//

La Copa América: ataca el Covid-19 y la Conmebol insiste en gambetear al coronavirus

Se cayó Colombia como sede por pandemia y conflictos sociales. Argentina suspendió el fútbol por el avance del coronavirus. Sin embargo, la Conmebol insiste en que el torneo se juegue de todas maneras.

Félix Flores
Lima - 23 mayo 2021

El 9 de abril del 2019, la Conmebol anunciaba entre aplausos y sonrisas que la Copa América 2020, esa que igualaría la calendarización de la Eurocopa, se realizaría de manera conjunta en Argentina y Colombia. Se dividieron los participantes en dos grupos, se invitó a la selección del país que tendrá la sede del próximo mundial, Qatar, y a Australia. Las cosas apuntaban a un evento mejor que el realizado en Brasil 2019. Sin embargo, la pandemia de la COVID-19 no solo canceló la participación de los países invitados, sino que pospuso el torneo para esta mitad de año del 2021.

El tema es que en este momento, dos años después de la elección de las sedes, Colombia queda fuera como país anfitrión por la escalada de conflictos sociales que enfrenta y la Conmebol desea que la Copa se realice ‘como sea’. El jueves 20 de mayo, el ministro de Deportes de Colombia, Ernesto Lucena hizo pública la petición del gobierno y de la Federación Colombiana de Fútbol para que Conmebol postergue el certamen hasta diciembre. Las razones eran varias e iban desde las revueltas sociales hasta la confirmación de más de tres  millones de contagiados por coronavirus y decesos que superan los ochenta mil muertos.

Sin embargo,  los directivos colombianos señalan que se vieron sorprendidos por la rápida respuesta de la Conmebol, pues, en menos de dos horas, el máximo ente del fútbol sudamericano anunció que el torneo se realizará de todas maneras y que se dará a conocer la nueva sede para los encuentros que debían disputarse en territorio colombiano. La molestia de los exorganizadores es que piensan que hubo manejos para dejarlos sin participación y por eso no se aceptó ni evaluar la postergación.  

“Contestaron demasiado rápido. Los rumores que existen es que hubo unas presiones muy fuertes para que no se jugara en Colombia. Detrás del fútbol también se mueve la política y nosotros no podemos decir con certeza quién estuvo detrás pero, por supuesto, sí podemos decir que hubo algún tipo de presión”, afirmó Ernesto Lucena, ministro de Deportes de Colombia.

Los países que se han postulado como candidatos para acompañar a Argentina en la organización o, incluso, realizar en solitario el evento de selecciones son Venezuela y Ecuador, cuyas federaciones enviaron cartas oficiales a la Conmebol para albergar la competencia. Por su parte, la Federación Chilena de Fútbol también ofreció organizar la Copa América y uno de sus argumentos, además del buen proceso de vacunación en el país, es que perdieron la organización de la final de la Copa Libertadores 2019 debido a revueltas sociales. Para Conmebol, la primera opción pasaba por designar a Argentina como único país organizador del torneo. Sin embargo, este viernes 21 de mayo, acatando las disposiciones del gobierno en el combate al Covid-19, la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) dispuso que el fútbol, en todas sus categorías, se detiene por 10 días hasta el 30 de mayo.

En cuanto a qué podría pasar con la Copa América que debe albergar el país gaucho, Hugo Moyano, vicepresidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y presidente de Independiente salió a decir que “No soy especialista en salud, pero creo que hay que hacer el esfuerzo para evitar la Copa América en Argentina. Primero está la vida”. A esa opinión le siguió la del diputado Waldo Wolff. “La organización de la Copa América en nuestro país es otro delirio, un extravío”.

Pese a todos los problemas, en Conmebol siguen pensando que el torneo no se postergará. Se supo que Alejandro Domínguez, presidente del ente, debió calmar los ánimos de los importantes sponsors del certamen que ya adelantaron dinero y aún no ven su marca lucirse. De allí que los torneos de clubes como la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana no hayan detenido su marcha pese a las manifestaciones en Colombia o a la pandemia en todos los países. Los partidos se han terminado jugando en otros territorios y, en el caso de River Plate, se llegó a la insólita situación de al tener quince jugadores contagiados por coronavirus debió jugar su encuentro contra Independiente Santa Fe con solo 11 jugadores, ningún suplente  y un futbolista de campo como arquero. 

Mientras la Conmebol decide dónde se jugará finalmente la Copa América, en Lima, el técnico de la selección peruana, Ricardo Gareca, ha decidido tomarse su tiempo hasta el 10 de junio para dar a conocer la lista final de los jugadores convocados para el certamen copero, una lista  que saldrá de los 50 nominados con anticipación. A esa altura ya sabremos si habremos recuperado territorio en las Eliminatorias o si el torneo continental será el inicio de un nuevo ciclo de jugadores en la era Gareca.

La Copa América tiene marcado su inicio en el calendario para el 13 de junio. Por ahora es una carrera contra el tiempo y contra la sensatez.   

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Alejandro Domínguez, el hombre que piensa que le puede ganar al Covid-19

Ver nota completa

Gareca empieza a pensar en un cambio radical como en el 2016