La cita Vizcarra, Gareca y Oblitas

Todos los detalles de una reunión cumbre que logró evitar la cancelación definitiva de la Liga 1. Así se acordó el retorno del fútbol.

Umberto Jara
Lima - 9 agosto 2020

Cuando los medios de comunicación, el viernes a la noche, pusieron al aire el comunicado del Instituto Peruano del Deporte en el cual se anunciaba la suspensión “de los partidos restantes de la fecha 7 del campeonato: sábado 8, domingo 9 y lunes 10 de agosto” y se añadía que “Los incidentes producidos durante el día de hoy por supuestos hinchas del fútbol, nos obligan a reevaluar la implementación de las medidas de seguridad adoptadas para el reinicio del campeonato”, el técnico del seleccionado nacional, Ricardo Gareca, se enojó porque veía esfumarse el inicio de un torneo necesario para dar rodaje a los futbolistas y así poder evaluar el estado real en que encuentran y las posibilidades de ser convocados para el inicio de las eliminatorias mundialistas.

El enojo del Tigre se hizo rugido cuando el presidente del Consejo de Ministros, Walter Martos, salió a declarar manifestando que “No hay garantías y lo más seguro es que se el torneo se suspenda definitivamente”. La incertidumbre que se abría llevó a Gareca a plantear su despedida del país hasta que las cosas se pudieran trabajar con un mínimo de seriedad profesional.

El comprensible estado de ánimo de un hombre que trabaja sin descanso y que eligió mantenerse en el país alejado de su familia durante la cuarentena, se empezaría a calmar el sábado a la noche cuando timbró el teléfono del Director Deportivo de la selección, Juan Carlos Oblitas. Al otro lado de la línea estaba el ex premier Pedro Cateriano Bellido para pedirle, a nombre del presidente Martín Vizcarra, una reunión para discutir los aspectos que puedan llevar a una solución adecuada ante la crisis presentada para el fútbol.

La reunión se llevó a cabo a las 8 de la mañana de ayer domingo en las oficinas del IPD ubicadas en el Estadio Nacional. Los asistentes fueron, por el lado del gobierno, el presidente Vizcarra; el jefe del IPD, Gustavo San Martín y Pedro Cateriano como nexo. Por el lado del fútbol, el Director Técnico, Ricardo Gareca; el Director Deportivo, Juan Carlos Oblitas; y el asistente de Gareca, Ricardo Bonillo.

Gustavo San Martín, Presidente Vizcarra y Cateriano.

La lista de convocados da una muestra clara de que el fútbol peruano está identificado en las figuras de quienes manejan el seleccionado nacional. Para el gobierno central la FPF se ha convertido en una entidad caótica y sin representatividad y, según pudo comprobar ONCE con una fuente ministerial, el Presidente de la República no quiso que se convocara al titular de la FPF, Agustín Lozano, porque no quería dialogar con alguien que está sumamente cuestionado.

En la reunión, Gareca y Oblitas expusieron las razones por las cuales era necesario que el torneo se reinicie a la mayor brevedad y que se retire la idea de una cancelación definitiva. El técnico Gareca explicó en detalle que dada la situación actual de la pandemia en el mundo no estaba claro si los clubes extranjeros dejarían venir a los jugadores peruanos que actúan en el exterior y eso acrecentaba la necesidad de que los jugadores del torneo local recuperen la actividad para que puedan ser evaluados y ver con quienes se puede contar para una convocatoria al seleccionado que tendrá que iniciar las eliminatoria mundialistas, un torneo que acapara la atención de todo el país.

El Tigre también explicó que un futbolista profesional no puede estar muchos meses sin actividad porque eso acrecienta el riesgo de lesiones musculares lo que terminaría generando otro problema toda vez que nuestro fútbol no tiene precisamente una gran cantidad de jugadores en condiciones de competir internacionalmente.

Por su lado, Oblitas explicó que los protocolos sanitarios y deportivos con que cuenta la Liga 1 son los correctos y están bien planteados para la realización de los partidos y que lo ocurrido el día viernes fue un episodio que se puede evitar con una organización previa sobre todo porque la cantidad de hinchas que podrían intentar movilizarse es menor y el repudio público ante lo acontecido dará lugar a que otras hinchadas y la misma de Universitario, entiendan que no deben acercarse a los estadios.

En la reunión que duró cincuenta minutos, se evaluaron también los efectos negativos que tendría una suspensión definitiva de la Liga 1, pues, se quedarían sin trabajo 600 futbolistas profesionales con contrato además de directores técnicos, médicos, fisioterapeutas, masajistas, utileros y los clubes ingresarían en una inevitable quiebra por cuanto el único ingreso con que cuentan actualmente son los derechos por televisión y si la televisión no tiene partidos que transmitir los clubes tendrían que dejar de operar.

El acuerdo final fue que el torneo peruano se reiniciará esta semana y que se harán las coordinaciones necesarias entre el IPD, la Liga 1 y el Ministerio del Interior.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Hay que saber ser hincha

Ver nota completa

Gianluca Lapadula, el eterno convocado