Jhilmar Lora, el lateral de 20 años que sorprende en Cristal y en la selección

El joven lateral conversó con ONCE sobre sus inicios en el fútbol y su actual momento. A pesar de su corta edad tiene la madurez para entender que con dedicación y seriedad podría convertirse en uno de los mejores laterales.

Daniel Yaipén
Lima. - 1 agosto 2021

El joven lateral de tan sólo 20 años es una de las joyas que exhibe el trabajo de las divisiones menores en Sporting Cristal. En menos de dos años como futbolista profesional ya ostenta 3 títulos que ha logrado con el primer equipo, ellos una Liga, un torneo Apertura y una Copa Bicentenario. Además jugó Copa Libertadores, Copa Sudamericana y fue considerado por Ricardo Gareca en la última Copa América. En esta charla con ONCE nos cuenta sobre sus inicios, su presente y lo que proyecta para su futuro profesional.

¿Tu primer recuerdo al atravesar el portón de la Florida?

Me acuerdo que mi mamá me acompañó, lo cuál no era algo tan común porque ella no estaba tan de acuerdo con que yo juegue fútbol y vea esta profesión como una alternativa de trabajo para mi vida.

¿Y cuándo se convenció o al menos estuvo de acuerdo con que seas profesional?

Eso fue recién como a los 18 años. Se dio cuenta que el tema iba en serio y poco a poco comenzó a ver con otros ojos la posibilidad de que yo llegase a ser un futbolista profesional.

¿Quién te recibió en el club? ¿Quién fue tu primer profe?

Mi primer profe se llama Bruno Ferreyra pero no fue en la Florida donde comencé. porque en esa época, hace diez años más o menos, mi categoría entrenaba en Santa Anita. Recuerdo que eran una canchas que quedaban frente al Mall que en esa época estaba en plena construcción. Estuvimos casi un año ahí, luego unos meses también entrenamos en las canchas del Esther Grande de Bentín hasta que finalmente nos instalamos en el Rímac, para ese entonces ya tenía 12 para 13 años.

Jhilmar llegó al Sporting Cristal con tan sólo 11 años.

¿Qué compañero recuerdas que conociste desde que llegaste y ahora comparten primer equipo?

Con quién he hecho todo menores y es uno de mis amigos más cercanos dentro del club es Benja Villalta, sobrino de Miguel Villalta, que jugó muchos años acá también de back. Con él iniciamos la carrera y hasta ahora seguimos juntos.

¿Quién era un referente para ti en menores y has llegado a jugar con él?

Ahí te doy dos nombres: Carlos Lobatón y Jorge Cazulo. Recuerdo que el día de mi debut, que fue un 9 de noviembre del 2019 en Arequipa ante Melgar, en el bus del hotel al estadio me senté con Loba. Ya sé rumoreaba que ese día era probable que juegue y en el camino fui conversando con él y comiendo chocolates.

Jhilmar cumplió su sueño de jugar al lado de Carlos Lobatón y el “Piki” Cazulo.

¿Alguna anécdota de tu debut?

Más que anécdota es un bonito recuerdo porque tenía pocos minutos en cancha, no había arrancando el partido, y cobré un lateral largo que me salió un gran pase al uruguayo “Chorri” Palacios. Como la defensa de Melgar se vio sorprendida le hicieron falta y de ese tiro libre vino nuestro segundo gol, obra de Martín Távara. Ese día ganamos 3 a 2 en Arequipa así que fue un debut feliz para mí.

¿Antes de llegar al primer equipo, ya conocías o conversabas con algunos?

Los ubicaba a todos porque cuando se quedaban concentrados siempre se ponían a ver los partidos de los menores o reservas, así que ahí nos veíamos pero no se acercaban a conversar. Con los que si teníamos charlas era con Julinho, Jorge Soto y Carlos Lobatón. Ellos nos hablaban sobre el comportamiento que debe tener un jugador profesional y también sobre la rica historia del club que defendemos.

¿Cómo se dio tu ascenso al primer equipo?

Fue bastante imprevista porque yo tuve una rotura de ligamentos en el 2018 y dejé de jugar varios meses, me acuerdo que regresé a jugar un 9 de marzo del 2019 y mi debut se dio exactamente a los 8 meses, cuando aún yo seguía entrenando con la reserva. Un lunes viene Jorge Soto temprano y me dice que iba a entrenar con la primera porque tenía posibilidades de jugar el fin de semana. Manuel Barreto había sido promovido al primer equipo y él me tenía bastante confianza y al tener a Madrid y a Edinson Chávez suspendidos pensó en mí. Si bien no arranqué de titular, logré ingresar y tener unos minutos interesantes. Yo no me lo esperaba porque la semana anterior había jugado reservas y a veces jugaba aún en el equipo de mi categoría, pero así fue mi debut rápido y con un triunfo gracias a Dios.

Manuel Barreto fue el técnico que lo hizo debutar en la profesional.

Además de tu familia ¿A quién consideras que fue vital para que llegues a ser jugador profesional?

Para serte sincero yo creo que no hay una persona sino una institución entera detrás de los jugadores de Sporting Cristal que llegamos a primera. Comenzando por los entrenadores, el comando auxiliar, el departamento de psicología, la directiva, en fin, no quiero olvidarme de nadie pero es un trabajo integral y en conjunto de profesionales que deriva en que nosotros lleguemos al primer equipo en buena forma y listos para debutar.

¿En algún momento fuiste recogebolas en el Gallardo?

Yo no tuve la oportunidad pero recuerdo que Benja (Villalta) sí era y veía los partidos a ras de cancha. Yo era más de ir seguido al estadio a alentar al equipo con varios chicos de mi categoría. Lamentablemente de ese grupo que siempre íbamos, soy el único que consiguió hacer realidad el sueño de ser jugador del primer equipo del Sporting Cristal.

En tu primer año has tenido la oportunidad de jugar en primera, la Libertadores, Sudamericana y Copa América ¿Quién es tu cable a tierra para mantener la cabeza en su lugar?

Todo ha sido muy rápido pero muy bonito a la vez, si bien no comencé el año como titular, tuve la opción de tener minutos y consolidarme en el equipo base, aunque en Cristal la competencia es constante, no te puedes relajar por nada. Mi cable a tierra siempre han sido y son mis padres, la formación que he recibido desde muy pequeño en mi hogar ha sido primordial para que yo asimile con tranquilidad y humildad los buenos comentarios que he recibido últimamente de muchas personas.

Campeón nacional y campeón de la Copa Bicentenario.

Hablemos un poco de la selección ¿Cuándo y a través de quién fue ese primer contacto con La Videna?

A diferencia de otros yo no tuve contacto previo. Estábamos llegando a Argentina para jugar la Libertadores ante Racing y cuando bajo del avión prendo mi celular y comenzaron a entrar un montón de mensajes de felicitación, así fue como me enteré.

Jhilmar se enteró de su convocatoria a la selección bajando del avión.

¿Tenias ese presentimiento que podías quedar en la lista final para la Copa América o te sorprendió mucho?

Para serte totalmente sincero, me sorprendió mucho, no me la esperaba. Yo estaba en mi casa alistándome para ir a concentrar con Cristal y en eso todo mi familia entró a mi cuarto corriendo felices a abrazarme. Después comenzaron a llegar por el celular todas las felicitaciones del comando técnico, trabajadores, psicólogos, directiva, incluso el presidente se comunicó para saludarme por haber quedado en la lista final del profe Gareca.

Si bien ya habías tenido algunos minutos contra Paraguay ¿Qué se te vino a la mente ese par de minutos antes, ya con la boleta de cambio en la mano, antes de entrar ante los pentacampeones del mundo?

Te juro que estaba tan mentalizado en lo que tenía que hacer que no se me paso nada que no sea lo que me habían indicado desde el banco. Yo quería entrar los más pronto posible porque quería aportar al equipo, sentíamos que ese partido lo podíamos igualar y pelear la clasificación.

Lora ingreso con seguridad ante los pupilos de Tite.

¿Cuáles fueron esas indicaciones del profe Gareca?

Me dijo que entrara muy atento en la marca pero que no dudará en pasar al ataque, que eso lo hacía muy bien, y que buscará las sociedades con mis compañeros. Que el equipo estaba jugando bien y aprovechemos en ir al ataque pero siempre con cuidado de no descuidar mi regreso para la marca.

Has tenido un rendimiento que ha sido del agrado del comando técnico y del hincha en general pero siempre hay cosas por seguir incorporando ¿Qué te han señalado como punto de mejora en el comando técnico de la selección?

En es aspecto físico sobre todo, debo aumentar un par de kilos de masa muscular y en el aspecto futbolístico ser más agresivo a la hora que me encaran los extremos para evitar así que los centros lleguen cómodos a nuestra área. Igual yo siempre que veo fútbol miró a los buenos laterales derechos para implementar a mi juego lo bueno de cada uno, en lo particular me gustan Dani Alves y el alemán Kimmich.

Jhilmar en duelo personal ante Neymar.

Sé que no depende de ti pero ¿tú te ves en esa lista para la fecha de Septiembre?

En cierta manera sí depende de mí. Si yo hago buenos partidos en esta seguidilla de partidos que se nos vienen por la Liga 1 y la Sudamericana, seguro que tendré una posibilidad más grande de estar en esa lista. El profe siempre nos dice que la convocatoria se gana partido a partido con nuestro buen rendimiento.

¿En la selección alguno de los antiguos se acercó a darte algunos consejos o pautas?

El primero fue Renato Tapia, luego Sergio Peña y Miguel Araujo. Conformen iban llegando de sus equipos nos daban la bienvenida a Távara y a mí que éramos de los nuevos en el plantel. Yo me sentí muy cómodo en el grupo porque encontré un grupo muy unido, fuerte y sano como lo tenemos en Cristal, así que me sentí en familia.

Junto a Távara fueron las novedades celestes en la lista para la Copa América.

Volviendo a Cristal se viene el partido con Peñarol ¿Siendo totalmente realistas quién sientes que es favorito para llegar a semifinales?

La verdad no sé a que equipo la prensa o la hinchada consideren favorito, pero en lo particular confió mucho en mi equipo. Sé que tenemos plantel para hacerle frente al que se nos ponga enfrente, así que si bien le tenemos respeto a Peñarol, siento que tenemos buenas opciones de ganar la llave y meternos en semifinales de la Sudamericana.

Sé que están metidos en el partido del martes ante Universitario pero ¿Has visto sólo o en forma grupal videos de este Peñarol?

Vi los partidos que jugaron contra Sport Huancayo y como todo equipo uruguayo son muy fuertes desde lo físico. Otro punto a tener muy en cuenta es su pelota parada, de los 5 goles que les hicieron a ellos en Montevideo, 3 fueron por esa vía. Tenemos que estar muy atentos para que a nosotros no nos sorprendan así.

Sabemos que el profesor Mosquera es un técnico que le gusta trabajar y sabe llevar bien a las canteras ¿Cuál de todas sus enseñanzas es la que ha calado más en ti?

Lo que más tengo presente es que supo llevarme en mi proceso de adaptación al primer equipo. Él decidió muy bien en que momentos debía entrar y en que partidos. Recuerdo que a veces en el partido de práctica de la semana jugaba de titular y después a la hora del partido iba al banco o incluso no salía en lista, me fue llevando de a pocos y creo le resultó bien. Algo similar es el proceso que esta haciendo por ejemplo con Liza en estos momentos.

Lora reconoce la experiencia y consejos de Mosquera en su proceso.

Hablando un poco de tu futuro ¿Qué metas te has propuesto conseguir en Perú antes de pensar en emigrar?

Ser campeón, estar consolidado como titular en Cristal y ser un nombre habitual en la lista de la selección.

¿En que liga del exterior te gustaría que sea tu primera experiencia y porqué?

De hecho que mi objetivo es Europa pero considero que todo debe ser progresivo, así que primero me gustaría jugar en una buena liga de Sudamérica, para llegar más cuajado al Viejo Continente.

Llegaste a Cristal a los 11 años ¿Te animas a decir de que equipo eres hincha?

Soy un jugador profesional pero creo que muchos saben que soy hincha de Sporting Cristal.

Te pregunté porque salió una foto tuya de pequeño con la camiseta de Alianza.

Sí, eso fue cuando tenía 7 u 8 años, yo jugaba en Cantolao y me acuerdo que Alianza se llevó a casi toda mi categoría pero yo soy del Callao y me quedaba muy complicado ir hasta allá a entrenar, así que no duré ni dos meses ahí. Si es por fotos también pueden salir algunas con la camiseta de la ‘U’ porque estuve algunos meses ahí cuando tenía 5 años pero yo comencé a los 4 años en una academia del Sporting Cristal, categoría cebollitas creo que nos decían, que entrenábamos en el Liceo Naval. Después a los 11 años ya llegué formalmente a ser parte del club y de ahí en adelante siempre jugué con la celeste en el pecho.

El lateral es hincha confeso de Cristal.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Ronaldinho y su reacción luego de que Messi ganara la Copa América a Brasil

Ver nota completa

“Si me muero, ¿serás el responsable?”: tenso cruce entre Medvedev y el juez de silla por las altas temperaturas en Tokio