/

Universitario de Deportes, la crisis interna del subcampeón

El técnico y el administrador, los encargados de manejar el club, están en conflicto. No hay refuerzos, no hay dinero y se viene la Copa Libertadores.

Foto: Club Universitario
Félix Flores
Lima - 21 febrero 2021

Cuando Víctor Hugo Carrillo se llevó el silbato a la boca y pitó el final del partido entre Cristal y Universitario, el pasado 20 de diciembre por la tarde, quedaron varias cosas claras. Los celestes eran campeones y la ‘U’ cerraba un 2020 no tan malo. Había ganado el Apertura y peleado el título nacional. El hincha no tuvo un gran malestar y las arcas del club esperaban verse fortalecidas con los tres millones de dólares que Conmebol entrega a los equipos que ingresan a fase de grupos de la Copa Libertadores. Pero esta era la fachada porque, dos meses después, el equipo crema está sumido en una crisis interna. Peleas entre el comando técnico y la dirigencia y el tardío fichaje de un ‘9’ tienen a la ‘U’ lastimada. ONCE te cuenta esta historia.

La administración de Universitario de Deportes lo tenía casi decidido: Ángel Comizzo no debía seguir siendo el entrenador. El argentino había protagonizado un escándalo en el partido de vuelta de la final del campeonato con una pelea y groseras frases al viento. Sin embargo, la alta esfera de la ‘U’ frenó una decisión por dos cosas: la fuerte suma por la rescisión de contrato del entrenador y volver a cambiar de técnico por tercera vez en un año. Así, Comizzo se terminó quedando pero se ganó un enemigo de polendas: Francisco Gonzales, gerente deportivo de la institución.

Según más de una fuente, el técnico y el directivo se ‘han dicho de todo’ con palabras de ‘grueso calibre’ y mantienen un enorme distanciamiento en cuanto a la dirección del equipo este 2021. Allí nace el primer problema. La remodelación de Campomar fue una decisión de la administración y, para ello, se gastó un dinero que se pudo invertir en algún refuerzo. Eso generó la molestia total de Ángel Comizzo quien hasta hace unos días sólo tenía tres refuerzos de nivel medio: los volantes Jorge Murrugarra (ex Ayacucho) y Hernán Novick (ex Peñarol) y el atacante Alex Valera (ex Llacuabamba). Todos llegaron en condición de libres, no hubo negociación ni dinero de por medio para cláusula alguna.

Polémico DT Ángel Comizzo

Ellos tres sumados a los ocho futbolistas que regresan de un préstamo son las caras nuevas. Pero no se entusiasme el hincha crema con la vuelta de los cedidos porque solo el portero Patrick Zubczuk se quedará. Es decir, dos meses después de la final, la ‘U’ no ha fichado ningún jugador que tenga cartel para una Copa Libertadores. Quizá las únicas noticias positivas fueron la renovación de contrato del zaguero uruguayo Federico Alonso (un año) y del mediapunta Alberto Quintero (dos años). El extremo Luis Urruti también se queda pero su aporte no ha sido muy notorio. En este contexto, Ángel Comizzo se reunió con Francisco Gonzales para solicitarle que se aceleren al menos dos contrataciones más y ambas de nivel: un mediapunta con gol y el añorado ‘9’. El DT volvió a levantar la voz y Gonzales también. Todo seguía igual.  

Esto porque Alejandro Hohberg se fue a Sporting Cristal y Jonathan dos Santos al fútbol mexicano. Hohberg dejó el equipo crema por discrepancias con Comizzo y con la administración. El mediapunta tuvo una oferta de la Universidad de Chile para irse en octubre y deseaba dar ese salto internacional. El entrenador prometió respaldarlo y nunca lo hizo y cuando el futbolista fue directamente a pedir que negocien su pase la administración le cerró la puerta en la cara. Por ello y ante una mejor propuesta ecónomica y más tranquilidad, hizo las maletas hacia El Rímac.

Lo de Dos Santos ya se conocía. El jugador deseaba ganar más dinero y, entre Brasil y México, terminó en el Querétaro de la liga azteca. Peor aún, Cerro Largo, club dueño de la ficha del atacante, llevaría a Universitario al TAS debido a que el club crema no cumplió con pagar 60 mil dólares de “La noche crema 2020” donde el equipo uruguayo fue el rival. Esta fue otra de las enormes molestias de Comizzo con Gonzales, porque de haber abonado dicha cantidad hace meses quizá Jonathan dos Santos no habría sentido la necesidad de irse de la institución crema.

Esto nos lleva a un punto central: la contratación del centro delantero. ¿Por qué fracasaron siete negociaciones previas al arribo del argentino Enzo Gutiérrez?  Examinemos los casos. El primero que sonó fue Francisco Apaolaza. El pase del futbolista de 23 años pertenece a Estudiantes de la Plata que en 2020 lo había cedido al Atenas de Uruguay de segunda división. Se trazaron los contactos pero Estudiantes se negó a negociar con la ‘U’ enterado de las demoras del cuadro crema en cuanto a pagar cuotas. El segundo nombre que surgió fue el de Danilo Carando que jugó en 2020 en Cusco FC y conoce el medio. Al jugador le habría interesado la propuesta del subcampeón peruano pero cuando hablaron de cifras se decepcionó. Por ello, decidió no continuar negociando y se marchó al SCR Altach de Austria.

Tras ello, apareció el paraguayo Nildo Viera. El atacante se mostró interesado pero se decepcionó rápidamente cuando Universitario le pidió a Sol de América, dueño de la carta del jugador, que se lo cediera a costo cero. Una petición increíble y que inmediatamente se rechazó. El siguiente jugador en aparecer en carpeta fue el uruguayo Rodrigo Pastorini, de 30 años, que marcó tres tantos en la pasada campaña con el Montevideo Wanderers. Aquí los cremas se estrellaron con pretensiones económicas muy elevadas del futbolista y que rompían su presupuesto. Lo mismo pasó con el argentino Federico Fydriszewski, jugador que habría pedido ganar más de 18 mil dólares mensuales. Tras ello, apareció el nombre de Bruno Vides. Con el argentino pareció estar todo cerrado. Se le esperaba en Campomar pero, de pronto, su representante Gastón Ibáñez salió a declarar que “el pase se había caído”. Se habló de temas personales y ni la ‘U’ ni el jugador aclararon qué sucedió. 

El atacante Enzo Gutierrez: una discutida contratación.

El penúltimo nombre que surgió fue el de Hernán Barcos, argentino de 36 años con vasta experiencia. Se realizaron algunos sondeos, el tema económico parecía estar acorde pero el jugador prefirió la oferta de Alianza Lima. Sí, prefirió jugar en segunda división antes que en la competitiva Copa Libertadores. Hasta que apareció Enzo Gutiérrez, atacante que en mayo cumplirá 35 años y que se convirtió en nuevo refuerzo de los cremas. El argentino hizo gran parte de su carrera en Chile, llegando a ponerse la camiseta de Universidad de Chile. Atención con sus registros en el cuadro azul apenas anotó 14 goles en 3 años (72 partidos) muy poco para lo que se espera de un ‘9’. Sus mejores números los tuvo en Santiago Wanderers en el 2018 totalizando 14 tantos en 33 partidos y en su paso por Millonarios de Colombia recibió muchas críticas porque tan solo aportó 2 goles en 17 encuentros. Atención que Gutiérrez ya estuvo en Perú jugando para San Martín en 2007. En aquel momento usó la camiseta ‘10’ y solo hizo 2 goles en 16 partidos.

La bronca entre el técnico y el administrador se alimenta porque la negociación con el goleador sin goles fue llevada a cabo directamente por Francisco Gonzales. Comizzo tenía otras alternativas para la camiseta ‘9’ y, si bien Gutiérrez aparecía anotado en su agenda, no era una prioridad para el DT.

Así está Universitario que parece nunca tener paz.

/ MÁS INFORMACIÓN
Ver nota completa

Del infierno de segunda a la gloria eterna del fútbol

Ver nota completa

Los goleadores de la blanquirroja