/

Paolo Guerrero y la opción del retorno a Alianza Lima

Inter de Porto Alegre anunció que no renovará contrato con el delantero y abrió la puerta para negociar su llegada a La Victoria en enero próximo. Aquí los entretelones de esta historia.

Félix Flores
Lima - 25 abril 2021

Cuando Paolo Guerrero fue sometido a una cirugía de reconstrucción del ligamento cruzado de la rodilla derecha, el pasado agosto del 2020, se sabía que iba a estar parado al menos hasta febrero de este año. Con un ojo puesto en lograr la firma de Jefferson Farfán, en Alianza Lima le pusieron el otro a Guerrero quien tenía contrato con Internacional de Porto Alegre hasta diciembre del 2021. Miembros del Fondo Blanquiazul empezaron a conversar con el entorno del jugador para ver su predisposición para una posible vuelta a Matute. La primera respuesta, en febrero pasado, fue “Gracias, pero por ahora no”

Sin embargo, entre marzo y los primeros días de abril las cosas tomaron otro matiz. Jefferson Farfán fue presentado y desde Porto Alegre abrieron una puerta porque el director deportivo del Internacional, Paulo Bracks, señaló que el club no tiene previsto entablar negociaciones con el agente de Paolo Guerrero para renovar contrato. La prensa brasileña reveló las causas que llevaron a Inter a no retener al atacante peruano: primero, los 37 años de edad que, ante cualquier lesión, hacen mas extenso el tiempo de recuperación; segundo, los casi 150 mil dólares que cobra mensualmente y tercero, que la institución desea apelar a algunos elementos jóvenes en ataque como Yuri Alberto (20 años) y Carlos Palacios (20). 

Enterados de esto, en Alianza Lima empezaron a pensar con más firmeza en la posible vuelta del capitán de la selección peruana. Lo primero que quedó en claro fue la oferta económica: lo máximo que podría percibir Guerrero serán 70 mil dólares mensuales. Hay que recordar que esa cifra está dividida entre lo que pone el club (30 mil dólares) y lo que suman la marca deportiva que viste a Alianza (10 mil dólares), el banco que sponsoriza al club y que ya tiene a Farfán haciendo comerciales (10 mil dólares) y el resto de las empresas que publicita el club (otros 20 mil dólares). 

Jefferson Farfán y Paolo Guerrero, una amistad dentro y fuera de las canchas.

Pudimos conocer que esa propuesta económica sería aceptada por Paolo Guerrero porque éste ha manifestado a su entorno que se acomodaría al sueldo que le proponga el equipo del cual es hincha. Tampoco habría inconveniente en la duración del contrato porque el jugador podrá elegir si es por un año o hasta 2023. Esta decisión podría ser influenciada por Jefferson Farfán quien con seguridad se quedará al menos dos años más en Alianza. Además, las ganas de Paolo Guerrero de al fin ponerse de manera oficial la camiseta victoriana es un fuerte factor a favor.

Alianza Lima ya inició contactos directos para dejarle sentado al futbolista su deseo de tenerlo a partir del 1º de enero del 2022 en Matute. Con el contrato con Internacional venciendo el 31 de diciembre de este año todo debiera caer por su propio peso. 

Sin embargo, hay un ‘pero’ y este viene de las ganas y ambición de Paolo Guerrero de seguir pisando fuerte en una liga competitiva. Por ello, sus representantes le buscan un club importante, y con un contrato interesante, y de darse la oportunidad el jugador postergaría su retorno a Perú.

Paolo Guerrero, Waldir Sáenz y Jefferson Farfán.

¿Cuáles son estas ligas de nivel donde Paolo podría jugar?

En Sudamérica solo dos: Brasil y Argentina. En el primero, por ahora solo Sao Paulo ha hecho un sondeo para conocer su situación. En tanto, en el ‘país del tango’ se ha repetido hasta el cansancio la opción de Boca Juniors, pero el club ‘xeneise’ en este momento está con la mira puesta en el uruguayo Edinson Cavani. Si la llegada del uruguayo, que podría renovar con Manchester United, no se diera el apuntado por Boca sería Jonathan Calleri, del Osasuna de España. 

Guerrero no tiene interés en jugar en la liga mexicana o en la MLS, por más que los salarios en esos torneos son muy altos. El caso de los torneos de Asia, donde militan André Carrillo y Christian Cueva seduce por los contratos millonarios, pero no por el nivel de competencia. Quien también opinó del tema, fue Ricardo Gareca. El seleccionador peruano aún no avizora una vuelta de su capitán. “No creo que por el momento eso se produzca (regresar a Alianza Lima) porque de no continuar en el Inter, por lo que escuché, por lo que hablé con él, es seguir en el extranjero. Por lo menos ahora en estos momentos”, manifestó Gareca.

Mientras tanto, en Alianza Lima saben que aún quedan meses para la decisión final del delantero y que jugar al lado de Farfán, con quien conversa muy seguido, es un ‘plus’ extra. Hay que recordar que ambos solo han podido hacer dupla en la selección peruana mayor desde el 9 de octubre del 2004. A partir de allí estuvieron juntos en 44 partidos con un saldo de 11 triunfos, 14 empates y 18 derrotas.

En Alianza Lima, la camiseta ‘9’ espera su regreso, un regreso que traería mucha historia por escribir.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Superliga europea: los tres días que (casi) cambian el fútbol

Ver nota completa

Martín Palermo, el tronco que se convirtió goleador