/

Tuchel no consiguió el trono de Klopp

Luego de 90 minutos intensos en Lisboa, Thomas Tuchel, el entrenador del Paris Saint Germain se quedó con las manos vacías.

Italo Bisso
Lima. - 24 agosto 2020

Pareciera que los dioses alemanes hubieran creado con el mismo fuego a Thomas Tuchel y Jürgen Klopp. Jugadores modestos (Tuchel mucho más que Klopp) y entrenadores obsesivos, pero lo cierto es que Tuchel estuvo a un paso de una consagración que es casi un calco de lo conseguido por su compatriota barbudo.

Ambos pusieron al Mainz 05, un equipo humilde a orillas del río Rin, en la órbita de los equipos alemanes, clasificándolo a la Europa League, conocida en el pasado como la Copa UEFA. Ambos se sentaron en el banquillo del Borussia Dortmund. De hecho, Tuchel sucedió a Klopp en la temporada 2015-2016 después de su arribo al Liverpool.  A lo largo de siete campañas, el palmarés de Klopp en Dortmund es superior, evidentemente, pero Tuchel supo hacerse con una Copa de Alemania. Ese mismo destino los ha vuelto a enlazar en el extranjero. No en las mismas ligas, pero en el hecho de que en sus primeras experiencias fuera de la Bundesliga tengan la posibilidad de ganar la Champions League, el torneo de clubes más difícil del planeta.

En cada peldaño ambos consolidaron la identidad de un fútbol dinámico, veloz y de presión asfixiante. Desplegaron desde el banquillo todo lo que no pudieron hacer cuando se vistieron de corto. A diferencia de Klopp, Tuchel ni siquiera llegó a jugar en Primera. Es más, apenas tuvo seis años de carrera, a causa de una lesión de cartílago, retirándose en el SSV Ulm de la Tercera División.

La buena relación con los jugadores Tuchel lo transmite en las canchas.

Lo que sucedió desde entonces resume la seriedad con la que se trabaja en la tierra de Goethe: potenciar una escuela que preserve lo mejor de la técnica alemana (velocidad, fuerza, disciplina táctica), pero combinándola con la influencia de otras escuelas exitosas como la holandesa o la brasileña (creatividad, toque corto con transiciones veloces). En ese contexto se formó Tuchel, al igual que Klopp.

Entre los años 1998-2000, Tuchel comenzó a tomar clases de coaching, al tiempo que estudiaba economía y nociones de fútbol moderno. Cuando obtuvo su certificado de entrenador fue recibido en VFB Stuttgart. Como formador, tuvo a su cargo a Mario Gomez y Sami Khedira. Ni más ni menos.

En el 2005 se marchó a Augsburg, donde entrenó a la filial y asumió puestos de gerencia. Tras unos años recaló en el Mainz 05. Allí inició su ascenso. Tuchel tuvo mucho ojo para encontrar talentos y explotar potenciales. Aprendió de la disciplina y el estilo de juego alemanes, virtudes que las complementó para armar equipos competitivos.

El trabajo y la disciplina son componentes claves para Tuchel.

Ya en el Paris Saint-German, afincado desde julio del 2018, el técnico ha logrado conseguir 6 títulos: 2 ligas, 2 supercopas de Francia, 1 Copa de Francia y 1 Copa de la Liga de Francia, todos estos torneos importantes, pero menores en comparación con la bella ‘Orejona’.

Este domingo en Lisboa, el PSG de Thomas Tuchel intentó meterse en la historia de la Champions League, pero no lo logró. Ni con la ayuda de un mago como Neymar y un velocista como Mbappé, pudieron consagrarse campeones.

Luego del partido el técnico Tuchel comentó “Nos hemos dejado el alma en el terreno de juego. Es lo que se puede esperar en una final. No se puede controlar el resultado”.

El técnico alemán evaluará cambios en el PSG.

Sobre los 90 minutos mencionó “Tenía la impresión de que el que lograra el primer gol iba a decidir la final. Estoy orgulloso de cómo lo hicimos, de nuestra mentalidad. La manera en la que hemos jugado este partido es todo lo que puede pedir un entrenador. Estoy decepcionado, pero tampoco mucho. Simplemente nos faltó el primer gol. Estoy seguro de que si hubiéramos marcado el primer tanto, hubiéramos ganado nosotros el partido por 1-0″.

Para finalizar, a pesar de la derrota elogió a sus jugadores “Estoy orgulloso, Ney (Neymar) ha mostrado su mentalidad. Para Kyky (Mbappé) era difícil, ha tenido una lesión grave y se ha perdido muchos entrenamientos. Era un milagro que estuviera con nosotros”.

Por lo pronto el proyecto del PSG sigue en pie, la continuidad de Tuchel es un hecho, aunque habrá renovación de jugadores.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Ronald Koeman, el líbero

Ver nota completa

Lewandowski, el bombardero de Varsovia