¿Qué le espera a Christian Cueva en Turquía?

La novela Maradona y Cueva finalizó con el fichaje del volante peruano al club Yeni Malatyaspor. ONCE logró entrevistar al directivo que hizo posible le pase de Cueva al fútbol turco.

Francisco Suárez
Lima - 16 agosto 2020

Christian Cueva llega al fútbol turco para defender la próxima temporada la camiseta del Yeni Malatyaspor. ONCE logró comunicarse con Burak Cakir, dirigente del club turco encargado de los fichajes. En la charla telefónica sostenida, Cakir dio detalles de sobre la negociación para llegar a un acuerdo con Christian Cueva: “Estuvimos negociando con el jugador durante dos semanas y esta última semana llegamos a un acuerdo. El contrato es por un año y planeamos discutirlo cada temporada para su renovación”

Respecto de la incorporación de Cueva al plantel, el dirigente Burak Cakir manifestó que “Esperamos la llegada del jugador a Turquía entre miércoles o jueves después de haber pasado los exámenes médicos y el de COVID-19. Si este examen sale negativo no habrá necesidad de que esté en cuarentena y podrá empezar a entrenar después de los resultados”.

Sobre el origen del interés por el jugador peruano el directivo turco refirió a ONCE que “Lo estuvimos siguiendo a través de videos, en especial los partidos que ha jugado por el seleccionado peruano. Nos parece un jugador muy importante y los hinchas del Yeni Sport van a estar felices cuando pronto lo vean en acción. Nosotros tenemos grandes expectativas con Cueva y creemos que será uno de los líderes del equipo”.

En cuenta al torneo turco el periodista español Pablo Romero, lo resume así “Las tribunas están bañadas en llamas ardientes, cientos de bengalas iluminan de rojo y amarillo intenso unas gradas que no parecen sólidas sino móviles, como si quisieran saltar sobre los rivales y aplastarlos, y la humareda burbujea como ácido, como azufre hacia el firmamento, lo nubla todo mientras el intenso ruido aumenta, ruido que aturde, que ensordece, palmas que se rompen unas contra otras, zapateos del demonio, dientes que crujen, temibles alaridos, estruendos de petardos, y en la cancha de fuego, los afortunados jugadores del Galatasaray que avanzan cual cómodos guerreros, y los visitantes, pobres almas en pena, luchan sobre un pasto que amenaza con agrietarse para devorarlos con arcos y todo. El Türk Telekom de Estambul no es un estadio de fútbol: es un infierno”.

El infierno turco en los estadios.

En el 2009, el exjugador inglés Darius Vassell, quien fue compañero de Nolberto Solano en el Aston Villa, dejó el Manchester City para jugar en la Superliga turca. Sobre su experiencia en el Ankaragucu de Turquía, Vassell escribió en su libro autobiográfico The Road to Persia (2017): “Íbamos en el autobús del equipo y paramos afuera de nuestro estadio para sacrificar una cabra antes del partido. Era solo el cuerpo técnico y los jugadores. Sentí como si la cabra me estuviera mirando antes de, y como dije en ese tiempo en mi blog, fue el momento en el que me di cuenta de que definitivamente soy un amante de los animales. Sé que estoy siendo dramático, pero he visto mucho de los entrenadores a través de los años, pero esto era realmente nuevo. Algunos jugadores se derramaban la sangre sobre sus chimpunes o en la cabeza para la buena suerte…”.

Salvados por la pandemia

El Yeni Malatyaspor se fundó en 1986 en Malatya. Sus colores característicos de su camiseta son amarillo, rojo y negro.  En la Superliga de Turquía, los últimos tres lugares descienden a la Segunda División. El club de Cueva se salvó del descenso gracias a la pandemia. Ya que la Federación de Fútbol turco decidió anular los descensos. Con el regreso del fútbol Malatyaspor comenzó a reforzarse con la finalidad de mantenerse en Primera, así poder lograr la clasificación a uno de los torneos internacionales.

El volante peruano cerró su ciclo en el fútbol mexicano y llega a Turquía en busca de recuperar la continuidad y estar listo para la Copa América y el proceso hacia el Mundial de Catar 2022. Cueva llega a un pueblo que vive con fervor religioso, la política, la música, la celebración y, por supuesto, el fútbol. La Superliga turca cuenta con dieciocho equipos y es seguida por millones de hinchas todos los fines de semana. En Estambul tienen sede los tres equipos más ganadores y con más hinchada: el Galatasaray, el Fenerbahce y el Besiktas, en donde jugó el peruano José Guillermo “Chemo” del Solar.

Estadio Yeni Malatyaspor, equipo turco de Cueva.

Esos tres equipos son los más importantes y laureados de toda Turquía. Cuando estos equipos se enfrentan entre ellos, la ciudad se paraliza y las calles de los barrios donde se encuentran los estadios se encienden vestidos con los colores de sus equipos.

El estadio del Galatasaray es el nuevo y espectacular Türk Telekom Arena. Se encuentra en Seyrantepe y fue inaugurado en 2011, año en el que entró en el libro Guinness de los récords al registrarse durante un partido los decibelios que produjeron los cánticos de la afición como los más altos nunca registrados en un campo de fútbol.

Pasión extrema en los estadios turcos.

 El Şükrü Saracoğlu Stadyumu es el estadio del Fenerbahçe, que se encuentra situado en el barrio del mismo nombre, en la parte asiática de la ciudad. Fue remodelado por última vez en 2006, y en él se jugó la final de la Copa de la UEFA en 2009.

Existe, sin embargo, fuera de la cosmopolita ciudad transcontinental, todo un universo de fútbol. Los campeonatos profesionales se juegan en más de diez ciudades del interior, cada una de ellas más alejadas del glamour europeo y más cercanas a las culturas tradicionales de Asia Menor, a medida que la geografía nos acerca más al oriente del país.

El país de las novelas y la pasión abre un desafío gigante para Cueva, a la vez que un misterio por resolver. Desde ya, le deseamos toda la suerte del mundo.

Aquí un video de los barristas en Turquía.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Giovanni Savarese: “El rendimiento de Andy Polo ha sido extraordinario”

Ver nota completa

Los barristas y los autores intelectuales