/

Lozano y Chiri, la desesperada búsqueda de impunidad

El presidente y el secretario de la FPF están exigiendo a los clubes firmar una carta-compromiso para obtener impunidad. Aquí la increible historia.

Umberto Jara
Lima - 28 diciembre 2020

El día lunes 28 se debería llevar a cabo la Asamblea de Bases convocada por la FPF. Una asamblea que, de por sí, ya tiene una agenda cuestionable porque omite dos temas centrales: el final del mandato de Agustín Lozano —cuyo plazo vence este 31 de diciembre— y la Auditoría Forense efectuada por la firma Price Waterhouse Cooper que pone al descubierto los desmanes económicos en la FPF. Esos temas no los quiere tocar el directorio de la FPF, con lo cual dicha asamblea ya parte con severas irregularidades desde la citación.

Como si no bastara apareció post Navidad una carta generada por el presidente de la FPF, Agustín Lozano, y el secretario general, Oscar Chiri, y que ha sido enviada a todos los clubes que deben asistir a la Asamblea de Bases. La firma de esa carta-compromiso es un requisito previo para participar en la asamblea. De entrada, condicionar la participación a la firma de una carta de compromiso ya es una irregularidad, pero lo más grave es que le exigen a los clubes que acepten suscribir asuntos ilegales que contiene dicha carta-compromiso. La misma contiene 14 puntos pero nos vamos a referir a los dos más flagrantes.

El punto 3

3.- La solución de conflictos que surjan con motivo de la aplicación, interpretación, ejecución y cumplimiento de los estatutos, reglamentos y directivas de la FIFA, CONMEBOL y la FPF, y en definitiva ante cualquier disputa, acción o reclamo de naturaleza deportiva y/o económica, renuncian expresa y voluntariamente a hacer valer sus pretensiones ante la jurisdicción ordinaria, debiendo someter las mismas ante los órganos jurisdiccionales, Comisión Disciplinaria, Comisión de Apelación y/o la Cámara de Conciliación y Resolución de Disputas de la FPF, según corresponda de acuerdo a cada pretensión.

Este pedido significa que los clubes peruanos deben renunciar a cualquier reclamo ante el Ministerio Público o ante el Poder Judicial y someterse exclusivamente a los órganos de la FPF. Pretenden que la FPF se convierta en la única y exclusiva instancia para recibir denuncias y procesarlas, no solo sobre materia deportiva sino también sobre materia económica.

Dicho en sencillo, Agustín Lozano y Oscar Chiri, creen que pueden ser legisladores y dictaminar que en el Perú existan tres instancias: las fiscalías, los juzgados y las comisiones de la FPF. Y que, en el caso del fútbol, los fiscales y los jueces no deben existir y los únicos encargados de impartir justicia son las personas que en la FPF nombran Lozano y Chiri. Es decir, ellos arman sus propios tribunales y ordenan que solamente esos tribunales los juzguen.

Esto significa que si Lozano y Chiri, por ejemplo, se apropian de dinero de la FPF ningún club podría denunciarlos ante un fiscal o ante un juez; solamente podrán denunciarlos ante una Comisión de la FPF, cuyos integrantes trabajan para Lozano y Chiri.

Sin duda alguna más de un abogado se reirá a carcajadas y el ciudadano entenderá que se trata de un disparate mayúsculo.

Desde el punto de vista del Derecho, la dupla Lozano & Chiri cree estar por encima de la Constitución de la República que es la que determina cuáles son las instancias que imparten justicia; piensan también que están por encima del Ministerio Público y el Poder Judicial; e, inclusive, creen estar por encima de la FIFA porque ni siquiera esta entidad se atreve a anular la vigencia de las leyes internas de cada país.

Quienes han conversado con Oscar Chiri saben que este gusta de auto-elogiarse afirmando que es un gran conocedor de las leyes. Con la carta-compromiso dirigida a los clubes está dando una muestra pública de que su nivel como abogado, en realidad, está situado en el oscuro sótano de la ignorancia del Derecho.

Lo que sí están demostrando claramente Lozano y Chiri es que saben que han incurrido en actos ilícitos y de manera desesperada ahora tratan de buscar un mecanismo para evitar denuncias. La ilegal exigencia a los clubes para que firmen la carta-compromiso como requisito para asistir a la Asamblea de Bases, significa una búsqueda de impunidad porque, por ejemplo, con un compromiso de ese tipo, según ellos, no se les podría denunciar ante fiscales y jueces por la reventa de entradas, o por el Delito de Fraude en la Administración a la Persona Jurídica que han cometido en más de una oportunidad o por los delitos que se van a derivar de la Auditoria Forense que hoy ocultan pero que se terminará conociendo.

Su maniobra tiene un defecto central: ignoran que nadie puede renunciar a los derechos que la ley peruana otorga. No se puede renunciar a la Constitución, al Código Penal o al Código Civil porque eso supondría que la FPF se convierta en un ente ajeno a las leyes peruanas. El punto 3 de la carta-compromiso contiene un planteamiento absolutamente ilegal y carente de validez.

El punto 4

La carta-compromiso que la FPF está exigiendo sea firmada por los clubes contiene un siguiente punto que exige que cada club:

4.- Reconoce la prohibición expresa de acudir a los tribunales ordinarios de justicia y la exclusiva jurisdicción del Tribunal Arbitral del Deporte. Cualquier disputa que requiera arbitraje y esté relacionada con las decisiones finales de la FPF, de acuerdo al sistema de recursos establecidos en la normativa de la FPF será remitida al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) de Lausana (Suiza).

Actualmente ya está establecido que todas las discrepancias deportivas tienen como instancia natural el tribunal deportivo llamado TAS. Lo absurdo es que Lozano y Chiri pretenden que las denuncias por malos manejos económicos que tienen carácter penal sean llevados ante el TAS con lo cual incurren en un despropósito: creen que con una carta-compromiso firmada en Perú se puede reformar la legislación internacional del TAS.

Lozano y Chiri están buscando impunidad a cómo de lugar cayendo en el desatino de creer que obligando a los clubes a firmar una carta-compromiso ilegal pueden sustraerse a la acción de la justicia peruana y pasar al TAS. El TAS no va a juzgar los delitos cometidos por Lozano y Chiri y su directorio. Ellos serán juzgados, tarde o temprano, al igual que su antecesor Edwin Oviedo por los actos delictivos cometidos. Y allí no hay TAS que salve ni carta-compromiso que lo impida.

Recuerde el lector que los gobernantes corruptos cuando ingresan al final de su gestión, empiezan a dictar normas de amnistía o de impunidad que a la larga no sirven de nada. Lozano y Chiri están siguiendo el guion de los gobernantes corruptos y, de ese modo, ellos mismos están admitiendo la existencia de actos de corrupción

Está demás decir que ningún dirigente de ningún club debería firmar la carta-compromiso que se les está exigiendo. Por decencia, obviamente; y aquellos a los cuales no les satisfaga la decencia, no deben firmarla porque se trata de un pedido ilegal y quien lo avala incurre en una ilegalidad.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Los presidentes a dedo del fútbol peruano

Ver nota completa

Lozano, el acusado por delitos que seguirá al frente de la FPF