/

Néstor Lorenzo, el DT de Melgar que jugó junto a Maradona en el Mundial

Fue dirigido por Bilardo, jugó el Mundial de Italia '90 al lado del astro argentino, trabajó junto a Pékerman en las selecciones de Argentina y Colombia. Hace seis meses aterrizó en Arequipa y se convirtió en el DT de Melgar.

Daniel Yaipén
Lima. - 11 julio 2021

Néstor Lorenzo esta al frente del Club Melgar y viene cumpliendo una campaña más que interesante con el “León del Sur”. En esta entrevista con ONCE, el recio ex zaguero rioplatense, se explaya desde la ciudad arequipeña sobre su pasado y presente en el mundo del fútbol.

Cuando el árbitro mexicano pitó el fin del Argentina vs Alemania por la final del Mundial Italia ’90, una de las primeras imágenes que enfoca la televisión fue a usted con lágrimas en los ojos, ¿Qué se le vino a la mente luego de perder una final del mundo faltando pocos minutos y con un penal dudoso para muchos?

Sentí que había llegado el fin de un sueño, el sueño de chicos que teníamos todos los muchachos del plantel, a pesar que algunos ya lo habían sido en México, seguían con esa misma ilusión de poder conseguirlo y darle una alegría inmensa a toda la Argentina. Ahora yo considero que Alemania fue un justo campeón pero se dieron muchas circunstancias complejas e incluso algunas ajenas a lo que dependía de nosotros, que nos afectaron bastante.

Néstor Lorenzo enfrentando a Klinsmann en la final del Mundial Italia ’90.

Ese equipo tuvo muchos inconvenientes desde el inicio del Mundial, ¿Qué recuerda en especial en ese mundial?

Tuvimos varias pero de entrada nada más sufrimos una sorpresiva y dolorosa derrota ante Camerún que nos pegó bastante, nos puso en una situación muy incomoda de tener que salir a buscar los siguientes partidos con carácter de urgencia para clasificar. Nosotros veníamos con muchos jugadores entre algodones y sentidos desde antes del Mundial y eso no le permitía a Bilardo encontrar al equipo base. Luego del encuentro con Camerún tuvimos una reunión de jugadores donde nos comprometimos, pese a todas las dificultades con las que veníamos y las que vinieran, llegar hasta el último día de la competencia y lo cumplimos.

Argentina fue superada por la mínima diferencia en el debut de Italia ’90.

¿Cree que con Cannigia en la final el destino pudo ser distinto?

Uno nunca sabe pero es innegable que Claudio estaba atravesando un momento extraordinario en su carrera y era pieza fundamental en nuestro ataque. Y lo que más bronca da es que se queda fuera por una jugada intrascendente, una mano en media cancha, encima en ese partido con Italia también perdemos al ‘Gringo’ Giusti y esos dos nos hicieron mucha falta en la final porque éramos un plantel corto.

¿A qué se refiere con un plantel corto?

Como decimos en Argentina, nosotros veníamos con muchos jugadores “atados con alambres” o sea, mírame y no me toques, y jugar en esas condiciones de igual a igual ante un rival con el nivel de Alemania era sumamente difícil. Recuerdo que en el entretiempo tuvieron que salir Ruggeri y Burruchaga porque ya venían arrastrando lesiones complicadas durante el torneo, después nos echaron a Monzón y Dezotti, a este último en una jugada muy polémica porque es un lateral donde con un alemán se forcejean la pelota para sacar y le sacan roja directa solo a él. Son cosas del fútbol que quedaran para la historia pero en ese momento nos afectó en un partido muy importante.

Lorenzo y Troglio reclamando airadamente al arbitro mexicano Codesal.

Usted jugó con Ruggeri en esa zaga de tres que planteaba Bilardo, ¿Cómo fue tener a Oscar ya campeón del mundo como compañero?

Oscar es un ganador total recuerdo mucho que él venía muy complicado con una pubalgía en el pubis que lo hacía ser duda en todos los partidos y así llegó hasta la final, recién en el entretiempo salió porque no podía más. Un ejemplo de sacrificio y amor por la camiseta, solo los que hemos tenido esa dolencia sabemos lo que cuesta jugar con pubalgía a ese nivel. Con Ruggeri también compartí el ’93, antes que fuera al Mundial de EE.UU ’94, la zaga de San Lorenzo con el ‘Bambino’ Veira de entrenador. Ruggeri es un gran amigo, un fenómeno el ‘Cabezón’.

Lorenzo compartió zaga con Ruggeri y Maradona en la selección argentina.

¿Alguna anécdota con Diego Maradona que nos pueda compartir?

Claro que sí, Diego era un ser de luz, muy generoso, pícaro, siempre alegraba el lugar donde llegaba. En 1989 cuando yo tenía 22 años me contrata el Bari del Calcio, cuando Maradona era la máxima e indiscutible atracción de ese campeonato. En Argentina yo salí de Argentinos Juniors y compartí en menores con su hermano ‘Lalo’ y cuando llegué a primera compartí habitación con su otro hermano el ‘Turco’ pero con él no tenía confianza, imagínate que cuando él jugaba en primera yo era recogebolas aún.

¿Y cómo fue ese encuentro en Napoli?

A mí me daba mucha vergüenza pedirle su camiseta, pero sin yo decirle nada cuando terminó el partido se me acercó y me regaló su camiseta así toda embarrada como siempre terminaba por todas las veces que los rivales lo tumbaban al piso.

Néstor Lorenzo con los brasileños Joao Paulo y Gerson en el Bari del Calcio.

¿Y qué pasó, qué te dijo luego?

Me invitó a su casa para tomar unos mates pero le dije: no puedo he venido con mi esposa y estoy además con un amigo napolitano. Pero él no se inmutó y me dijo: no te preocupes loco vamos todos no hay problema. El diez era así. Cuando llegamos a su casa mi amigo italiano estaba con los ojos tan abiertos como un búho tratando de inmortalizar tantos recuerdos en su memoria. Mientras que nosotros conversábamos con Diego, que descansaba con una bolsa de hielo en el tobillo para bajar la hinchazón de tantas patadas que le habíamos dado durante el partido y ni así pudimos pararlo (risas).

Néstor compartió selección y una anécdota en Italia con Diego Maradona.

¿Qué era lo que Maradona causaba en Napoli?

Era simplemente increíble, no hay palabras para describir la locura que era. Para darte un ejemplo, en el Mundial nosotros concentrábamos a diez minutos del estadio San Paolo donde jugaríamos la semifinal ante Italia y para llegar nos tomó una hora. La cantidad de gente que quería ver a Diego y tocar el bus que lo llevaba era impresionante.

Usted no era un jugador muy mediático, ¿Qué cualidades cree le valieron para entrar en el radar de Bilardo para vestir la albiceleste?

En mi época no habían sub 15 ni sub 17 pero a partir de la sub 20 yo estuve en todas las giras que hacia la selección alrededor del mundo, fui a los Juegos Olímpicos de Seúl ’88 y al Mundial de la categoría. El profe Pachamé y Bilardo que seguía el trabajo de los chicos muy de cerca, me conocían muy bien porque en innumerables veces fui sparring de la selección mayor en Ezeiza y en el ’85 compartimos mucho con la selección que jugaba las Eliminatorias, ahí conocí al ‘Flaco’ Gareca. Tácticamente yo me adaptaba muy bien casi a cualquier posición en defensa o mediocampo, no hacía partidos diez puntos, pero siempre cumplía con lo que necesitaba el equipo y me pedía el técnico. A los 25 años yo tuve una lesión en la rodilla que me complicó pero antes de eso era un defensa muy rápido, fuerte e iba muy bien arriba, características importantes para ser un defensor completo.

Lorenzo con la camiseta de la selección argentina.

Eras un polifuncional de esos jugadores que le encantaban a Bilardo ¿en cuántos puestos te hizo jugar?

Te doy un ejemplo, en la final en Italia ’90 comencé jugando de lateral volante por izquierda y enfrentaba por ese lado al alemán Berthold pero para el segundo tiempo ellos lo cambian y ponen a Hassler. Ahí Bilardo me saca de la banda y me mete de volante interior por el tipo de juego del recién ingresado y ante la expulsión de Monzón terminó de stopper, el profe sabía que contaba conmigo.

¿Se enfrentó a Perú a nivel selección?

Sí, en una gira que hicimos en 1988 por Perú, Chile y Colombia. Nosotros como campeones del mundo no íbamos a jugar las Eliminatorias, así que los amistosos eran muy importantes para Bilardo. Recuerdo que esos tres partidos los jugué de líbero y acá en Lima ganamos 1 a 0.

¿Qué jugador peruano de esa época le parecía el mejor?

Para serte sincero más recuerdo a los del Mundial del ’78 con Cubillas, Chumpitaz y Quiroga como referentes, tremendo equipazo. De ahí se me vienen a la mente la generación liderada por Pizarro, Solano y Palacios que volvieron a destacar por ser una selección de muy buen pie, técnica y que competía a buen nivel.

¿De la actualidad cuál le llama la atención?

Paolo Guerrero es definitivamente el líder de esta vieja guardia que llegó al Mundial después de tanto tiempo y logró cosas muy importantes como grupo. De los que le siguen me gusta mucho Yotún, se adaptó en gran forma a la nueva posición que le encontró el ‘Flaco’ en la volante, también me gustan mucho los dos laterales Advíncula y Trauco. Y en esta última etapa de clasificatorias y Copa América creo que están destacando mucho Tapia y Carrillo, sobre todo este último que es un jugador distinto con características para destacar en cualquier lugar y ante cualquier rival.

¿Cómo describiría el estilo de juego de la selección de Gareca?

Bastante clásico, intenta siempre proponer, salir a jugar respetando el buen trato al balón, se defiende con la posesión de la pelota. Algo que rescato es que siempre respeta su estilo de juego y no renuncia a ser protagonista por más difícil que parezca el rival y ha logrado consolidar una selección competitiva en cualquier cancha.

Con la experiencia de Lorenz el club arequipeño asume protagonismo.

¿Qué equipo fue el que más le gustó de la primera fase de la Copa América?

Argentina por momentos, porque le falta no bajar el rendimiento en los segundos tiempos, y Brasil que cuando acelera es un equipo temible para cualquiera. A Colombia la conozco bien, es un equipo ya consolidado pero que están sintiendo la ausencia de dos líderes como eran Falcao y James.

¿Qué tenía la selección argentina de su época que no tiene esta?

El fútbol ha variado mucho y considero que para bien, hoy se juega mejor que en mi época, es más vistoso y un mejor espectáculo. La regla que revolucionó para bien fue la de prohibir que el jugador le pueda dar la pelota al arquero y este la coja para hacer tiempo. Con respecto a lo que se habla de las diferencias en el sentir por la camiseta de los de antes y los de ahora no creo que sea así por más millonarios que sean los chicos de ahora. El sentido de pertenencia y amor por su camiseta sigue vigente, es algo inherente al argentino y mucho más los que la vienen defendiendo desde menores. Yo fui parte del comando técnico en el proceso del 2006 y te puedo afirmar que los jugadores aman venir a su selección, las cosas que antes se vivían distinto era porque el fútbol lo permitía y eso se transmitía dentro del campo pero el amor a la albiceleste sigue vigente.

Trabajó en el comando técnico de Pékerman 14 años, ¿Cuándo se inició su relación con él y cuáles son las principales enseñanzas que se llevó de todos estos años?

José fue coordinador general del fútbol juvenil en Argentinos Juniors cuando yo estaba en octava y séptima división, desde ahí ya nos conocíamos. Pékerman es un hombre muy sabio para acompañar y desarrollar el proceso de los jugadores en formación, sabe aconsejarlos y orientarlos dejando mucha enseñanza en ellos.

Con José estuvieron en las selecciones de Argentina y Colombia, también en dos equipos de la liga mexicana, ¿Cuáles son las principales diferencias entre dirigir un equipo y una selección nacional?

La planificación y la posibilidad de cambio, en un equipo tienes una lista de jugadores de los cuales puedes disponer hasta el final de la temporada y cuando tienes la posibilidad de cambiar no siempre puedes traer al que quieres. En una selección el universo es mucho más amplio, tienes posibilidades de probar y cambiar sin olvidar que accedes a los mejores jugadores de ese país. En contra de eso va que la planificación es distinta porque no tienes el día a día del club que es algo que a mí me gusta mucho pero tienes más tiempo para planificar los partidos. El trabajo en selección es mas espaciado pero más intenso porque al ser menos fechas cada encuentro es determinante para los objetivos. Uno termina habituándose a los tiempos y circunstancias, en la selección el equipo se arma antes de la convocatoria, los jugadores tienen que llegar sabiendo a qué van a jugar, porque cuando llegan los tienes muy pocos días para trabajar y muchas veces cansados o incluso sentidos, así que el trabajo en la previa es importantísimo.

Fue parte durante 6 años del comando técnico de Pékerman en Colombia.

¿Quién y cómo lo convenció para asumir su primera experiencia como cabeza de un comando técnico en Perú?

Las negociaciones fueron con Ricardo Bettocchi y con Jader, ellos me contaron el compromiso que tenían con el club, la organización de la Liga, cuál era el proyecto que querían para Melgar y eso me agradó. Ellos están siempre presentes y al lado del plantel atentos a cualquier necesidad.

¿Le pidió referencias al profe Gareca antes de venir?

No, con Ricardo siempre hablamos de fútbol en general, de la selección, de jugadores y varias cosas más. No sé si le consultaron sobre mí antes de contactarme o no, yo recién hablé con Gareca después que ya había arreglado.

¿Tenía una idea del nivel del equipo antes de llegar?

Al equipo lo conocí antes porque junto con mi comando técnico nos pusimos a ver todos los partidos del torneo anterior y fue muy productivo. Eso fue fundamental para conocerlos y tomar decisiones sobre donde hacía falta reforzar el grupo. En el tema de reserva y juveniles fue mejor de lo que esperaba, quiero resaltar el trabajo de Marco Valencia y el profe Díaz que han llevado muy bien las inferiores. He encontrado chicos entre 17 y 18 años con muy buena formación técnica, con ellos ya estamos trabajando con el plantel profesional y auguran que hay un futuro bueno para la institución.

Néstor Lorenzo en su presentación como entrenador del Melgar de Arequipa.

Ya lleva seis meses en el fútbol peruano, ¿Cuál cree que es el principal y más urgente punto de mejora?

La competencia en el fútbol de menores y reserva, estos dos años sin competir es un daño irreparable para ellos, por más que los resultados no vayan a ser inmediatos si se tiene que dar una remedio rápido a este tema que es básico para el desarrollo del fútbol peruano. Los chicos entre los 15 y 18 están terminando su maduración como jugadores, yo no sé como van a hacer para armar una sub 15 o sub 17 actualmente. Otro punto importante son los temas logísticos y de organización, no se pueden cambiar de un día al otro. En el fútbol formativo hay que invertir y esa autocritica les corresponde a los responsables del fútbol de menores en el país. Riqueza técnica y material humanos hay. Los chicos necesitan el apoyo de sus equipos y federación.

La campaña de la Sudamericana fue muy buena a pesar de no haber podido clasificar, ¿Cuáles son las principales fortalezas de su grupo y en qué puestos necesitan mejorar?

A mí me gustó que competimos con intensidad en todos los aspectos y en todas las canchas. En Quito pudimos liquidar el partido en el primer tiempo y en cancha de Paranaense ellos terminaron metidos en su campo, botándola de punta para afuera a pesar que nosotros estábamos con diez hombres. Tenemos que mejorar en las dos áreas que es donde se definen los partidos, para liquidar y no nos hagan daño con poco. Considero que hicimos una muy buena campaña tomando en cuenta todas las dificultades que afrontamos como que el 80% del plantel tuvo Covid en algún momento, lesiones no musculares que nos mermaron la defensa y jugar 15 partidos en 48 días. Es un tema complejo no sólo desde lo deportivo sino también desde lo logístico. Aún así quedamos segundos y nadie nos pasó por encima. Lo que si nos queda como un desafío grande por mejorar en este segundo semestre es lo hecho en el torneo local.

El Melgar de Lorenzo cumplió una destacada actuación en la Copa Sudamericana.

Si fuera periodista ¿Cómo definiría al Néstor Lorenzo técnico?

Muy competitivo, siempre juega para ganar aunque le gusta que sus equipos jueguen bien al fútbol. Le gusta tener equipos con variantes a lo que pueda plantear el rival y el resultado del partido requiera y un técnico que le gusta que sus equipos sean protagonistas.

Después de esta primera experiencia como técnico en Perú, ¿Cuáles son los siguientes pasos en la carrera de Néstor Lorenzo?

Ahora sólo pienso en dar lo mejor de mí acá en Melgar, lo demás vendrá cuando tenga que venir y todo en su momento. Yo vivo el día a día con intensidad, que considero es lo que corresponde a mi compromiso y enfoque con el club que me cobija. Los objetivos a corto plazo con Melgar son ir consolidando paso a paso a los jugadores jóvenes del plantel, al mismo tiempo de competir arriba en el torneo para buscar la clasificación a un torneo internacional, si es la Libertadores, mucho mejor.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Los inventores del fútbol no saben campeonar. Italia le ganó a Inglaterra la Eurocopa 2020

Ver nota completa

Raziel García, el barrio, la abuela, las redes sociales y el corazón para llegar