/

Lapadula: 90 minutos de soledad

El delantero ítalo-peruano demostró tener gran sentido del juego, presencia y personalidad. Armas que servirán para cuando sus compañeros deciden jugar con él. Un ¿Por qué sus compañeros lo destinaron a la soledad?

Aníbal Ingunza
Lima - 22 noviembre 2020

De pronto, el hombre se sintió extremadamente solo. Gianluca Lapadula vio venir a André Carrillo que juntaba rivales y esperó el pase para tener una acción de gol. Ocurrió en el segundo tiempo del partido contra Argentina y el delantero del Al-Hilal hizo la ilógica, retrocedió la pelota. En el mismo encuentro, en una jugada similar, Carrillo tampoco soltó el balón y los argentinos terminaron quitándole sin problemas la pelota. Lapadula no se quejó y tampoco gesticuló, quizá porque en el silencio de los estadios cualquier palabra resuena o, simplemente, porque no quería pecar de ‘reclamón’ en un plantel al que recién se había unido. 

Lo cierto es que las redes sociales se inundaron de quejas tras la derrota contra la ‘albiceleste’. Todas apuntaban al egoísmo de varios seleccionados para con el ítalo-peruano que lució como un náufrago en un mar de camisetas argentinas. “No le quieren pasar la pelota”“perdónalos Lapadula”“qué argolleros”, se pudo leer en Twitter o Facebook. Tan grande fue la tendencia que el mismo Carrillo salió a responder las acusaciones. “Estos comentarios no los he visto. Igual son cosas que no suman. Cuando los resultados no se dan, los negativos buscan romper el grupo. En vez de buscar soluciones, buscan dificultades, así que nosotros no le paramos bola a eso”, dijo antes de regresar a Arabia Saudita. Lo cierto es que los números desmienten a Carrillo. 

En el partido del último martes 17 de noviembre, Gianluca Lapadula arrancó de ‘9’ y el total de pases que recibió de sus compañeros, en 95 minutos, fue de solamente 12. Una cantidad bajísima siendo el único punta de referencia y un jugador que se mueve muy bien entre los centrales y juega al límite con la posición adelantada. Pongamos nombres propios: los jugadores que más servicios le entregaron fueron Yoshimar Yotún y Christian Cueva con apenas tres. Extraño para un volante de muy buen pie y un mediocampista ofensivo cuya principal labor es habilitar al centro delantero. Pedro Aquino le dio dos pases a Lapadula y detrás de él estuvieron Miguel Trauco, Luis Abram, Edison Flores, André Carrillo todos con un solo pase.  

Lo curioso es que, según se puede apreciar en frías estadísticas del partido, al atacante pudieron entregarle 14 pases más, pero sus compañeros optaron por otra jugada o por el conocido acto individual que no llevó a nada. En este mismo encuentro podemos comparar a Gianluca Lapadula con Lautaro Martínez, el centro delantero rival. El jugador del Inter de Milán recibió 18 pases y jugó hasta los 89’. Uno de esos servicios, lanzado por Leandro Paredes, terminó en el segundo gol visitante porque dejó cara a cara al ariete con nuestro portero. Según Movistar Deportes, hubo 26 intenciones de pase de Gianluca Lapadula que no se concretaron. Es una estadística curiosa porque le otorga a las cifras un dato subjetivo como la intención, algo que solamente podría responder el jugador que se negó a dar el pase.

Otro dato ausente fue que en las jugadas con pelota parada no existieran las ‘cortinas’ o jugadas con engaño para que el ‘9’ pueda ingresar con comodidad a conectar el cabezazo. Algo que sí sucedió con el zaguero central Anderson Santamaría quien contó con dos chances por la vía aérea.  

Gianluca Lapadula, yace solitario arrodillado como pidiendo por favor le den un pase.

Hagamos un viaje en el tiempo. Una de las características de la selección peruana, en los últimos años, fue la solidaridad en el juego y la búsqueda constante del atacante referencial. Citemos un caso, en otro duelo contra Argentina, el de las Eliminatorias a Rusia 2018 que terminó 2-2, en ese partido el atacante en punta fue Paolo Guerrero. ¿Cuántos pases recibió en ese encuentro? Pues nada menos que 28. Quienes más lo asistieron fueron Christian Cueva (6), Pedro Gallese (6), Yoshimar Yotún (5) y Miguel Trauco (5).  Fueron 16 pases más de los que recibió Lapadula en el último encuentro. Si nos remitimos a videos, el juego de la ‘bicolor’ no ha cambiado, pero parecería que se aplica solo con algunos intérpretes y no con todos. Perú ha sido un equipo que busca a su ‘9’ para que este quede a tiro de gol o aguante una pelota buscando la llegada de los volantes. Ante Argentina, esos mismos mediocampistas quisieron resolver solos. ¿Será que para ellos el `9`tiene un solo apellido.  

Pero no todo es un tema futbolístico, según fuentes a ONCE algunos integrantes de la ‘bicolor’ no estarían muy contentos con Gianluca Lapadula. Algunos consideran que se le ha dado trato privilegiado en la obtención de sus papeles de nacionalidad. Otros tienen celos por lo bien que cayó en la gente el ítalo-peruano y que trajo como consecuencia, vía redes sociales, la habitual comparación con los otros integrantes del equipo. Para colmo, la fotografía vuelta viral donde se ve a Lapadula concentrado y a Cueva mirando su celular en el camarín del estadio de Chile, generó molestia en algunos integrantes. 

Lo concreto es que Lapadula mostró dos “peligros” para un grupo que viene junto desde hace años: es un jugador con un impecable comportamiento profesional y sienten que si hace goles se ganará con prontitud un lugar preferencial en el afecto de la hinchada. La actitud de Lapadula ha sido incuestionable. Mantuvo perfil bajo desde que arribó al país el 8 de noviembre. No dio entrevistas personales, mostró gran rendimiento en los entrenamientos y en la cancha peleó cada pelota que le pasó cerca. Tras el partido contra Argentina tomó la palabra y marcó diferencias desde las disculpas que ofreció pese a su poco dominio del español. Ese es otro punto, ya que se supo que el delantero tuvo intensos cursos de nuestro idioma en las últimas semanas, para poder entender tanto las indicaciones de Gareca como para declarar a los medios de comunicación. Un hecho que también fue resaltado por los hinchas fue su actitud firme al entonar el himno nacional previo al juego con Argentina.  

“Quiero agradecer a los peruanos, a la selección, estoy muy orgulloso de llevar la Blanquirroja. Es un honor para mí y para mi familia. Lo más importante es darlo todo en la cancha”, dijo Gianluca Lapadula en el aeropuerto Jorge Chávez antes de volver a Italia. En ese lugar se tomó una foto con una hincha y devolvió el saludo a otros. Tras ello volvió a casa. El jugador dejó en claro lo importante que será en los duelos eliminatorios de marzo y con seguridad volverá a ser llamado. 

Veremos si en la próxima sus compañeros entienden que Lapadula suma, mientras ellos restan cuando lo destinan al abrazo de la soledad.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Qatar 2020 y una pregunta ¿por qué el equipo mundialista está en el fondo de la tabla?

Ver nota completa

Agustín Lozano es un personaje de caricatura