/

La fiesta en el Estadio Azteca y la celebración en el Hotel Royal

ONCE fue testigo de la consagración de Juan Reynoso y Yoshimar Yotún y compartió la intimidad del festejo del técnico que anotó su nombre en la historia del Cruz Azul.

Reynoso celebró con su hija Marcia y su comando técnico.
Rubén Marruffo
Lima. - 31 mayo 2021

El domingo 30 de enero, desde muy temprano, Ciudad de México amaneció teñida de azul. El pueblo de Cruz Azul palpitaba el partido desde muy temprano. Salimos a hacer una pequeña caminata por el Centro Comercial Perisur, y como teníamos una polera del equipo, más de uno nos dijo: “Hoy somos…”.

La serenata (léxico futbolero de México) equivalente al banderazo peruano se realizó el día anterior al partido. Fue un anticipo de ese clima de tensión y optimismo que envuelve a una final, más aún cuando la espera para alzar la copa sumaba 24 años. Un aproximado de dos mil personas se congregaron en las afueras del hotel Royal —el local en que concentran los jugadores de Cruz Azul— para mostrar su apoyo al equipo.

El incondicional apoyo de la hinchada de la Máquina Cementera.

El domingo, día del partido, las inmediaciones del Azteca sólo tenían un color: el azul. El rostro de los hinchas transmitían angustia y optimismo, pasión y ansiedad. El grito de “Azul…” se acompañaba con palmas buscando algún alivio en los largos minutos de tensión que solo culminaron con el pitazo final.

Los nervios que mostró Cruz Azul en la cancha durante el primer tiempo, se reflejaron también en las tribunas del Azteca. Pocos cánticos o gritos de aliento, muchos lamentos ante cada pase errado y algunas recriminaciones. Cuando Santos Laguna anotó el 1-0, la famosa ‘cruzazuleada’ (achicarse en las finales) asomó en la mente de los hinchas. Varios empezaron a cuestionar la alineación ordenada por Juan Reynoso. “Felizmente corrigió a tiempo”, dijo un hincha ubicado muy cerca de nosotros cuando ingresaron el peruano Yotún y el uruguayo Rodríguez.

La bandera peruana se hizo presente en las tribunas del Estadio Azteca.

En el entretiempo, con la pantalla con el marcador en contra, hubo un show del Tri, el famoso grupo de rock, pero el ambiente en el estadio era de angustia, de ansiedad. Por eso, cuando el cantante preguntó ¿cómo estamos? se oyó al unísono un estruendoso “maaaallll”. Pero como el fútbol te permite cambiar de ánimo en segundos, el gol de Rodríguez tras pase de Yotún, transformó ese malestar en ilusión, alegría y optimismo.

Cuando el partido terminó y por los parlantes del estadio se escuchaba el clásico “We are the Champions” de Queens y “Azul” de Christian Castro, la alegría brotaba en sonrisas y también en lágrimas, en gritos emocionados.

Yoshimar Yotún posa junto a la histórica Copa del Cruz Azul.

La íntima del DT

El plantel celebró en el piso 6 del hotel Royal, pero Juan Reynoso eligió festejar en un ambiente familiar y con un reducido grupo de amigos. Ahí, el DT mostró su faceta musical, paternal, amical, y de hombre de fútbol. Confesó que del outfit se encarga Marcia, su hija mayor y como Reynoso no cree en cábalas, se cambia de indumentaria partido a partido.

También mostró su devoción por la Virgen de Guadalupe. Por ello, en la mañana previa al partido final, acompañado de su esposa Rocío y de sus tres hijos, visitó la Basílica de la Virgen de Guadalupe ubicada en la delegación Antonio Moreno.

ONCE acompañó al DT Juan Reynoso en su visita a la Basílica de Guadalupe.

En medio de la intimidad del festejo, nos contó que las canciones del Zambo Cavero lo remontan a su niñez barranquina, que se emociona al escuchar fuera de nuestro territorio la canción “Contigo Perú”. En la reunión a la que ONCE pudo asistir, Juan Reynoso fue un magnífico anfitrión, un animador de la fiesta pero, sobre todo, un hombre feliz y esa felicidad la quiso compartir con su círculo más íntimo, aquel que está junto a él en las horas de triunfo y en las horas con sombras.

México sigue vestido de azul. Las emotivas lágrimas del domingo se transformaron en una enorme sonrisa. El fútbol tiene la maravilla de varíar los estados de ánimo. Cruz Azul, Campeón de la Liga de México con dos peruanos en su plantel: el director técnico Juan Reynoso y el mediocampista Yoshimar Yotún. Ellos integran una historia que le da prestigio a nuestro país.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Desde México. Imágenes de la fiesta del Cruz Azul

Ver nota completa

Exclusivo. ONCE en el Estadio Azteca con Juan Reynoso y el Cruz Azul