/

Raúl Ruidíaz, cuando un goleador agota el crédito

46 partidos disputados y apenas 4 goles convertidos. Un gol cada 11.5 partidos, un gol cada 1,035 minutos. Cifras muy pobres para ser el 9 de la selección.

Daniel Yaipén
Lima. - 14 noviembre 2020

Se le acabó el crédito a Ruidíaz. Para ser más exactos, el delantero consumió el amplio crédito que le dieron. La decisión de reafirmarle el titularato ante Chile fue para sostener la autoestima de un jugador que en la selección sienten necesario para las maratónicas clasificatorias sudamericanas. Mandarlo a la suplencia eligiendo de entrada al recién llegado Gianluca Lapadula, podía terminar de hundir su ya cuestionada confianza cuando le toca enfundarse la blanquirroja. Gareca cumplió con respetar su continua presencia durante el proceso, lamentablemente ante Chile terminó por confirmar que no tiene la talla para ponerse el traje de protagonista. Todo indica que perdió la chapa de primera opción y ahora se viene la hora de Lapadula y Aldair Rodríguez.

Cuando el 16 de agosto pasado, Paolo Guerrero cayó lesionado en el Beia-Río de Porto Alegre la angustia invadió la intimidad del comando técnico peruano. La preocupación se acentuó más aun cuando se supo que el Depredador necesitaría más de seis meses para poder volver, siquiera a entrenarse. Ante la incertidumbre de la afición surgía la figura del  Raúl Ruidíaz goleador en la MLS, como la esperanza para cubrir esa gran ausencia. Sin embargo, esa fe fue desbaratada por el propio jugador, aunque el asidero fue más emocional que racional si se toma en cuenta los pobres números del goleador del Seattle Sunders con la camiseta nacional.

Raúl Ruidíaz: la selección un dolor de cabeza para él y para todos.

El nueve surgido de las divisiones menores merengues y que ha triunfado en ligas como la chilena, mexicana y estadounidense es categoría 90 quiere decir que el pasado 25 de julio cumplió 30 años. Una edad donde la mayoría de goleadores alcanzan un grado de madurez que los convierte en herramientas decisivas a la hora de definir partidos tan importantes como los de las clasificatorias. Basta mirar a los vecinos más cercanos en Sudamérica. En Colombia viene destacando Duvan Zapata y Luis Muriel (ambos 29 años), en Chile Alexis Sánchez (31 años), en Paraguay Ángel Romero (28 años), en Ecuador Ángel Mena (32 años), en Argentina el “Kun” Agüero (32 años) y podríamos seguir enumerando casos que muestran que a esa edad son delanteros con jerarquía de selección, capaces de definir clasificaciones y victorias en torneos importantes.

Ruidíaz, fue el espectador privilegiado en un fútbol sin espectadores.

Ruidíaz es un gran goleador con una carrera exitosa internacional a nivel de clubes, pero en la selección nacional lleva 46 partidos disputados y apenas 4 goles convertidos. Un gol cada 11.5 partidos, un gol cada 1,035 minutos y de esos 4 goles solo dos fueron en partidos oficiales, uno en Clasificatorias (ante Venezuela) y en Copa América (ante Brasil). Una estadística negativa para un nueve, más aún en una selección como la peruana a la que el gol le hace tanta falta como el oxígeno en pandemia. Para volver a clasificar necesitamos un goleador que acierte un buen porcentaje de las pocas oportunidades que va a tener.

Van tres partidos de clasificatorias y jugamos sin nueve. Hoy tuvo dos oportunidades, la primera tras una buena combinación entre Trauco y Flores donde quedó a tiro de gol, si bien con poco ángulo, y definió con un “pase” suave a las manos de Bravo. La segunda fue clamorosa, tras un buen pase de Cueva, Carrillo gana la posición y lo deja mano a mano con Bravo ante el cual definió sin convicción permitiendo que el portero chileno desvíe con la pierna sin mayor esfuerzo.

Ruidíaz, el gol que perdió y que lo conduce a la necesaria suplencia.

El sentido de este análisis no es hacer leña del goleador caído ni sepultar a un jugador que estamos seguros da lo mejor de sí cada vez que ingresa a la cancha. La intención va más de la mano de la reflexión. ¿No será que la mejor ayuda a Ruidíaz sea darle un respiro? ¿No será que necesita que se le quite el reflector de encima por unas fechas? Lo real es que no se le puede seguir exponiendo a actuaciones como las de hoy. La única explicación para que un goleador de la trayectoria y calidad de Raúl falle como falló hoy, es que no está bien emocionalmente cuando le toca venir a la selección. A veces insistir con un jugador constantemente, en un errado sentido de lealtad, no es la mejor opción para recuperarlo.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Este es el Chile de veteranos al que Perú decidió respetar

Ver nota completa

Si los errores sumaran puntos, Perú sería líder