/

La pandemia no existe para Farfán, fue grabado sin usar mascarilla en el restaurante Costanera 700

Debutó con gran expectativa con la camiseta blanquiazul pero un video subido a las redes sociales muestra que el delantero no respeta los protocolos covid-19 en un momento que el país registra alrededor de 800 muertes diarias.

Redacción ONCE
Lima - 18 abril 2021

El restaurante Costanera 700 fue el escenario de la primera lesión de Jefferson Farfán. No una lesión muscular sino una contusión a su imagen profesional y a la imagen de Alianza Lima, el club que volvió a confiar en él. Los hinchas lo recibieron con justificada alegría esperando los goles y el fútbol que prometía la contratación del crack pero éste prefirió reeditar uno de los capítulos que lo inscribieron en el tristemente célebre grupo de “Los cuatro fantásticos” a quienes Ricardo Gareca retiró de la selección cuando empezó la reforma que le hizo mucho bien al equipo nacional.

Los hechos han entrado como era de esperarse en la fase de versiones y aclaraciones. Lo concreto es que Farfán aparece en un sitio público —el restaurante Costanera 700—  y sin usar la obligatoria mascarilla por la grave y mortal pandemia que padece el país y por la obligación que tiene de cumplir con los protocolos sanitarios que la Liga1 ha dispuesto para todos los futbolistas profesionales.

Las imágenes plantean una inevitable pregunta: ¿se trata de un video reciente? La respuesta es positiva. El futbolista no puede alegar que el video es antiguo por cuanto el nuevo look que viene utilizando con el pelo pintado de amarillo corresponde a la reciente imagen que estrenó en su debut con Alianza Lima hace dos semanas.

El diario Trome informó que en el video “el futbolista se luce acompañado de un misterioso joven y dos mujeres que claramente no pertenecen a su círculo íntimo”. Cuando la noticia creció en la red Twitter se supo que el hombre que allí aparece responde al nombre de Tito Parodi, amigo del futbolista.

Fue precisamente, este personaje quien salió a ofrecer una versión para dejar a salvo a Farfán cuando el video se volvió trending topic en Twitter. Este fue su mensaje: “Gente¡ solo coincidí en un restaurante con Jefferson y su familia y me tomé una foto. Nada más. Él no estaba en mi grupo. Fue una foto y punto”.

El problema de esta supuesta aclaración es que colisiona con la versión difundida en la página web de Ovación bajo el título “Conozca versión de Jefferson Farfán tras lo sucedido en conocido restaurant” y en la cual se puede leer: ovacion.pe pudo conocer, a través de gente cercana del jugador, la versión del propio Jefferson Farfán. Se asegura que Farfán llegó cerca de las 5:30 de la tarde al restaurant Costanera 700, ubicado en Miraflores, en compañía de dos primos con los que vive actualmente”. Como puede notarse, en la versión del futbolista se habla de la compañía de dos primos mientras que su amigo Parodi, involucrado en el video, señala que Farfán estuvo acompañado de su familia. Esta es una primera contradicción.

Fachada del restaurante Costanera 700, Miraflores.

La versión de Farfán añade que “antes de retirarse del local, según cuentan, una amiga, que estaba en otros de los ambientes privados del restaurant, le solicitó a Jefferson que se tomara una foto con su amigo. La ‘Foquita’ no tuvo ningún problema en acceder, sin embargo lo hizo sin llevar puesta la mascarilla de rigor”.

En la versión del amigo Parodi, éste fue quien pidió “la foto” pero en la versión de Farfán, publicada por Ovación, fue “una amiga” la que pidió “la foto”. Una segunda contradicción. Lo curioso es que en ambas versiones le llaman foto a un video colgado en las redes.

ONCE se comunicó con fuentes del club íntimo y pudo obtener la versión de que la administración solicitará una reunión con Jefferson Farfán para escuchar su versión de los hechos y esclarecer cuándo se tomaron las imágenes que circularon en las redes. Dependiendo de la investigación que realice Alianza Lima, se definirá una sanción y el delantero será sometido a pruebas de descarte de covid-19 y, dependiendo de los resultados, la decisión final podría tomar otro cariz.

Por de pronto, lo ocurrido vuelve a poner a Jefferson Farfán en un episodio ajeno a su obligación de comportarse como un profesional. Está recibiendo el salario más alto que un jugador haya recibido en la historia de los torneos nacionales; el país está padeciendo el rigor de una violenta segunda ola de la pandemia coronavirus con el doloroso saldo de alrededor de 800 muertos al día (cifras del SINADEF), y el futbolista aparece en un restaurante y sin colocarse la mascarilla de rigor.

Su obligación es la mantenerse en su casa y respetar los protocolos sanitarios establecidos dentro de la Liga 1 para todos los jugadores que participan en el torneo. Su irresponsabilidad muestra que, siendo el capitán blanquiazul, no tiene respeto por la salud de sus compañeros y no piensa en que los hinchas blanquiazules después de la triste campaña del 2020 necesitan hablar de fútbol y solo de fútbol y tener alegrías futbolísticas en lugar de noticias como la protagonizada por Farfán.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Jefferson Farfán, el 10 de Alianza que generó un récord en la venta de camisetas

Ver nota completa

Kirikocho, el "maleficio" creado por Bilardo