/

La historia de la llegada del ‘Pirata’ Hernán Barcos a Alianza Lima

El experimentando delantero argentino Hernán Barcos, llega a Matute para lograr el sueño de todos los hinchas: volver a ver a Alianza Lima en la Liga 1. Esta es la historia del fichaje.

Aníbal Ingunza
Lima - 21 febrero 2021

Cuenta la historia que los ‘Piratas’ se llevaban lo que no era suyo y sus barcos eran temibles. En la realidad de Alianza Lima, confían que uno de estos personajes se suba a un navío en ruinas y no quite, sino otorgue. Hernán Barcos, apodado el ‘Pirata’ —por su clásica celebración cubriéndose un ojo como si fuera un parche— es el flamante centro delantero del club de Matute. Nacido en Argentina y por cumplir 37 años este 11 de abril, sobre sus espaldas recaerá el peso de los goles necesarios para pasar de la Liga2 a Liga1 en poco más de 8 meses. ONCE te cuenta cómo se dio su arribo. 

El argentino Barcos se convirtió en el nuevo delantero de Alianza Lima.

Al empezar el 2021 y cuando el Fondo Blanquiazul empezaba a despedir a ‘diestra y siniestra’ a los integrantes del plantel que mandó al descenso al club, el tema del atacante siempre quedó para el final. Alianza cerró el año pasado tan solo con Patricio Rubio en la posición de ‘9’, ya que Gonzalo Sánchez estaba lesionado, Adrián Balboa se había ido y ‘Beto’ Da Silva solo aparecía en la enfermería o en los programas de espectáculos. El Fondo Blanquiazul decidió tomarse su tiempo para no volver a equivocarse y aguardó al nombramiento del flamante nuevo administrador, Miguel Pons para que se decida la situación del centro delantero. 

Según fuentes, el mayor consenso era que el chileno Rubio se quedara. Pese a solo anotar 7 goles en 18 partidos, se había resaltado su calidad de juego y que le faltaban elementos que lo asistan. Se conversó con él entonces en un tema claro, el económico. Su salario, que superaría los 15 mil dólares mensuales, era impagable en el nuevo presupuesto para la segunda división. Rubio tenía contrato hasta diciembre de este 2021, así que el vínculo solo había que confirmarlo. Aparecieron entonces las conocidas diferencias en el Fondo Blanquiazul, el chileno perdió apoyo y el 16 de febrero se terminó comunicando que se había rescindido el contrato ‘de mutuo acuerdo’. Sin embargo, al menos 5 días antes, ya se habría negociado con el ‘pirata’. 

Barcos con la camiseta del Gremio de Brasil.

El currículum de Hernán Barcos apareció en Matute, al igual que apareció en las oficinas de Universitario de Deportes, y tenía varias páginas que gustaron. Los goles en las competitivas ligas de Argentina, Brasil y Colombia lo ponían como un candidato interesante. “No se preocupen que no vamos a priorizar lo económico”, habría dicho el entorno de Barcos al club íntimo. Dicho esto, se sentaron a negociar, al mismo tiempo que intentaban mantener a Patricio Rubio, Barcos fue anunciado el 17 de febrero por la mañana. Un día después que le agradecieran al chileno por sus servicios. Nadie cierra una negociación en menos de 24 horas y el ‘pirata’ fue la carta bajo la manga que el Fondo Blanquiazul tiró a la mesa. 

Hagamos entonces una ‘radiografía’ al nuevo número ‘9’ de Alianza Lima. Hernán Barcos es un tipo de área, que maneja con cierta comodidad ambos perfiles y cuyo golpe de cabeza es aceptable gracias a su 1,87 metros. Además, no le rehúye al disparo de larga distancia, dado su buen remate con la pierna derecha y la cuota de experiencia la tiene de sobra. Un ejemplo de esto último es el doblete que anotó en la definición de la Recopa Sudamericana 2010 y que le valió a LDU ganarle 2-1 a Estudiantes de la Plata y ser campeón. Hasta aquí lo que le puede aportar a los íntimos, pero veamos ahora las debilidades que le aparecen. A diferencia de Patricio Rubio, Barcos no es un jugador muy veloz y alterna buenas y malas cuando sale del área y se une al accionar colectivo. Puede acomodarse a jugar como única punta, pero parece sentirse más cómodo con otro delantero a su lado o un mediapunta que llegue desde atrás. Además, parece ser un atacante de rachas, cuando empieza a anotar lo hace seguido. Pero, por ejemplo, en Colombia con Atlético Nacional (2019) fue duramente criticado por largos períodos de tiempo sin festejar tantos. 

Barcos entrenando con Atlético Nacional de Colombia.

Vamos con sus registros goleadores. El club donde más tantos anotó Hernán Barcos fue en LDU donde acumuló 90 goles en cuatro años. Al club ecuatoriano le siguió Gremio y Barcos logró marcar 44 tantos (en dos años y medio) y finalmente Palmeiras, equipo donde dejó un registro de 31 tantos (año y medio). En contraparte, en torneos locales, los números del argentino en Cruzeiro (un gol en 14 partidos), Vélez Sarsfield (un gol en 11 partidos) y Sporting de Lisboa (8 partidos y ningún gol) son sus números más decepcionantes. Alianza será el segundo equipo de menor categoría donde juegue el ‘pirata’ ya que en 2020 firmó con el Messina de la cuarta división de Italia. 

Como todo futbolista, Hernán Barcos no ha estado alejado de algunos temas extradeportivos y peleas con algunos rivales. La más conocida se dio a inicios del 2018 en la liga ecuatoriana, cuando el ‘pirata’ estaba en LDU y se trenzó con el uruguayo Jonathan Álvez, artillero del Barcelona. “Sí, sí (recuerdo el altercado). Un personaje el bobo ese. Piensa que ganó la Copa del Mundo porque ganó la Sudamericana, tiene unos aires bárbaros”, recordó el ‘charrúa’, días después. Hernán Barcos no se quedó callado y también contestó. “Con respecto a este otro, ¿cómo es? Álvez. No sé que la pasa. Me llamó muerto, cuando el muerto es él por no jugar en un equipo reconocido internacionalmente como la Liga”, respondió.  

Una escena en la que Barcos colabora en la marca.

Lo cierto es que Barcos no es de los jugadores que salen con mujeres de la farándula o tienen ‘romances’ con vedettes. El argentino está muy enamorado de su bella pareja, Giuli Cunha. La brasileña, de 28 años, ‘flechó’ al ‘pirata’ en el 2014, ya que mientras Barcos era figura del Gremio, ella trabajaba en el departamento de Relaciones Públicas del club. Se conocieron salieron y se volvieron novios. Ella acompañó al futbolista en su periplo por Portugal, Ecuador, Italia y China e incluso cuando fichó por el Bashundhara Kings, de Bangladés. Ese fue el último equipo del jugador antes de llegar a Alianza Lima que se convertirá en el equipo 19 de su carrera.  

Hernán y su novia Giuli Cunha.

“Se viene un nuevo desafío. Un orgullo hacer parte del más grande del Perú”, posteó Hernán Barcos en sus redes sociales tras el anuncio de su fichaje. El ‘pirata’ está listo para ir al abordaje de la nave blanquiazul. Esa que navegará mares tormentosos. 

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Gareca arrancó el "Operativo Marzo" de la selección peruana

Ver nota completa

Marquinho, el ídolo compartido entre Alianza Lima y Sport Boys