflejaba esa forma de sentir el deporte?

A pesar de que no es futbolista, uno de mis ídolos más grandes desde chico es Michael Jordan, después que pasaron el documental de su vida en Netflix, corroboré muchas cosas que pensaba de él. Su mensaje hace un contrapeso en un país como el nuestro donde a veces hay miedo por buscar ser los mejores. Si bien es cierto, hemos mejorado, pero aún hay un cierto tufillo pusilánime que critica al que se siente bueno y expresa abiertamente querer ser el mejor, eso me revienta.

Partiendo de esa premisa, ¿cómo eres cuando estás en competencia?

Yo siempre apunto a lo más alto, me encanta la idea de ganar constantemente. Después igual se acepta cual sea el resultado, pero uno siempre tiene que ir por el triunfo, competir y entregar todo predicando con el ejemplo. La disciplina, sacrificio y entrega son valores esenciales para mí y esos te los da el deporte. Por eso considero que los buenos íconos deportivos son excelentes íconos de vida también.

Nos han contado que desde chico tenías una buena zurda y jugabas en el Regatas, ¿qué crees que te faltó para llegar más lejos en el fútbol?

Definitivamente más actitud, sacrificio y ganas de llegar. Cuando tenía 12 o 13 años yo compartí equipo con Aldo Corzo y Aurelio Saco Vertiz, a esa edad sentía que era mejor con la pelota que ellos, sin embargo, ambos tenían ese otro plus que yo no. A Aldo, un gran amigo, me cansé de hacerle huachas, pero él fue a Rusia 2018 yo vi ese Mundial por televisión. Ahí te das cuenta que la disciplina y perseverancia siempre prevalecen. A esa edad yo no tenía la misma mentalidad que fui adquiriendo con los años, tal vez con una mejor guía hubiera sido distinto, pero eso nunca se sabrá. Otro factor importante es que yo estaba acostumbrado a jugar fulbito y fútbol once es distinto. Yo soy del José Olaya que era un colegio pequeñito en Miraflores, nuestra cancha era la cochera y ahí aprendí el arte de jugar en espacios reducidos lo cual me ayudó mucho en el futsal. Tú me ponías en fulbito y ahí sentía que me podía enfrentar al más pintado y ganarle.

¿Tu primer recuerdo en una cancha?

En mi cole en esa cancha chiquita en los recreos, me gustaba ser arquero. Sabes encontraba algo poético en salvar los goles sobre la línea o de forma heroica sin usar las manos. Tengo muy presente que ganamos la Copa José Olaya con un equipo por el que nadie daba un centavo y con unas camisetas de Holanda naranjas fosforescentes horribles (risas). Teníamos a toda la barra en contra y eso para mí era como gasolina para la máquina, tendría algo de 10 años y aún lo recuerdo claramente.

Eres un fanático blanquiazul confeso, ¿lo heredaste o tú te hiciste hincha solo?

Mis padres no eran para nada futboleros, pero si les preguntabas ambos te decían que eran de Universitario. Sin embargo, mi abuela que era afroperuana era hincha acérrima de Alianza Lima y yo iba todos los sábados a su casa y veía con ella los partidos de la blanquiazul. Nítidamente recuerdo que transmitía Lucho Puigróss, la camiseta tenía en el pecho el auspicio de Goldstar y era la época en que los “nuevos” potrillos estaban de moda con Waldir a la cabeza.

Alzamora con su esposa e hijo junto a Paolo Guerrero.

¿Cuándo te hiciste oficialmente hincha?

Cuando finalmente convencí a mi viejo que me lleve al estadio. Cuando entré a Matute se inició la magia para mí, ese vínculo extraordinario que ahora comparto con mi hijo, quien también tiene su bandera blanquiazul en su cuarto. Es un sentimiento que va más allá de los resultados. Yo me hice hincha en los noventa, así que sufrí varios años para poder festejar un título y eso me preparó para estar en los buenos y malos momentos, como el de ahora.

¿Qué es lo que más disfrutas de ser aliancista?

Alianza es el Perú hermano. Alianza representa el origen del país, su música, su alegría, su comida, su picardía, es todo lo que nos identifica como país. Yo desde que estoy entrando por Isabel La Católica ya comienzo a sentir esa mística, los cánticos, el olor de los anticuchos, la joda de la gente, los amigos con los que comparto. Cuando voy a Matute simplemente soy feliz.

¿Perú campeón de Copa América o Alianza campeón de la Copa Libertadores?

Sin duda Alianza campeón de la Libertadores, ahora si me dijeras Perú campeón del mundo la cosa cambia, pero, así como me pones la pregunta me voy por mi blanquiazul.

¿Para ti cuales fueron las razones del descenso de Alianza?

Es una conjunción fatal de muchos factores. Para mí una de las razones más grandes es la pandemia del coronavirus, ojo, no por la para del torneo, pero sí te firmo que con el estadio repleto de nuestra gente Alianza no pierde esos últimos partidos de ninguna forma, así hayamos tenido en cancha algunos de los peores jugadores de su historia. Con el Comando Sur presente no nos íbamos. Otra razón de peso fue el pésimo manejo que hizo del club el Fondo Blanquiazul. Siento que las cabezas del mismo no tenían idea de cómo manejar la parte administrativa y menos aún la deportiva de un equipo de fútbol profesional.

¿Cuáles consideras que fueron sus principales errores?

Lo primero es que los he escuchado declarar y encuentro cero autocrítica, no reconocen en lo más mínimo todo lo que hicieron mal. Quisieron vender al hincha la idea de retornar al fútbol romántico cuando en los últimos tres años habíamos tenido buenos resultados con Bengoechea. Encima cuando se fue Pablo cometieron la locura de traer a un técnico diametralmente opuesto en su forma de jugar, que lo primero que hizo fue sacar a Balboa para quedarse con un chico como Gonzalo Sánchez que aún no da la talla para ser el 9 de Alianza, y ese colombiano que jugaba en Panamá que mejor no opino. Además, habían traído varios jugadores que más le gustaba la noche y el vacilón antes que jugar fútbol. Chicos que estaban más preocupados en verse bien en lugar de defender a muerte la histórica camiseta que llevaban puesta, no había un solo líder positivo en las contrataciones que hicieron.

¿Qué opinas de que en el partido final Ascues no saliera a pesar de estar lesionado y además se encargara de patear el penal que finalmente fallo?

Hermano, yo estaba de viaje en Estados Unidos viendo el partido solito en un restaurante lleno de gringos y me volví loco viendo lo que pasaba, no lo podía creer. Hasta ahora no puedo concebir que patees un penal así cuando estas peleando la baja. De una forma tan pusilánime, no cualquiera puede patear como Neymar. Si tienes en juego la historia de Alianza patéalo como Pepe Soto, sácale los ojos al arquero. Que lo pateara caminando con esa displicencia fue terrible, lo recuerdo y aun me molesta demasiado. Otra cosa que me pareció increíble, es que viviendo el momento que vive su club, ampayen en un hotel a Duclos con una señorita rompiendo todos los protocolos de salud. Ese tipo de jugadores no quisiera nunca más verlos con la blanquiazul.

¿Tienes amigos en el plantel? ¿Sabes cómo lo están llevando?

Amigos de salir seguido y eso no, pero sí de escribirnos y estar en contacto por redes, sin embargo, no he hablado con ellos. No me parece el momento pertinente para hacerlo, pero sí te puedo dar los nombres, Leao Butrón, Rinaldo Cruzado y Jefferson a quien todos los días jodo para que regresen y nos ayude a salir de esta. Con Farfán es quien te podría decir tengo más confianza. También  tengo muchos amigos futbolistas aliancistas que ya no están en el club actualmente. Por ejemplo, antes del partido con Manucci le escribí a José Carlos (Fernández) para que no moje (risas) y en la última fecha le escribí a Salomón (Libman) y a “Neka” Vílchez para que ganen sus partidos y nos den una mano, pero ni con esas. Con Neka me une una buena amistad y en las últimas semanas siempre estábamos en contacto sufriendo juntos todo lo que pasaba nuestro Alianza. Él es uno de los que me encantaría que regrese por lo que suma dentro y fuera de la cancha.

Si tuvieras la oportunidad de ser parte de la gerencia deportiva, ¿qué cambios implementarías?

Pregunta complicada porque demanda una preparación que no manejo. Sin embargo, lo primero sería rodearme de gente que sabe de futbol, que esté identificada y comprometida con Alianza. Nada de contratos altos para jugadores salvo pues que traigas a un tipo como Farfán que sabes que está en otro nivel. Una base con jugadores que se fajen dentro de la cancha y se cuiden fuera de ella, en pocas palabras jugadores profesionales como los uruguayos que dejaron ir y un técnico que sepa jugar con lo que tiene.

¿A qué te refieres jugar con lo que tiene?

A los técnicos que potencian las virtudes de sus jugadores en lugar de poner en evidencia sus falencias. Te doy un ejemplo que leí en un libro sobre el “Cholo” Simeone. Cuentan que cuando Luis Amaranto Perea, el back colombiano llegó al Atlético de Madrid, venía de Boca Juniors donde le exigían sacar la bola siempre con jugada limpia a ras de piso. Lo primero que le dijo Diego fue “Luis, vos no te preocupes cuando estés complicado, tú tírala lo más lejos de nuestra área, no te preocupes, tú eres back y lo que yo quiero de ti es que defiendas para poder ganar”. Considero que los técnicos no deben enamorarse de modas y perder de vista el objetivo que es hacer ganar a sus equipos. No vas a cambiar el juego de un jugador de 30 años, en ese aspecto Bengoechea sabía gestionar muy bien el recurso humano con el que contaba y sin jugadores con sueldos exhorbitantes. Deza, Ascues, Gómez o Da Silva no merecían ese tipo de salarios, menos en un club concursado y con problemas con la Sunat.

¿Qué jugadores del plantel del año pasado para ti merecen quedarse?

En mi opinión los más regulares y que siempre dieron todo fueron Leao (Butron), Ballón que jugó y metió como pocos y el chileno Rubio, que a pesar de ser nuevo tuvo mucha vergüenza deportiva para luchar hasta el final. Por ahí algunos más que estuvieron fuera por lesión y ahorita no me vienen a la cabeza.

¿En qué debe cambiar la forma de gestionar del fondo blanquiazul?

Deberían poner a Alianza en manos de personas que sepan de fútbol. Hay demasiadas cabezas, demasiado ego y nadie da la cara al final. Aun no queda claro quien maneja la parte deportiva y debe erradicarse el hecho que sean los dirigentes los que deciden las contrataciones de futbolistas. Absolutamente ningún hincha está contento con la forma en que llevaron el club y eso deben tenerlo bien claro.

¿Te gustaría que Alianza se quede en primera por un reclamo en mesa?

Si el reclamo tiene un sustento valido y legal según las bases del campeonato, claro que sí. Yo me quiero quedar en primera, no importa que me jodan todo el año a mí eso no me va a molestar.

Un verdadero hincha, en las buenas y en las malas.

Fuiste conductor de 100% Fanáticos y tienes un canal de entrevistas a jugadores, ¿cómo se dieron estas experiencias y qué es lo que más disfrutas de ellas?

Yo iba a conducir 100% Fanáticos incluso antes que mi buen amigo Oscar del Portal, que dicho sea de paso lo hizo en gran forma, pero tuve un tema con una persona de ese canal en ese tiempo y al final no se dio. Después tuve nuevamente la oportunidad de hacerlo y lo disfruté mucho porque me encantan los deportes, los juegos y la competencia. El proyecto del programa “La banca” surgió hace tres años cuando yo quería tener un programa de entrevistas distendidas a deportistas y como sabía que Latina no me lo iba a dar decidí crearlo y producirlo. Me reuní con el “Chino” Frank que es un extraordinario generador de contenido para canales de Youtube y lo pusimos en marcha. Nuestro primer auspiciador fue Edificaciones Inmobiliarias  y estamos muy orgullosos de nuestro “hijo” que ya lleva 60 capítulos y ha tenido más de 5 millones de visitas en Youtube.

¿Mejor entrevista deportiva que hayas hecho?

Te lanzo dos, con el “Orejas” Flores, porque fue la primera y fue bisagra para que el programa iniciara con el pie derecho. Tuvo tanto rebote que incluso me contactaron de Televisa para presentarla como si yo fuera corresponsal suyo con una introducción y todo eso fue un pilar excelente para arrancar. La segunda con Jefferson (Farfán) porque fluyó una conversación muy distendida, orgánica, en la que hizo muchas bromas y se le notó muy relajado, lo cual es el objetivo del programa. Yo no buscaba ni titulares, vistas o primicias y creo que esa fue la clave que fluyera de tal manera que ahora puedo decir que somos amigos.

¿Tu mejor recuerdo en un estadio?

Dos, el Perú vs Nueva Zelanda en el Nacional y el 6 a 3 en Matute frente a la ‘U’. Ese día estaba en comisión a ras de campo para un programa que se llamaba “Acceso Restringido” y recuerdo que en el quinto o sexto gol, grito el gol cara a cara con un jugador crema que se apellidaba Bravo y este me puteó en todos los colores, pero la euforia del estadio y la mía eran totales.

¿Cómo ves el arranque de la selección y qué esperas de la fecha doble de marzo?

Arranque complicado porque nos tocó un fixture muy jodido, pero estoy convencido que vamos a repuntar. Gareca para mí es un tecnicazo y hay que prender velas para que en marzo podamos contar con Paolo y Jefferson. Ellos le darán otro peso al equipo y serán gran apoyo para que Lapadula y el propio Ruidíaz puedan mostrar su mejor versión.

¿Consideras que Gareca debe insertar algunas caras nuevas para aumentar la competencia interna dentro del grupo?

Yo creo que él tiene la autoridad y el crédito ganado para hacer lo que considere necesario. Para mí tiene todo un staff espectacular como comando técnico y aparte en estas épocas tan difíciles de pandemia se ha sabido manejar muy bien, incluso en aspectos que exceden a su labor. Ha intervenido con acierto en temas dirigenciales, políticos, sociales y hasta culturales.

¿Qué jugadores nuevos de la Liga 1 te gustaría ver en la selección?

En la parte ofensiva que es donde creo necesitamos más pronto el recambio, me gustaría ver a Alex Valera y Matías Succar.

¿De los que están en el plantel a quién te gustaría que le den más minutos?

Me gustaría verlo en acción a Aldair Rodríguez, me parece un chico con buen biotipo, rápido y con gol, que es lo que tanto necesitamos.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Lozano & Cía: el abandono de La Nueva Videna

Ver nota completa

El congresista Burga, Lozano, el Fondo y un almuerzo para salvar a Alianza Lima